junio 25, 2021 6:28 AM

El trajinar del ‘Güero Palma’ por las prisiones de México y EU durante más de 25 años

HÉCTOR LUIS PALMA. Liberado y retenido.

Héctor Luis el Güero Palma, uno de los fundadores de lo que hoy se conoce como Cártel de Sinaloa, será retenido durante cuarenta días más en un centro de arraigo federal, en Ciudad de México.

La Libertad que en otros tiempos llegó para capos como Rafael Caro Quintero, fue negada al Güero Palma pues, a diferencia de Don Rafa, al momento de salir del Altiplano y oler el aire de la libertad, un grupo de agentes de la Fiscalía General de la República (FGR) le salió al paso, y haciendo de lado todo argumento interpuesto por sus abogados que lo estarían felicitando por dejar la cárcel, el Güero, fue retenido.

Entonces nadie pudo hacer nada, y los fiscales condujeron a Palma Salazar hasta un vehículo para posteriormente ser escoltado por decenas de Marinos que lo llevaron al Centro de Arraigo de la FGR, en la colonia Doctores de Ciudad de México.

Aún cuando un juez federal determinó que no había elementos suficientes para inculparlo sobre delitos contra la salud y crimen organizado, el gobierno determinó no liberarlo sino hasta que se hayan consultado querellas y archivos en México y otros países para entonces determinar si el capo debe ser liberado, o extraditado a otro país donde Palma Salazar pueda tener cuentas pendientes.

Sólo si se determina que después de 40 días, el capo no tiene cuentas pendientes ni en México ni en cualquier otro país, Palma Salazar sería liberado.

 

Camino largo a la libertad

Como muchos otros narcotraficantes, la vida de Héctor el Güero Palma estuvo bordeada de pobreza, falta de oportunidades, pero también de ambiciones. No se precisa cómo se inició en la delincuencia, aunque según se ha dicho, fue en su juventud que comenzó como roba carros, aparentemente a principios de los 70s.

Según una ficha técnica que el Departamento de Justicia de Estados Unidos tiene del Güero, éste habría nacido en diciembre de 1955, y tendría algunos 25 años, aproximadamente, cuando se integró como sicario a una banda de crimen organizado que entonces operaba en Sinaloa y Guadalajara.

Durante este periodo, según han confiado fuentes distintas a Ríodoce, conoció a Joaquín el Chapo Guzmán, Martín Moreno y a Armando el Rayo López, todos de Badiraguato, con quienes entabló amistad para entonces unirse para coordinar el trasiego de droga bajo las órdenes de Juan José Esparragoza Moreno, el Azul.

“Todos trabajábamos para el Azul, porque fue él quien verdaderamente nos hizo a todos”, comentó hace años don Martín Moreno durante una plática que sostuvo con este reportero.

Siempre bajo la tutela de Esparragoza Moreno, la facción Guzmán-Palma-López-Moreno fue creciendo cada vez más, y para finales de los 80’s, ya era un grupo consolidado, pero aún así mantenían un perfil bajo.

Habrían mantenido el perfil bajo de no ser porque en 1989 mataron en Tijuana al Rayo López, estallando una guerra sin precedente entre el Chapo y el Güero Palma contra los hermanos Arellano Félix. Pocos años después, tras la muerte del cardenal Juan José Posadas Ocampo, en mayo de 1993, arrestaron a Guzmán Loera en Guatemala y dos años más tarde, la avioneta en que viajaba Palma Salazar huyendo del ejército, se estrelló en Nayarit.

Desde entonces, Palma Salazar fue recluido en una cárcel de máxima seguridad, hasta que en 2007, fue extraditado a Estados Unidos.

Tras cumplir el 80 por ciento de su condena, el Güero fue liberado 2016 y repatriado a México, donde ya lo estaba esperando un grupo de agentes de la PGR, para recluirlo en la cárcel del Altiplano, en Almoloya de Juárez, del Estado de México.

Luego de seis años, y tras una lucha legal muy férrea por parte de su defensa, Palma Salazar finalmente lograría su libertad el lunes de la semana pasada, pero esta fue truncada.

Hasta el cierre de esta edición se desconocía si otro país extranjero, incluso Estados Unidos, lo requeriría de nuevo, según tuiteó el canciller Marcelo Ebrard, y fuera de eso las autoridades no han ofrecido mayores detalles.

Sólo el presidente Andrés Manuel López Obrador se atrevió a aclarar que se trataba de un tecnicismo, pues existía una denuncia “no aclarada” que las autoridades encontraron, y que por ello Palma Salazar se mantenía retenido.

“Al parecer la Fiscalía encontró alguna denuncia no aclarada y solicitó al Poder Judicial un tiempo de arraigo, para que se ventile todo este asunto”, dijo López Obrador en la mañanera.

La defensa de Héctor Palma Salazar, afirmó por su parte que su defendido no tiene ningún otro proceso pendientes en México, y que la Fiscalía General de la República busca fincarle cargos como base en una averiguación previa de 1996, que contiene hechos con los que ya fue juzgado.

“Pido al presidente Andrés Manuel López Obrador que permita que se cumpla con la ley porque no hay ninguna causa pendiente en contra del señor Palma Salazar, quien se quiere retirar a trabajar en su rancho ganadero y vivir con su madre, esposa, hijos y nietos”, solicitó el abogado del Güero, José Gabriel Hernández Martínez.

Artículo publicado el 09 de mayo de 2021 en la edición 954 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 960
20 de junio del 2021
GALERÍA
Afectaciones como árboles caídos y cables de luz, tras el paso de la tormenta 'dolores' por México
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.