mayo 15, 2021 9:55 PM

Reúne protesta por homicidio de joven a 40 pueblos de Guerrero

TECONAPA Guerrero, 11 de diciembre.- Habitantes de más de 40 pueblos del municipio de Teconoapa, Guerrero, hicieron público un pacto de solidaridad con la familia de Alexander Mora, normalista reportado asesinado y los 42 que aún siguen desaparecidos, y acordaron llevar ante los tribunales internacionales el caso Ayotzinapa.
Si la autoridad mexicana no hace justicia, nosotros por nuestra cuenta lo haremos, decían reiteradamente los contingentes de campesinos que bajaron de los pueblos de la alta montaña y de los municipios de Ayutla, San Marcos y del mismo Teconoapa, de donde era originario el extinto estudiante normalista.
La tarde de este jueves, una multitudinaria marcha se congregó en la cabecera municipal de Teconoapa, para rendirle homenaje a Alexander, cuyos escasos restos mortales siguen aún esperando sus familiares para darle sepultura en su natal Pericón.
La marcha culminó en la que fue casa de Alexander.  Los oradores coincidieron en que su muerte no será en vano y su memoria se inmortalizará con un movimiento social que marcará un precedente importante en las luchas sociales por la reivindicación de los derechos civiles y políticos de los mexicanos.
Durante la marcha, dos helicópteros al parecer de la Secretaría de Marina y de la Policía Federal Preventiva, sobrevolaban la zona. Este operativo despertó reacciones de indignación colectiva de los manifestantes que gritaban “Gobierno corrupto, por tu culpa estoy de luto”.
En la plazoleta de Teconapa, uno de los tantos poblados cuyos habitantes tienen tomado el Ayuntamiento desde que empezó la lucha por exigir la presentación con vida de los estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, los habitantes de las comunidades y organizaciones civiles y sindicales reiteraron en que la memoria de los 43 estudiantes no quedará impune y menos en el olvido.
Los manifestantes prosiguieron la macha rumbo a la carretera estatal que conduce a Tierra Colorada para cerrar este emotivo acto en la casa que fue el hogar de Alexander.
Al llegar al poblado El Pericón donde Alexander vivió su infancia, la gente se arremolinó frente a tres altares con velas y fotografías montados en su honor.
Pero adentro, en la choza en que vivió, aguardaba una mujer que jamás dejó de llorar. Era su tía que suplía las veces de madre de Alexander, desde que ésta falleció hace dos años.
Filas de gente entraban a la casa impregnada de humo con olor a copal e incienso, como se acostumbra en los funerales de esta región para espantar los malos espíritus.
Niños, jóvenes y madres, principalmente, llegaban y abrazaban a la inconsolable mujer, que ante la impotencia se aferraba a cuanto abrazo le extendía para compartir y mitigar su profundo su dolor.
De otro lado de la pared, en la cocina, la tristeza se hacía presente con una crueldad incomprendida al ver ese espacio tan humilde pero digno, donde Alexander solía compartir sus alimentos con su familia, su padre, una hermana y un hermano menor.
Al ver el cuadro de humildad en el hogar a don Ezequiel, padre de Alexander, le brotaba rabia e indignación al recordar aquel acto de barbarie que dejó sin esperanzas un proyecto de vida que en medio de la pobreza que buscaba superar con el estudio.
Y de entre la multitud, emergían gritos cargados de sentimiento que repetían: “Alex tu muerte no quedará impune, Nos iremos hasta donde sea posible, Ya perdimos el miedo y estamos dispuestos a todo”.
Y eran jóvenes las voces, compañeros preparatorianos del recordado estudiante.
Afuera, los discursos seguían uno a otro y de todos afloraba un dejo de rabia aún no digerida. Un proyector pasaba lentamente fotografías del estudiante, cuando niño o abrazado de sus compañeros de infancia o de la escuela. El ambiente fúnebre alimentaba un absurdo que quizá nunca pueda apartarse de la memoria colectiva de los pueblos de la montaña guerrerense.
Al caer la tarde, el contingente de manifestantes regresaba a sus casas. En la Plaza de Teconapa, la actividad siguió hasta 22 horas, con un festival artístico, a cargo de los estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 954
09 de mayo del 2021
GALERÍA
Ataque israelí en la Franja de Gaza
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.