julio 30, 2021 9:01 PM

La despedida

poli
(Miedo) El tema de los policías NO APROBADOS en la evaluación de control y confianza es más importante de lo que se ha querido ver hasta ahora. Desnuda dos puntos esenciales: el miedo de la autoridad a actuar en consecuencia —sea despidiéndolos o manteniéndolos—, y el engaño de funcionamiento del aparato de seguridad, aun cuando la mitad de los hombres y mujeres que lo integran fueron catalogados como NO APROBADOS en una evaluación elaborada por la propia autoridad.
Una investigación de Ríodoce incluida en este número, revela el celo con que la Procuraduría de Justicia, la Secretaría de Seguridad Pública Estatal y los Alcaldes han mantenido la información, abonando a la incertidumbre en cuanto al control que ellos tienen de sus elementos y la confianza que puede generar en los ciudadanos.
Tres datos son prioritarios para entender el asunto, justamente los tres que se mantienen encriptados y se manejan con aproximaciones en el mejor de los casos:
—¿Cuántos policías y miembros de seguridad resultaron NO APROBADOS?
—¿Qué opciones y rutas tienen al concluir el plazo?
—¿Previeron una partida presupuestal para las indemnizaciones?
Los datos señalan que casi la mitad de los sometidos a examen resultaron NO APROBADOS. Es decir, de cada dos policías que usted se encuentre en la calle, uno no es apto para su trabajo y el otro sí, según los desconocidos estándares que forman parte de la evaluación.
Entrevistados para ese trabajo los 18 alcaldes o sus encargados de seguridad, lo que priva en ellos es el desconcierto. Tácitamente se preguntan qué van a hacer si amanecen con la mitad de los policías.
La otra vertiente, igualmente preocupante, es que algunos de los policías NO APROBADOS en esa evaluación ya están protestando por los despidos en marcha y por los que podrían venir después. Resulta que si la famosa evaluación ha sido puesta en duda por la propia autoridad —desde el gobernador Malova hasta todos los alcaldes, porque no se olvide que buscaron primero una prórroga y luego la posibilidad de un nuevo examen—, entonces cual es la base para correrlos.
Y si esos puntos no son suficientes para la gravedad del caso que se está llevando a la ligera, hay uno más: partiendo de que son NO APROBADOS, que no pueden ser policías, entonces qué podrían ser, a qué se van a dedicar esos hombres y mujeres que conocen por dentro el sistema de seguridad, que algunos de ellos saben de estrategias y operaciones, que manejan armas.
¿Dónde?
MARGEN DE ERROR
(El Chiste) Hay un viejo chiste que no por salado puede dejar de repetirse. El Alcalde le pregunta a su jefe de policía cómo le ha hecho para mantener un mes los delitos bajando cada día. El mañoso jefe le dice que ese es su secreto, que si lo dice no lo necesitaría más. Después de ruegos responde que en realidad ha sido muy fácil: todos los días ocupa a sus policías en asuntos diferentes a la vigilancia de la ciudad, los tiene encerrados jugando cartas.
Los Presidentes municipales en Sinaloa podrían llevarse una sorpresa el día que amanezcan con la mitad de los policías sin poder suplirlos. Claro, que la trampa del chiste está en que sin policías cómo puede haber detenidos, aunque podría ser real el chiste.
MIRILLA
(Percepción) Justamente esta semana el INEGI dio a conocer su Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública, ENVIP 2014. En ella se registra la información por entidad federativa sobre el número de algunos delitos y cómo se siente la población en su colonia o ciudad: seguro o inseguro.
En todo el país la percepción de inseguridad subió con respecto a la anterior medición, el año pasado. 73 de cada 100 ciudadanos dijeron sentirse inseguros, contra 72 el año pasado. En el caso de Sinaloa, fueron 72 de cada 100. Los tres delitos que en Sinaloa se presentaron con mayor frecuencia son robo o asalto en la calle o transporte público, extorsión y amenazas.
Contrario a la narrativa de que la percepción sobre inseguridad ha ido bajando paulatinamente, las cifras de la encuesta del INEGI muestran exactamente lo contrario, un ligero incremento de desconfianza e igualmente en algunos delitos.
PRIMERA CITA
(Vida normal) Si una situación muestran las capturas de Héctor Beltrán Leyva, en San Miguel de Allende, Guanajuato, y la de Misael Torres en el fraccionamiento Camino Real en Culiacán, es la aparente normalidad en que mantienen sus vidas a pesar de que existan sobre ellos investigaciones federales y hasta órdenes de aprehensión. Frecuentan con “normalidad” —comillas dobles— sitios públicos, restaurantes, bares, parques de diversión. Saludan a sus vecinos, hacen negocios. Si alguien se imagina que los señalados como capos de la droga viven en la clandestinidad, rodeados de guaruras y vigilancia, ahí están esos botones de muestra.
DEATRASALANTE
(La Locha) Fue Rolando Arjona Amábilis quien le dio identidad a la ciudad de Culiacán. Se encargó de vestir en la segunda mitad del siglo XX con murales y esculturas una ciudad entonces desnuda. El arte público es parte sustancial de la identidad. Diseñó después de muchas lecturas e investigación histórica, los escudos hoy vigentes en Sinaloa y los municipios de Culiacán, Cosalá y Mazatlán. Los mosaicos de Arjona en el Parque Constitución y en el Parque Revolución, así como sus esculturas de Cuauhtémoc y La Tierra son parte de nuestra vida diaria.
Su obra La Tierra, lo vuelve legendario a Arjona. No puede ser de otro modo si su obra es rebautizada por una palabra inexistente incluso: La Locha. Esa figura desnuda, sobrada de carnes, llena de vida, con enredaderas en su cuerpo, y eróticamente con el agua justo en el pubis es motivo de admiración. Arjona murió, pero la vida sigue brotando en La Locha(PUNTO)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 965
25 de julio del 2021
GALERÍA
Protestas y celebraciones ante destitución de primer ministro y suspensión de parlamento en Túnez
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.