julio 25, 2021 2:16 AM

Minas de oro

Malova y mc ewen 2

El asalto a la mina mocoritense El Gallo tuvo dos daños inmediatos: Uno, contra el patrimonio de la empresa McEwen Mining calculado al parecer por ellos mismos en 8,5 millones de dólares por los 198 kilos de ese metal, y el otro, evidente, contra el Gobierno del Estado por la resonancia de las declaraciones de Rob McEwen, primero en la televisora canadiense Business News Network y luego por la publicación de la parte más sustantiva en The Wall Street Journal, donde el empresario afirmó tener una buena relación con el crimen organizado, pues en los hechos son ellos quienes dan el permiso para operar en Sinaloa reconociendo la creciente inseguridad que se vive en el país.

Ante estos señalamientos duros de McEwen, sorprende la declaración a bote pronto de Aarón Rivas Loaiza, secretario de Desarrollo Económico del Gobierno del Estado, en el sentido de rechazar sus afirmaciones, como si se estuviera ante un acto deslealtad del canadiense; afirma que estuvo recientemente en su casa en Toronto y no le dijo nada de lo que declaró a la prensa. Luego la afirmación del Gobernador, quien ha declarado que le sorprende McEwen pues es su “gran amigo” y que luego de hablar con él le dijo que habrá comunicado del empresario canadiense.

Cualquier persona con un mínimo de intuición sospecharía que es imposible explotar una mina sin al menos la anuencia, cuando no el pago de piso, de quienes controlan estas regiones, dada la ubicación geográfica de las minas que se encuentran en los municipios serranos y probablemente son ellos, más que el gobierno, los que pudieran estar brindando seguridad a las operaciones de sus empleados.

También es evidente que con la pérdida cuantiosa y los riesgos que le significa seguir operando, el empresario canadiense no iba ir con sus “amigos” para que le brindaran protección, sino a su país, pues había que dar resonancia al caso para que entonces se acercaran los funcionarios del gobierno del estado y las autoridades federales.

Esa postura le da una posición de fuerza, para si fuera el caso, negociar con el gobierno mexicano tanto el daño patrimonial, como la seguridad para continuar con la explotación de la mina sin la incertidumbre de que vuelvan quienes presuntamente cometieron el asalto, o garantizar seguridad contra cualquier reacción social que podría provocar en esas comunidades.

Recuérdese el caso de la mina de hierro en la comunidad de Cajón de Cancio en Choix, que en 2013 llevó a la cárcel a quienes demandaban el cumplimiento de lo convenido entre los mineros extranjeros chinos y campesinos, y el posterior asesinato de su líder Francisco Corrales Vega, en mayo de 2014.

No olvidemos además que los mineros no sólo han traído inversiones sino también despojos y contaminación de los veneros de agua que seguramente se desvanecen por las grandes amistades que presumen los funcionarios del gobierno estatal.

Pero lo que habría que preguntarse es si McEwen, por sus afirmaciones, no está comprometido a declarar ante la autoridad o incluso haya cometido un delito, porque está denunciando un robo, pero también si pagó derecho de piso también se cometió un delito, pues hasta donde sabemos el único que puede reclamar pago conforme a derecho es el gobierno, por la explotación y usufructo de los bienes nacionales.

Pero si McEwen hizo las declaraciones en su país, seguramente es parte de una estrategia donde busca involucrar a su gobierno y eso provocaría un escándalo mayor que rebasa los límites del estado y su gobierno. McEwen nunca será llamado a declarar. Al contrario, por su “amistad” con los funcionarios se le conminó para que hiciera una siguiente declaración y evitar que crezca la burbuja mediática que tiene en alerta a los inversionistas que ya están en Sinaloa, y aquellos que están pensando instalarse en nuestro estado.

Mientras son peras o son manzanas, Sinaloa nuevamente está en los titulares internacionales, pese a la declaración de Aarón Rivas de que en el gobierno de Malova quieren que se hable de lo bueno que tiene esta tierra de los once ríos y no de su realidad, frecuentemente estrujante para muchas de estas comunidades mineras.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 964
18 de julio del 2021
GALERÍA
Abanderados de México y apertura de juegos Olímpicos Tokio 2020 sin público
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.