julio 25, 2021 3:05 AM

Pasional

El hombre llegó a la carreta de tacos. Era su preferida. A la semana, dos, tres y hasta cuatro veces acudía ahí a cenar. Siempre con sus dos guaruras y cuando se podía con una morrita, como a él le gustaban: caderonas, de amplio patio trasero y menor de veinte años. Cuando le daban carrilla, los que se animaban a hacerlo porque le tenían confianza, le decían el asaltacunas.

Movía de todo en la ciudad. La yerba había quedado atrás, esas eran cosas de preescolar para él, que ya andaba en ligas mayores: el doctorado de la delincuencia organizada. De coca para arriba, pues. Allá, en las montañas, tenía quién le sembrara amapola para exprimir el bombillo y sacar esa miel de consistencia viscosa, tan preciada. Una a una, en cada planta y sembradío, eran ordeñadas esas vulvas de hermosas flores del mal.

Abajo, en la ciudad, contaba con varios laboratorios de metanfetaminas. Los chavos de las colonias vigilaban las casas de seguridad y los locales donde procesaban la droga. Otros se la pasaban recolectando pastillas y unos más las machacaban hasta hacer una mezcla harinosa, lista para la calentura y lo que le sigue.

Ni armas ni camionetas ni mujeres ni dólares le faltaban. Controlaba parte de la ciudad y el mercado al menudeo de drogas. Pero su falo, que no le quedaba mal, quería más y más: había instalado el prepucio en el centro de su frente y el glande era mucho más que la corteza cerebral. Mujeres y más mujeres. Tecate roja para seguir la fiesta y coca para cortarla y aguantar, aunque su lengua se le trabara y las mandíbulas se retiraran la palabra para hilar sonidos incoherentes a tanta sílaba trozada.

Por eso iba por las plebes. Todas morritas de prepa. Se las conseguían del colegio de bachilleres y de la universidad. Sabían a lo que iban y en ocasiones pedían unos cuantos billetes, otras un aipad, un teléfono celular con dibujo de manzana mordida, o unas tetas como toronjas de exportación. Él se las concedía. Era el genio de la lámpara y al mismo tiempo el dueño. Las usaba una o dos veces, no más. Y las desechaba. Órale, la que sigue, les decía a sus achichincles. Esa guadaña en la entrepierna lo gobernaba. Él, súbdito, vasallo del deseo que lo mandaba, se inclinaba y obedecía.

Esa noche había dejado a una morrita chillando en un motel. Le aventó unos cuántos dólares y le dijo ten, pa que te cures las rosaduras y dejes de moquear. Se fue a la carreta de tacos y pidió dos para empezar. De tripa, sus preferidos. La Tecate a un lado. Seis hombres llegaron y tomaron el lugar. Los guaruras levantaron las manos y retrocedieron. Le tiraron en siete ocasiones. Todos dieron en los genitales. Un octavo disparo fue directo a la cabeza. Crimen pasional, decían los periódicos al otro día.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 964
18 de julio del 2021
GALERÍA
Abanderados de México y apertura de juegos Olímpicos Tokio 2020 sin público
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.