junio 25, 2021 1:02 AM

Gente de bien

Eran cuatro y muy unidos. Habían crecido en la misma cuadra y pisado los mismos espacios del barrio: la cancha, la calle, las esquinas y sus abarrotes, los patios de los vecinos cercanos y las escuelas de los alrededores. Llegaron a pelearse por las morras pero leve, sin que llegaran a las pedradas. Una mentada, dos semanas sin hablarse y luego a juntarse de nuevo.
Apenas terminaron la prepa. Los cuatro coincidieron en que no eran buenos para el estudio. Pero en la ciudad escaseaba el trabajo y los buenos salarios. El narco les llegaba de rozón: lo miraban de lejos. No querían, no les gustaba ni les atraía, hasta que las tortillas y el pollo empezaron a escasear en sus casas.
Pinche miseria, loco. Pinche y culera. Está muy cabrón todo, respondió el otro. Qué onda, le entramos o no. Sabían que estaba cabrón la malandrinada: varias cruces en las aceras por chavos muertos a rafagazos, trozados por los siete punto sesenta y dos, desangrados en menos de un resuello. Ta cabrón, sí, pero más cabrona es el hambre. Mi amá no tenía ayer ni para los huevos, ya sabrás.
Buscaron al jefe de los matones. Sin más referencias que haberlos visto crecer en la cuadra los aceptó y los metió a la nómina. Primero de punteros, halconeando. A las semanas les dijo vayan por este güey. Les dio fierros y les explicó a dónde llevarlo. Pocos días después ya andaban torturando y ejecutando. Tiraron la ropa ensangrentada y empezaron a comprarse pavi y jolister. Los tenis no tenían más parches ni hoyos y subieron de tortilla con queso a pollo, carne para asar y camarones para el aguachile.
Se echaron a cuatro, siete, diez. Siempre juntos, siempre en las canchas, siempre con la banda del barrio. Ahí los pusieron: cuidar, avisar de movimientos extraños, levantar cabrones y darles piso de volada, a menos que pidieran que antes los torturaran para sacar información o por venganza ante una traición o robo o deuda. Se cansaron y asustaron a los meses. Yastuvo, mejor aquí le paramos porque al rato seguimos nosotros. Y así lo hicieron.
Se pusieron a pintar casas. Se emplearon como peones de albañil en obras de buen tamaño y de cargadores en el mercado. Juntos, siempre. Una noche iban por cerveza cuando vieron a varios de la banda jaloneando a un viejito para asaltarlo. Uno de ellos quiso intervenir a favor del anciano y le gritaron a chingar a su madre. Dos plomazos en la panza. Los otros tres usaron teléfonos y empezaron a juntar a los matones del barrio. Como los conocían, los reportaron. Luego aparecieron muertos.
El de los balazos en la panza se recuperó. Cuando vio a los otros tres decidieron volver a la matasagüe: está cabrón, dijo el que se recuperaba, ya no puede ser uno gente de bien.
AVISO: la Malayerba descansa dos semanas. Gracias.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 960
20 de junio del 2021
GALERÍA
Afectaciones como árboles caídos y cables de luz, tras el paso de la tormenta 'dolores' por México
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.