julio 25, 2021 4:52 PM

Segundo arraigo para el ‘Güero Palma’; lo regresan al Altiplano

HÉCTOR LUIS PALMA. Liberado y retenido.

La libertad, la misma que ha esperado durante casi 30 años de estar prisionero tanto en México como en Estados Unidos,  continuó evadiendo a Héctor, el Güero Palma, luego que un juez federal decidiera arraigarlo por 40 días más.

Esta vez sin embargo, no bastó con retenerlo en un centro de arraigo federal de Ciudad de México, sino que ordenó que el capo fuera regresado al penal de máxima seguridad “el Altiplano”, en el Estado de México, donde estuvo prisionero luego de ser repatriado.

“No sabemos por qué motivo lo han regresado a una cárcel de máxima seguridad, o arraigado, que para el caso es lo mismo, cuando el señor Palma Salazar ya cumplió su condena”, dijo José Gabriel Martín Hernández Rodríguez, abogado del capo.

Con esta orden en mano, elementos de la Fiscalía General de la República (FGR), llegaron el martes 13 de julio pasado al centro de arraigo de la colonia Doctores, en Ciudad de México, y en medio de un sigilo total tomaron al Güero Palma para trasladarlo a la cárcel del Altiplano, en Almoloya de Juárez.

En una entrevista con la periodista Paulina Gómez, de Univisión, el hijo del Güero, Rogelio Palma Meza, consideró “injusto” que el gobierno federal de México mantenga encarcelado a su padre.

“Mi padre ya pagó. Lo tildan de asesino, ¿qué asesinatos cometió? Mi papá no es el monstruo que dicen que es, sino una persona con sentimientos”, dijo Palma Meza a la periodista.

Pero ni los argumentos del hijo, ni de los abogados del narcotraficante fueron suficientes para evitar su arraigo, que aunque carece de cargos para mantenerlo prisionero, las autoridades se han valido de un tecnicismo legal para mantenerlo arraigado con la finalidad de integrar nuevos señalamientos y acusarlo de otros delitos, incluyendo homicidio calificado.

Palma Salazar, que en su momento fue uno de los narcotraficantes más emblemáticos del Cártel de Sinaloa, fue arrestado en 1994, en Jalisco, y a mediados de 2007, fue extraditado a Estados Unidos por delitos relacionados con el tráfico de drogas.

No fue sino hasta 2016, cuando el Güero Palma fue repatriado a México por la puerta fronteriza, en Matamoros Tamaulipas y recluido en la cárcel del Altiplano, donde el pasado 4 de mayo, habría sido puesto en libertad, pero apenas unos segundos después de estar fuera, fue abordado por elementos de la FGR para conducirlo a un centro federal de arraigo, en Ciudad de México.

Desde entonces, el Güero se ha mantenido en la espera de la libertad, sin que ésta llegue para abrirle la puerta, y sólo el presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho que el motivo del arraigo es para terminar de integrar una nueva carpeta y así precisar si amerita un nuevo juicio.

“No podemos decir que el señor debe permanecer en prisión porque el juez está pidiendo que se le libere, sin embargo es importante que antes se nos informe que no hay ningún pendiente con la ley”, dijo López Obrador durante una de las mañaneras.

Fue así que, apenas horas antes de que se cumpliera el primer plazo legal para liberar al narcotraficante, la Fiscalía Especializada en materia de Delincuencia Organizada obtuvo el mandamiento judicial para la ampliación de arraigo.

El arraigo es una medida dictada por el juez, a petición de una de las partes, que se otorga cuando hay temor a que el acusado se fugue.

Artículo publicado el 18 de julio de 2021 en la edición 964 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 965
25 de julio del 2021
GALERÍA
Abanderados de México y apertura de juegos Olímpicos Tokio 2020 sin público
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.