jueves, septiembre 16, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

Pese a lluvias, el ciclo agrícola sigue en riesgo: CAADES

inCollage_20210907_140627233

La expectativa no creció mucho. Las aguas dejadas por el huracán “Nora” en Sinaloa no sirvieron de mucho para los agricultores. Apenas se avanzó con respecto a mayo poco más del 36 por ciento en el almacenaje a nivel estado.
Planear el siguiente ciclo agrícola, pensar en qué cultivos se buscarán con la poca o mucha agua de riego que tendrá el estado y toda la proyección que esto conlleva siguen en el tintero.
Tener un pronóstico respecto a las tierras de cultivo no es posible todavía. Según explica Gustavo Rojo Plascencia, presidente de la Confederación de Asociaciones Agrícolas del Estado de Sinaloa (CAADES) será hasta el 20 de septiembre en que tengan un panorama más claro.
“Hoy tuvimos reunión con el secretario de agricultura preparando lo que es la reunión de planeación donde ya entran CONAGUA, FIDA (Fondo Internacional del Fondo Agrícola), gobierno del estado y se hace la planeación con lo que se cuenta, con la disponibilidad”, explicó.
El agua de las presas representa casi en el 90 por ciento de las actividades agrícolas. Los efectos a futuro serían impactantes al sector para el siguiente ciclo, sobre todo con el maíz, que se lleva más agua y el predominante, con más de 5 millones de toneladas por año.
Según datos de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), del 10 de mayo al 4 de septiembre el almacenaje en presas de Sinaloa pasó del 11 por ciento al 47.6 por ciento. Apenas nada.
“Sí hubo precipitaciones en la mayoría de las presas aunque hay que decirlo que en las presas del centro norte no fue lo que nosotros esperábamos”, explica Gustavo Rojo.
“Sí hubo aumento en la captación pero no lo suficiente para poder hacer un ciclo normal hasta el día de hoy, aclaro que todavía queda este mes de septiembre que es importante en la captación, es un mes que aporta bastante todavía”, añadió.
Las presas del centro del estado se encuentran todas por debajo del 50 por ciento de su almacenaje, excepto la Sanalona que presume un 69.8 por ciento.
El agua se acumuló en las tierras del sur, no solamente inundando comunidades sino dejando aportaciones considerables en sus presas.
Pero el pronóstico pudo ser peor para el acopio de agua. El fenómeno superó la media histórica con promedio de 200 milímetros aunque la mayoría de las aportaciones fueron al sur.
“Al día de hoy no, esta zona geográfica pues no cayó lo suficiente. En el sur del estado sí vimos captaciones muy interesantes pero más que nada sí faltaron las precipitaciones en las cuencas de las presas, ahí es donde no fue lo suficiente”, señaló Gustavo Rojo.
El agua que cayó con el huracán Nora apenas alivió un poco la situación en el estado que sufre la sequía más dura en seis décadas podría mitigar sus consecuencias de caer más agua en los siguientes días, al menos hasta el 20 de septiembre.
El pronóstico se fue estirando con el pasar de los días esperando que tras los escurrimientos la aportación de agua a las presas fuera mejor. Pero apenas unas cuantas mostraron mejoría. Junto a Sanalona, la presa Huites y la del Salto con el 70 y el 92 por ciento de su capacidad.
Pero en contraparte la presa Josefa Ortiz de Domínguez apenas tiene el 20 por ciento de su capacidad y Eustaquio Buelna y López Mateos al 30 por ciento. El Varejonal y Miguel hidalgo apenas superan el 40 por ciento. La situación no mejoró tanto.
La presa Picachos parece curtirse aparte. Tuvo una aportación considerable y actualmente supera el 100 por ciento de su capacidad y llegó incluso a significar peligro para los poblados cercanos ante su desbordamiento.
Por otra parte, pensando a un panorama similar de poca agua, Gustavo Rojo señala que se tendría que planear un ciclo donde la mayoría de los cultivos correspondan a los de baja demanda como el frijol y el garbanzo, entre otros.
“Todavía nos falta un poco para llegarle a lo que fue el año pasado, podríamos andar en una situación muy similar al año pasado con zonas que no tendrían problemas, otras que tienen rescate de agua con bombeos que se pueden apoyar, otras que no y así tendrían que irse a un 60-40 en alta y baja demanda, va a depender mucho”, señala.
Para ello tendrá que haber una diversificación de cultivos, y dependiendo de las zonas, el agua se podría llegar a restringir en dado caso que no sucediera nada más respecto a precipitaciones pluviales durante septiembre.
Y a pesar de que las aguas dejaron un leve incremento en el nivel de las presas sinaloenses, este sigue por debajo incluso al del año pasado en que estaban en un 48 por ciento por un 47.6 actualmente.
Por ello, debido a la baja captación, para algunos agricultores tal vez sembrar maíz no sea una opción para el siguiente ciclo agrícola, por lo que tendrán que ir por cultivos de menor demanda como lo advierte Gustavo Rojo Plascencia.
Sin embargo queda la expectativa de lo que pueda suceder en las siguientes dos semanas previo a la planeación del ciclo.
Y mientras que unos no quieren más agua, otros la necesitan.

Artículo publicado el 05 de septiembre de 2021 en la edición 971 del semanario Ríodoce

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 972
12 de SEPTIEMBRE del 2021
GALERÍA
Localizan cuerpo de menor desaparecida entre los escombros del cerro del Chiquihuite
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.