julio 25, 2021 2:43 AM

Lecturas para Semana Santa

lectuas 3

Para Pepe Franco

Espero que Ríodoce mantenga la buena costumbre de Pepe Franco de seleccionar para sus lectores una serie de textos cortos o fragmentos literarios en estos días de asueto. En lo personal los he disfrutado porque se pueden llevar a la playa o al bar del hotel donde tranquilamente abres el semanario y sin parecer un pretencioso cargado de libros vas al dossier y seleccionas el texto de tu interés: Cortázar, Vargas Llosa, Gabo, Onetti… y de otros tradicionales a Faulkner, Dos Pasos, Pessoa, Arthur y Henry Miller, Anais Nin… Yo en los últimos meses he tenido oportunidad de leer libros que adquirí en la FIL de Guadalajara, y otros que me han sido obsequiados, y han resultado muy reveladores, los recomiendo ampliamente.

El primero de ellos fue la relectura de El Extranjero, del francés Albert Camus, una novela con una fuerte inspiración existencialista. Se trata de  la vida de Mersault, un hombre sin más que comete un crimen, como muchos otros que ocurren todos los días y en cualquier lugar, y es detenido pero evita defenderse para salir del embrollo y no pelea sino deja que la justicia haga su trabajo. Su comportamiento es el de la pasividad y el escepticismo. Cómo la de Europa en medio de la guerra y que adquiriría su máxima expresión al momento de concluirse. La vitalidad de El Extranjero sigue presente en la actitud de muchos hombres y mujeres que hoy les invade el pesimismo y la indiferencia ante cualquier noción comunitaria.

La Sombra de lo que fuimos es una novela corta e intensa del chileno Luis Sepúlveda que incursiona en el universo psicológico de los comunistas que perdieron la guerra contra Pinochet. Son cuatro viejos que luego de la clandestinidad o el destierro se encuentran de nuevo para hacer un balance de sus vidas agotadas. Los reúne además el interés de recuperar un botín de un asalto en los días de militancia revolucionaria. Pero, ahora, están en el ocaso de sus vidas y luchan por ser sus dueños hasta el último día de su existencia.

La biografía de los Kennedy, de Ted el menor de la familia, un género que particularmente alimenta mis genes de fisgón, fue una lectura muy reveladora de una familia indispensable para entender la clase política norteamericana. Una familia de origen irlandés que alcanzó una riqueza y poder político solo comparado con los Bush, pero con una gran diferencia: mientras éstos siguen incitando guerras, a los Kennedy los persiguió siempre la tragedia. Joseph pierde la vida a los  29 años cuando en la Segunda Guerra Mundial piloteaba un bombardero, Katlheen a los 28 años pierde la vida en una aeronave cuando cruzaba los Alpes franceses, John siendo Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica es asesinado a los 46 años en Dallas, y Robert, a los 42 años, también es asesinado en Los Ángeles luego de ganar las elecciones primarias del Partido Demócrata en California para alcanzar la nominación a la Presidencia de los Estados Unidos de Norteamérica.

Mi amigo Carlos Maciel me obsequió dos bellos libros publicados por la UAS/La Otra, bajo la dirección eficaz de Elizabeth Moreno, uno en coautoría con Azucena Manjarrez, que lleva por título Las artes visuales en Sinaloa: del paisaje decimonónico a la irreverencia de las vanguardias, que es un verdadero paseo por el mundo de las artes plásticas, al tiempo que rescata del olvido a la mayoría de ellos; el otro es un paseo ilustrado por su mundo creativo que une los colores de Rusia y América latina: Kijano: El estratega del entusiasmo, prologada por el chileno Raymundo Ernst. Una verdadera delicia.

Justamente en su nueva residencia de Cuernavaca, los Maciel me presentaron a dos poetas importantes: Uno, el sueco Lasse Söderberg, un hombre de cabellera blanca con una poesía críptica, puntual, como una cita inglesa que me obsequió y disfruté Lo inconstante, publicado por la UAS/La Otra  y otro de Ángela García, una bella colombiana de sonrisa amplia que me obsequió un libro que huele a intimidad: Apunte para el Ejecutante, publicado por La Otra.

Finalmente, tuve oportunidad de leer Amarres Perros de Jorge Castañeda, que es una visión personalísima de la llamada transición mexicana. Un libro largo  de 700 páginas que revela ángulos poco conocidos u olvidados de los años setenta y ochenta. El protagonismo del autor lo lleva a compartir el poder y se retira de él para buscar como independiente la Presidencia de la República. Un libro audaz y oportuno. Vale la pena leerlo.

Ahora leo, siguiendo la recomendación de Ríos Rojo, CeroCeroCero, cómo la cocaína gobierna el mundo del italiano Roberto Saviano, sobre el que pende una amenaza de muerte de la mafia…

Leer nos hará libres.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 964
18 de julio del 2021
GALERÍA
Abanderados de México y apertura de juegos Olímpicos Tokio 2020 sin público
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.