jueves, agosto 5, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

¿Para quién trabaja, procurador?

PATRULLAS MUNICIPALES. Unidades como estas “rescataron” a los sicarios.
PATRULLAS MUNICIPALES. Unidades como estas “rescataron” a los sicarios.

La Procuraduría General de Justicia del Estado es un desastre que el gobernador ni siquiera está interesado en mirar. Su titular, Marco Antonio Higuera Gómez, le ha pedido en varias ocasiones que lo releve del cargo, pero éste solo le ha dicho que espere. No recuerdo a nadie que haya durado tanto al frente de la procuraduría, más de cuatro años, pues la propia naturaleza de la dependencia cansa hasta al más fuerte.

Involucrado hasta en conflictos de interés en los que han aparecido implicados su despacho de Los Mochis y algunos de sus socios y familiares —un hijo, por lo menos—, su paso por la dependencia ha sido, por decir lo menos, intrascendente. Los delitos siguen sin perseguirse, menos castigarse. Los crímenes de alto impacto siguen en su inquebrantable pacto con la impunidad. Ninguno se ha aclarado y, cuando aparentemente han resuelto un caso, un “error” de integración o evidencias de técnicas no permitidas de investigación, terminan por echar abajo una sentencia condenatoria.

Una de las obras que la procuraduría nunca emprendió fue la limpia de la corporación directamente bajo su mando, que es la Policía Ministerial, porque fue el gobernador quien decidió la línea central: entregársela a Jesús Antonio Aguilar Íñiguez, dentro de una estrategia de seguridad muy orientada a golpear a ciertos grupos del crimen organizado mientras se favorecía a otros.

Y ahí están las evidencias, regadas por todo el estado en estos cuatro años cuatro meses de Gobierno.

La balacera del martes en la colonia Antonio Toledo Corro, horas después de que la señora Ana María Sánchez Figueroa fue levantada por un comando, dibuja claramente para quién trabaja la policía. La Ministerial, la Municipal de Culiacán. Para quién trabaja la procuraduría de justicia. El mierdero que anida en las corporaciones policiacas. Y la criminal complicidad de los funcionarios de la dependencia, por la razón que sea, incluso por miedo.

Todo el mundo, en la calle Gustavo Díaz Ordaz, observó que la Policía Municipal se llevó a tres de los gatilleros que participaron en la refriega, dos de ellos heridos. Pero, por lo visto, no los detuvieron, sino que fueron a rescatarlos, curiosamente, de ellos mismos. La policía rescatando a malandrines de la misma policía. Los gatilleros pasaron a una clínica donde recibieron las primeras curaciones de sus heridas, todas ellas menores, en brazos y piernas, y después se retiraron a sus guaridas. Mientras, el alto mando de la Policía Ministerial, Chuytoño y compañía, incluido el comandante Martiniano Vizcarra, recogía “evidencias” del caso. Debe suponerse que para cuando la policía se retiró del lugar de los hechos, los malandrines ya habían sido dados de alta de la clínica.

¿En qué contextos pasa esto? En aquellos donde el crimen tiene un pacto explícito con la impunidad y quien la otorga, que no es nadie más que la autoridad. Ríodoce le preguntó el viernes al procurador si están tomando declaraciones a los vecinos para averiguar quiénes se llevaron a los tres sicarios y dijo que “no, no tenemos ninguna declaración en ese sentido, son otras diligencias que nos han permitido establecer, por lo menos, el nombre de una persona que consideramos que era de los que se enfrentaron con la policía… o sea, no tenemos nosotros en el expediente, eso que quede claro, un dato, un elemento de prueba de que hubo detenidos”.

De risa, ¿no? Pues sí, pero es cierto. “Que quede claro”. Había 200 policías alrededor de una manzana… tres sicarios huyen después de que se enfrentan a la policía, se refugian en una casa donde dejaron rastros de sangre por todos lados y luego… desaparecen, nadie sabe qué pasó. Se esfumaron. ¿Alguien tiene una explicación menos sinvergüenza?

 

Bola y cadena

EL ANTERIOR ES SOLO UN CASO, fresco, a discusión pública, si se quiere. ¿Y el crimen del medio hermano de Joaquín Guzmán? ¿Por qué a una semana del hecho la procuraduría no ha informado absolutamente nada? ¿Acaso no es de interés público? ¿Para quién trabaja, procurador? ¿Para la justicia  o para el crimen organizado?

 

Sentido contrario

LA MISIÓN LE FUE ASIGNADA a un alto mando de  la Marina, que llegó a Sinaloa hace algunas semanas. Viene por el Cholo Iván, dice y se va a llevar por delante todo lo que se le atraviese. Tal vez detrás de este empeño irracional se encuentre la explicación de la muerte de tres jóvenes en Angostura, que se volcaron cuando huían de elementos de la Armada. Murieron acribillados y que salieron disparando fue la explicación. Pero pocos creen la historia oficial. Una vez más. 

Perlas de Pepe Franco

CON MOTIVO DEL CUMPLEAÑOS 85 de Gabriel García Márquez, José Luis Franco escribió un texto que llamó “85 remolinos de recuerdos”, donde habla de la fiesta que imagina en Aracataca con motivo de tal celebración. Ahora que se cumple el primer aniversario de la muerte del escritor, rescato esta parte:

Una mujer dejará de tejer su mortaja. Habrá quien se enfrasque en la minuciosa actividad de elaborar pescaditos de oro, observado por otros alquimistas. Un cura levitará. Una puta de 140 años verá el festejo desde su mecedora. Por acuerdo, se desatará al loco del árbol para que se integre. Nacerán niños con cola de cerdo. Un hombre tatuado llamará la atención. Regresará el ferrocarril bananero, con sus vagones atestados de muertos, que resucitarán ansiosos de fiesta. Los gitanos llegarán con prodigiosos inventos y, a su vez, un coronel volverá trayendo a cuestas 32 guerras civiles perdidas y un frustrado intento de suicidio. Alguien tapizará su casa con billetes. El enfermizo e interminable cuento de “el gallo capón” servirá para enmarcar la espera. A un niño le pronosticarán ser Papa y acabará de homosexual. Una mujer dejará de hablar por amor y, también por amor, un italiano habrá de cortarse las venas el día de muertos. Hasta un hombre de un pueblo vecino, muerto por una lanza que le atravesó la garganta, habrá de regresar de su muerte sin descanso para unirse a la fiesta.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 966
01 de agosto del 2021
GALERÍA
Fuertes incendios forestales en Turquía, al menos ocho muertos
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.