junio 14, 2021 12:40 PM

Esas compañías

Raúl le dijo vamos a Altata. Nos echamos unas heladas y ojalá consigamos unas morras para invitarlas a comer. Su compadre Víctor le respondió ta bueno, me gusta la idea. Hace rato que no vamos al mar, además tengo ganas de salir, de ver morras y si se puede a lo mejor pescamos algo.
Quedaron de verse en la casa de Víctor. El compadre llegó en la ram roja y Víctor salió de la casa con una mochila pequeña al hombro y un fusil automático amarrado a la derecha. Raúl levantó los brazos, renegando. Cuando se subió a la camioneta espetó: qué pasó compa, pa que lleva esos fierros. Nada, no te preocupes. Es puro cotorreo.
Víctor había sido agente. No era de los uniformados, de los que andaban como maniquís en las cajas traseras de las patrullas: monos con casco, rodilleras, forrados de fornituras y encapuchados, cual desfile del día de la independencia. Él era policía investigador, adscrito a una de la unidad especial contra el robo de vehículos.
No más por gusto, bato. Porque me encantan estos fierros. Además, este chanate es mío. la poli me da cuernos, los getrés. Pero este es mío y la neta me gusta traerlo para todos lados y aunque ahora ando franco me lo quiero llevar al mar, a pasearlo, pa lo que se ofrezca.
Su compadre pujó. Odiaba las armas, les temía. Era su compadre pero eso de la ministerial, de las investigaciones, los enfrentamientos, homicidios, operativos, retenes, le ponían los pelos de punta. Tan solo el ulular hacía que se le entiesaran los músculos. Aceptó que lo subiera porque andaba de buen humor y porque tenían mucho sin verse.
Enfilaron al mar. Hicieron llamadas y las morras les quedaron mal. Llenaron la yelera de tecates laig y le cayeron al restaurante del Monchi. Ceviche, aguachile, ostiones y para terminar un pargo zarandeado. Les ofrecieron un flan casero que apenas probaron porque preferían combinar aquellos alimentos con la amargura helada de la cerveza.
Pagaron la cuenta. Optaron por sentarse frente al mar. Los abrazó la brisa, el sonido de las olas al anegar la arena. Caminaron diecisiete pasos y decidieron regresar antes de que la peda los alcanzara. Cinco y cinco botes en cada panza, jugando con otros fluidos intestinos. El sonido de un guasap en el cel distrajo un poco a Raúl y no se dio cuenta de una silverado que le salió al paso.
El golpe fue en el lado izquierdo de la ram. De la silverado bajó un hombre de mezclilla y sombrero. De lejos les preguntó si estaban bien, pero para entonces Víctor ya estaba encabronado por el frenón y el golpe de su frente en el cristal. Bajó con el fusil y en cuanto lo vio el ensombrerado se subió a la camioneta y salió huyendo.
La ram ni prendió. Raúl vio a su compadre. Sin morras, sin camioneta. No pudiste dejar el pinche fierro, verdad.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 959
13 de junio del 2021
GALERÍA
En constante monitoreo manada de elefantes que comenzó su viaje hacia el norte de China hace más de un año
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.