febrero 23, 2020 10:12 am

Celebración

Les caía gordo y les debía varias. El caso es que a la hora de la hora todas se las cobraron y desde entonces no han parado de cobrar. Todo empezó con su fin: su muerte multiplicada, extendida, interminable, como un principio que no tiene epílogo: fiesta anual que entre tumbas se da cita.
Lo citaron con engaños. Él llegó amezclillado, con su tejana y la pistola visible, al frente, al estilo Chalino Sánchez. Saludó a medias a unos que se encontró en el camino y se dirigió hacia las personas con las que se vería. Pero antes de que llegara cocieron su cuerpo de plomo y lo dejaron ahí, tirado, humeante y rojizo.
Su cadáver quedó recostado en el volante. Una mezcla de sangre licuada con vidrios y otros desechos orgánicos tiroleó el tablero. Sus homicidas todavía bajaron al vehículo, a ver los restos. Nada en esa cabina estaba completo. Por si acaso, le soltaron una ráfaga de cuerno y tres tiros más de una cuarenta y cinco.
La policía fue al día siguiente, cuando los agentes se aseguraron de que ahí no había nadie más. Hicieron los peritajes, tomaron nota y ordenaron que se llevaran el cuerpo a la funeraria. Ya en la sala de la casa de sus familiares, flanqueado por gruesos cirios de flama brava, los rezos fueron interrumpidos por gritos y personas que se atropellaban: hombres armados y encapuchados llegaron hasta el féretro, cortaron cartucho y de nuevo lo rafaguearon.
Los niños arreciaron los llantos. También los parientes y vecinos. Se preguntaban por qué otra vez, si ya lo habían matado. Histeria y miedo. Los que estaban en el funeral ya no volvieron y los que pensaban acudir, desistieron. Al día siguiente fueron al panteón. Pocos carros en la caravana, encabezada por una carroza blanca.
Estaban bajando el cadáver. Poleas, cuerdas, cuatro antebrazos de los empleados de la funeraria, para el ritual del descenso. Chillaban las cuerdas y las poleas. La polvareda avisó a lo lejos otro cortejo, pero de camionetas negras y toda velocidad. Llegaron al panteón y se estacionaron cerca de ellos. De nuevo a correr, los gritos y el llanto de músculos flácidos y piel temblorosa.
Dos hombres descendieron de la parte de atrás de una de las camionetas y con el ataúd a medio descender apuntaron y dispararon. Los proyectiles se incrustaron en la caja y la tierra de la cavidad. Y cada año el ritual de ajustar cuentas se repite: hombres armados acuden al panteón y disparan contra la tumba, a ratificar la macabra celebración de multiplicar la muerte y mantener vigente la llama de la ejecución inicial.
Por qué, preguntaron los curiosos frente a la tumba del muerto ese al que siguen matando cada aniversario luctuoso: es que no quieren que el bato descanse en paz.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

One Response

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 891
23 de febrero del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

OPINIÓN DEPORTES

DEPORTES

viral