sábado, julio 2, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

La familia no

Con la familia, no. Voy y te parto toda tu madre. Ya te dije: a mí lo que quieras y si me encuentras pues ya veremos quién cae primero, pero con la familia no te metas. Ahí sí no. No te metas porque hasta donde estés, te encuentro puto. Y por dios que te va a llevar la chingada.
El comandante escuchó la voz en su celular. Estaba acostumbrado a las amenazas. De todo tipo y de polis y militares, políticos, periodistas y narcos. Todos decían que eran pesados, que no se la iba a acabar, que ni cuenta se iba a dar cuando le entrara el balazo entre sien y sien. No sabes con quién te metes. Bah, le respondió, rezongando. No te tengo miedo, Rana.
Y sabes qué, yo ando haciendo mi chamba. Estoy investigando quién fue. No sé si fuiste tú y los otros. No me importa quién haya sido. No voy contra ti. Ahorita no. Pero si sale tu nombre, pues agárrate porque te voy a atrapar. Si se puede, pues vas al bote. Pero si no, si todo se enreda, vas a aparecer embolsado. Te voy a machacar.
El rana se lo dijo tres veces. Sé que andas investigando, que estás encabronado. Pero no molestes a mi familia. Si tienes pedos conmigo, aquí estoy. Encuéntrame. El comandante había salido del hospital. Diez días internado, dos de ellos en terapia intensiva. Le habían cortado medio metro de intestino y los balazos le habían entrado en brazos, piernas, abdomen y cuello. El del cuello fue un beso, bromea. Un chupetón de la flaca.
Una línea de investigación lleva al grupo del batracio. Va a la casa de él y sale su esposa. Él le dice que no quiere molestar, que está buscando a su marido. Ella le dice nerviosa que tiene días que no va, que si qué se le ofrece. Nada, nada. No se preocupe. Dígale que lo ando buscando. Este es mi nombre y mi teléfono. Dígale que estoy averiguando. Averiguando qué. No más dígale eso.
El rana supo, por eso le llamó. No molestes a mi familia, comandante. Mis respetos para ti. Pero de esa raya no pases porque entonces te topas conmigo. Le contestó está bien. Pero sí tú fuiste, estás sentenciado.
A los cuatro días le avisaron. El rana está escondido en su casa. Consiguió un cerrajero de mano fina y bisturí en vez de ganzúa. Cinco policías con el comandante, otros afuera. La noche esa es más negra. Abrieron la reja, luego la puerta principal. Entraron a la sala, aluzando con linternas de mano. Luego una recámara y después la otra. Una mujer dormía enredada en cobijas y dos niños.
Con parsimonia amenazante, sigilosamente, penetraron el manto de luto de la vivienda. Rasgaron la oscuridad: armas en mano, dos recámaras y el patio. Falsa alarma. Salieron de ahí sintiendo que la goma de los zapatos se pegaba al vitropiso. Ruido de insecto. No está, digo el comandante, ya afuera. Menos mal que le dijo que no se metiera con su familia. Vámonos.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
RÍODOCE EDICIÓN 1013
26 de junio del 2022
GALERÍA
Destruye FGR en Culiacán 45.9 mil litros y 15.2 mil kilos de sustancias químicas para elaborar drogas sintéticas
COLUMNAS
gamo publicidad
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.