mayo 15, 2021 9:49 PM

Yo soy Charlie Hebdo

alfabeto

Charlie, el semanario que fue atacado la semana pasada en París, Francia, donde fueron asesinados en su redacción y fuera de ella 12 personas, es inclasificable para una cultura como la nuestra, la mexicana.

Podría elegirse al azar una de sus portadas: en posición explícitamente sexual aparece una persona de edad avanzada con aureola y dice “el padre”, detrás otro hombre más joven con el título “el hijo”, y en el trasero de este último un triángulo con un ojo que dice “el espíritu santo”, todo con un pequeño cintillo que dice “matrimonio homosexual.”
Otra: el Papa Benedicto se abraza a un guardia suizo, mejilla con mejilla, con el título “Al fin libres.”

Cada semana, esos dibujos y otros más escandalosos cuelgan en los puestos de revistas por toda Francia y otras ciudades europeas. Tal nivel de libertad es inconcebible en México. De tal modo que decir que el Charlie Hebdo es irónico e irreverente es poco, muy poco, porque en realidad es groserísimo, pasado de la raya, provocador al extremo, y aun así podrían quedarse cortos los calificativos.

Irónica sí sería una portada de hace algunos años, donde un dibujante del Charlie se besa suculentamente en la boca con otro hombre con gorro musulmán, aquí la leyenda es “El amor es más fuerte que el odio”.

Una visita breve a Google imágenes puede dar una idea cercana al trabajo del semanario Charlie, porque sería imposible seguir con la descripción de sus cartones. A más de uno de este lado del continente le resultará inconcebible después de conocer esos trabajos, defender a ese grupo de dibujantes y periodistas, especialmente a quienes usualmente son blanco de los dardos de la crítica. Pero justamente ahí radica el principio fundamental que se defiende, la libertad a toda costa, la tolerancia por encima de las concepciones y creencias propias, incluida la fe —como es el caso de las representaciones del profeta Mahoma—.

La historia del ataque a la redacción del semanario Charlie está quizás en el año 2006, cuando reprodujeron los 12 dibujos del periódico danés Jyllands-Posten, y que ya habían sido motivo de protestas y violencia en Dinamarca. En Francia, aquel 2006 se buscó bloquear por las vías legales la impresión, pero fue imposible y fue necesaria una segunda impresión porque se agotaron los ejemplares.

Otra vez las diferencias culturales llevan a la descripción de aquellos 12 dibujos como aparentemente simples, básicos incluso, pero para los musulmanes representaban una dura ofensa al profeta Mahoma.

En octubre del año pasado, con la torre Eiffel como fondo, se dieron protestas por la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, Guerrero. Ahora los parisinos y los europeos enfrentan esta tragedia. Tal como en Europa y otros países se interpreta que lo sucedido a estudiantes en México les sucede también a ellos, igualmente el atentado al semanario Charlie es un atentado a todos. Porque no se trata solo de la defensa de la libertad y la vida de esos cartonistas, sino la defensa y la libertad de todos.

MARGEN DE ERROR
(Debido proceso) La historia se le repite a la Procuraduría de Sinaloa en el caso de Yesenia Armenta Graciano, acusada por el ministerio público y bajo proceso por ser la autora material del asesinato de quien fuera su esposo, el maestro de la UAS Alfredo Cuen Ojeda. Y es que el año pasado fue dejado en libertad Juan Carlos Cristerna —acusado también de homicidio en contra de quien fuera su novia Perla Vega—, señalando un juez federal que no se tomaran en cuenta sus declaraciones ministeriales por ser obtenidas bajo tortura. Ahora, palabras más palabras menos, se señala casi lo mismo en el caso de Yesenia Armenta: la declaración ministerial no es válida y se confirma la tortura y hasta agresión sexual en su contra.

La gravedad radica de nuevo en que algunos de los casos relevantes se le desmoronan a la parte acusadora, la Procuraduría, una vez que los revisa otra instancia, en este caso un juez federal.

Meses después de la libertad de Cristerna el caso sigue empantanado y sin un señalamiento sobre la culpabilidad o inocencia en el asesinato de Perla Vega. Aquí, el caso parece seguir la misma ruta.

MIRILLA
(Quitándose los zapatos) No parecen tiempos para ocuparse de la política electoral y partidista. Ya de por si el proceso intermedio resulta tradicionalmente desairado por los ciudadanos, este 2015 podría agravarse el abstencionismo. Para toda la clase política eso sería lo mejor, todos los partidos quisieran el menos ruido posible, avanzar con el mayor sigilo como el marido que llega borracho a casa y se quita los zapatos, pero debería provocarse exactamente lo contrario.

Es decir, con tantas urgencias del país: Ayotzinapa y sus consecuencias, la economía en ganchitos, ¿por qué ocuparse de las campañas y los arrebatos por la mayoría en la cámara?, pues justamente porque se vuelve igualmente una urgencia atajar a esta clase política actual, ciudadanos marcándole la agenda obligada a quienes buscan una curul. Esa clase quisiera no hacer ruido, pero ahora más que nunca debe prevalecer la exigencia.

DEATRASALANTE
(Oficio de pescadores) El periodismo es oficio de pescadores, dijo alguna vez Julio Scherer García, el legendario director de la revista Proceso. Porque el pescador espera, lanza el cebo y espera en la virtud de la paciencia. A pesar de que se vive en prisas, a la carrera, presionado por el reloj, el periodismo es paciencia. Por qué es importante Julio Scherer, tan simple porque todo oficio requiere asideros, referentes, mitos, dioses y diablos. (PUNTO)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 954
09 de mayo del 2021
GALERÍA
Ataque israelí en la Franja de Gaza
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.