mayo 13, 2021 6:02 PM

El saludo

VIZCARRA Y MALOVA. Se acercan tiempos.
VIZCARRA Y MALOVA. Se acercan tiempos.

(Te prefiero fuera de foco, inalcanzable*) También el poder se sufre, que traducido a filosofía profunda sería: Los ricos también lloran. Ese es el consuelo de quienes no lo tienen. La ventaja es que a cambio ofrece distractores, placebos, mieles. El gobernador Mario López Valdez debió haber sufrido la semana: César Camacho, el dirigente del PRI, lo emplaza, lo condiciona, lo reta; y el presidente Peña Nieto lo obliga a estar a su lado para entregarle el premio como mejor exportador a Jesús Vizcarra, su otrora contendiente (aparte pagó la cuenta, o sea invitó la comida en el centro de convenciones de Mazatlán. Bueno, la pagamos los que pagamos impuestos).
Un simple acto que debiera ser de civilidad se vuelve notorio cuando se evidencia la animadversión: Malova y Vizcarra se saludaron. Apretados ambos. Notoriamente el empresario evitó posar la mirada en el Gobernador al estrecharse las manos. Vizcarra subió al templete acompañado de su madre y con una risa casi carcajada se centró en Peña Nieto, evitando al resto. Apenas unos segundos, menos de un minuto, pero suficientes en el tiempo largo.
Como el poder se interpreta solo entre líneas, el guión no sirve para saber por dónde va todo eso. ¿Es el gobernador el agraviado? ¿Es Vizcarra el empoderado? ¿Es al revés?
Al gobernador Malova cada vez lo van dejando solo. No debiera existir drama porque está en la naturaleza del poder. Sus secretarios cercanos, algunos de ellos incluso sus amigos —Villarreal y Cárdenas—, son ahora parte del Consejo Político del PRI, el partido al que no puede regresar; y además no muestra ningún deseo de integrarse a los partidos que lo llevaron a la gubernatura. Pero un político necesita la militancia partidista; de lo contrario en un sistema como el nuestro, queda nulificado. Eso lo cala.
El investigador Ernesto Hernández, en medio de los análisis de la llamada alternancia del 2010 —que ahora podría discutirse el término—, decía que Malova “tarde que temprano tendrá que decidir su futuro partidario y para cualquier político éste se encuentra en el sistema de partidos”, pero el Gobernador esperó demasiado. Demasiado orgullo para pedir perdón, demasiado amor para olvidar.
MARGEN DE ERROR
(Me verás volver*) Nadie podría predecir si Jesús Vizcarra volverá por la revancha. Pero en la ruta por el poder se piensa a muy largo plazo. Cuando en ese mundo se dice que esperan los tiempos es que ya van trepados en la ola, aunque nada garantice mantenerse de pie en la tabla.
Un hombre casi invisible durante cuatro años, que incluso cambió su residencia para sanar, pulverizado por el sistema político que nulifica a los candidatos perdedores, se muestra ahora como quien ya va encarrerado. No necesitará muchos argumentos de convencimiento, dependiendo quién le hable.
El PRI, a la par, se muestra condescendiente con el gobernador Malova. Como quien ya hizo algún pacto. No lo critica, pese a la advertencia de César Camacho en Culiacán al tomarle la protesta al Consejo Político. Nunca se asumió como oposición, porque además no lo era estando dentro. Ni siquiera en los tiempos de Cenovio Ruiz en el Poder Legislativo.
MIRILLA
El revés que el Tribunal Colegiado le da a la Procuraduría de Sinaloa, dándole el auto de libertad a Juan Carlos Cristerna, acusado de asesinar a Perla Vega, le pega principalmente al director de la Policía Ministerial, Jesús Antonio Aguilar Íñiguez. Y es que desde que fue detenido y trasladado de Estados Unidos a Culiacán, se le cuestionó sobre las visibles heridas en el rostro y acuñó aquella frase de que era por el frío.
PRIMERA CITA
(Despiértame cuando pase el temblor*) Ante la realidad, el sueño. Enrique Peña dio el mensaje —que no informe— sobre sus casi dos años de gestión. Lo hizo en casa e invitó a quien quiso. Pero más allá de que México está en movimiento y con las reformas ya en marcha, lanzó un distractor: el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México. La mega obra se convirtió en un claro anzuelo para evitar el análisis de cualquiera de los cinco ejes en los que menciona Peña que descansa su gobierno.
Para qué analizar, si la animación digital forma de la nada una obra como el aeropuerto. El llano de lo que fueron los lagos de Texcoco se transforma como por arte de magia. Es el sueño capaz de nublar cualquier reclamo.
DEATRASALANTE
(Nada más queda*) “Soy amigo de Mario”, diría Vizcarra en aquel 2010 siendo ambos aspirantes a la candidatura del PRI a la gubernatura (PUNTO) [*Las frases son de Gustavo Cerati]

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 954
09 de mayo del 2021
GALERÍA
Ataque israelí en la Franja de Gaza
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.