julio 31, 2021 8:08 PM

La derrota que Mario Zamora no supo disimular

mario zamora final-1

Alrededor de la medianoche del domingo 6 de junio, Mario Zamora Gastélum salió a emitir su mensaje. Ante una contada militancia acepta la derrota y con ello truncadas sus aspiraciones de gobernar Sinaloa. El mensaje ya estaba dado desde antes: la sede del PRI lucía desolada, no estaban ni la tambora ni las batucadas de siempre.

Lea: El juego de los narcos por el poder total en Sinaloa https://bit.ly/35rydAN

Son los restos del naufragio. Luego de la tormenta electoral, los tres partidos que integraron la coalición “Va por Sinaloa” sacaron conclusiones, sus cuentas. Apenas uno de los 24 distritos electorales en disputa, una de las 18 presidencias municipales, los siete distritos federales perdidos y mucho menos la joya de la corona: la gubernatura. Lo perdieron todo.

Desde las 18:30 horas en que el candidato dio su primer mensaje el pronóstico no fue nunca bueno. La sede del PRI con poco movimiento, cosa atípica para un cierre de elecciones y así permaneció por espacio de más de cinco horas, hasta casi las 12:00 de la noche.

Luego llega Mario Zamora. Lo escolta Jesús Valdés, dirigente del partido y también su familia. Ahora no entró su esposa cantando como en el cierre de campaña en donde presumieron 10 mil militantes y simpatizantes. Ahora estaban solos y los gestos eran otros.

“Agradecerles profundamente con todo mi corazón a todos y a todas aquellas que participaron en la elección el día de hoy, por supuesto a quienes nos dieron su apoyo mi agradecimiento, mi corazón siempre. Ya ha salido el Instituto Estatal Electoral con el conteo rápido, respetamos completamente al Instituto Estatal Electoral, lo digo con la voz completa, respetamos a las instituciones democráticas de este país y respetamos el resultado que el Instituto ha dado”, dijo.

Y el mensaje del candidato dura menos de 10 minutos. Ya sin fuerzas y energías, sin las frases hechas como “palabra de Sinaloense” o “llegó la hora con Zamora”, agradece el apoyo ante menos de 50 militantes e insistió en que el equipo jurídico de la coalición analizaría la posibilidad de ir a los tribunales.

En el evento no estaba doña Bertha. Mujer priista de hueso colorado que acostumbra a lanzar vítores a los candidatos de su partido. Fue una de las que reclamó la candidatura de Zamora.

Mario Zamora culmina su mensaje y enfila hacia el bulevar Francisco I. Madero. Pasa entre los árboles cercenados por su partido y se dirige a una Suburban. Se despide y deja atrás a los reporteros, cuyo contingente era mayor o igual al de gente militante del PRI en la sede estatal.

Apenas terminó su mensaje un joven activa un destornillador eléctrico. Un par de zumbidos y el “chilillo” queda desatornillado. Repite la operación y en menos de 10 minutos el templete quedó desmontado. Lo colocaron en la explanada del PRI para el mensaje de su candidato a la gubernatura, pero nunca se utilizó.

No hubo tambora ni el estruendo de la música. Tampoco porras. Apenas unos aplausos para el candidato quien durante 60 días buscó meterse en el electorado pero terminó siendo arrasado por Rubén Rocha Moya, candidato de Morena-PAS y el más votado entre los candidatos a gobernador en los 15 estados en que hubo elecciones.

La jornada, además, había estado marcada por la violencia sorda contra los operadores priistas. Decenas de ellos fueron levantados e inmovilizados. Mario se refirió a ellos en su primer discurso:

Lea: ‘En Sinaloa ganó el miedo’: Mario Zamora https://bit.ly/2U3gtZT

“Aprovecho para agradecer mucho que hayan regresado a muchos de nuestros compañeros y a los que no han regresado pedirles con toda humildad de nuevo que los regresen Ya se acabó la elección, ya se obtuvo el resultado que al parecer se estaba buscando, regrésenlos por favor, son hombres y mujeres de bien que solo estaban tratando de hacer bien su trabajo y por el bien de sus familias creo que merecen estar ya sanos y salvos en su casa”.

Mientras se iba, luego de terminar su primera aparición, fue cuestionado por los reporteros, en especial por el destino del secretario de organización de su partido, José Alberto Salas Beltrán, levantado la madrugada del sábado en su propia casa:
“Parece que ya regresó y ya me reportaron el tema de otros 11 que al parecer también ya regresaron, lo cual agradecemos que haya regresado. Como lo dije, ya terminó la elección ojalá que les permitan volver a su casa”.

Artículo publicado el 13 de junio de 2021 en la edición 959 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 965
25 de julio del 2021
GALERÍA
Protestas y celebraciones ante destitución de primer ministro y suspensión de parlamento en Túnez
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.