julio 23, 2021 10:50 PM

Arrancan por la gubernatura; dos toman la delantera, pero la carrera apenas empieza en Sinaloa

MARIO ZAMORA. En una carrera de alcance.

Para la sucesión gubernamental en Sinaloa son ocho hombres y mujeres quienes buscan el cargo a partir del pasado domingo. Las campañas dan inicio y algo que prácticamente todos los partidos y aspirantes tienen en común es su nacimiento: casi todos surgen del Partido Revolucionario Institucional.

Lea: La guerra que inicia https://bit.ly/3dKqYI1

El PRI es el común denominador de al menos la mitad de los nombres que buscan la gubernatura. El resto ha tenido alguna relación con el partido ya sea a través de su candidatura o algún trabajo en un gabinete emanado de ese organismo político.

Y al igual que hace casi cinco años son ocho candidatos pero en lugar de 10 partidos políticos, esta vez son 11 y sin candidatura independiente. Ese 5 de junio de 2016 Quirino Ordaz Coppel saltó a la escena pública como un desconocido para levantarse con el triunfo en la coalición de su partido, el PRI, con el Verde Ecologista (PVEM) y el extinto Nueva Alianza (PANAL).

 

Del PRI para el PRI

A finales de diciembre de 2020 los rumores sobre la candidatura del PRI a la gubernatura estallaron. Al final terminó siendo Mario Zamora Gastélum quien en su discurso previo a la designación insistió en que “el PRI necesita un priista”.

La sede estatal del PRI fue blanco de protestas antes de la designación de Mario Zamora. Fue el 23 de enero. Las asperezas lograron calmarse en ese mismo día pero en el partido se veía venir una desbandada. Los priistas buscarían lugar en otro sitio.

“Aquí somos uno mismo, venimos caminando juntos desde hace mucho, y así vamos a seguir”, dijo el recién nombrado candidato”, y mientras levantaba la mano de Jesús Valdés Palazuelos, añadió, “y para quien dijo que la caballada está flaca: aquí son más de 200 kilos de puro rock and roll”.

Para el jueves 18 de febrero de este año, el dirigente nacional del partido vino a Culiacán a tomar protesta a su candidato. Alejandro Moreno insistió en que su partido está vivo y está de pie.

Mario Zamora buscará, con el acompañamiento de los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD), mantener la gubernatura para su partido.

 

Sin negar la cruz de su parroquia

Su militancia siempre fue de izquierda. Sus acciones, de manera reciente lo ponen en entredicho para algunos seguidores de Morena, el partido que lo postuló para la gubernatura. Rubén Rocha Moya parece acercarse a la gubernatura pero también parece alejarse de la izquierda, caminando con el Partido Sinaloense (PAS).

Lea: Presionarán a candidatos de Sinaloa para que presenten su 3 de 3 bit.ly/3uma8pk

Así opinan algunos militantes y simpatizantes. Pero esas son impresiones. En las acciones, Rocha Moya jamás ganó una elección como militante de izquierda, pero como funcionario siempre trabajó para administraciones priistas. Siempre.

Lo hizo con Quirino Ordaz Coppel, fue su jefe de asesores. Ese es el antecedente inmediato. Esa posición también la ocupó con Jesús Aguilar Padilla en 2005 y a partir de ahí su vida pública recobró vida luego de perder las elecciones en el lejano 1998 por el PRD.

Ahora construye su proyecto bajo el cobijo del presidente Andrés Manuel López Obrador pero de la mano del líder del PAS, Héctor Melesio Cuen Ojeda, personaje criticado por su influencia dentro de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS).

Atrás quedaron los encontronazos entre ambos. Y sea el nombre que sea, las militancias están partidas. La gente de Morena se dice desilusionada por la unión Rocha-PAS, pero la militancia del partido de Cuen se dice incondicional del doctor.

 

Los desdeñados del priismo

Muy temprano en la contienda Sergio Torres Félix dejó al PRI. En 2016 se quedó con las ganas de ser el ungido con la candidatura, al grado de haber registrado el dominio de internet “al 100 por Sinaloa”, en alusión a su eslogan durante su administración en el Ayuntamiento de Culiacán.

Pero no fue. Se quedó en la banca y la operación cicatriz pareció funcionar. Pero algunas son hondas, calan profundo y para el 2020 Torres Félix revivió esa herida. Su partido no lo manejó entre los aspirantes y más pronto que tarde anunció su nuevo proyecto: Sinaloa, al 100 y en movimiento.

Al evento, todos vestidos de naranja, acudieron el dirigente nacional de Movimiento Ciudadano Dante Delgado y otras personalidades del partido. La mayoría ex priistas. Sergio Torres fue el primero en ser nombrado candidato a gobernador.

Caso muy similar aunque con mayor discreción es el de Rosa Elena Millán Bueno. En 2018 fue compañera de fórmula por el senado con Mario Zamora Gastélum pero al perder ante el binomio Rocha e Imelda Castro Castro, quedó fuera.

Su partido medianamente la rescató con cargos sin tanta relevancia. La dejaron en la banca y a pesar de ser disciplinada esta vez se marchó como candidata por el novel Fuerza México, partido que en Sinaloa enarbolan priistas como Juan Ernesto Millán Pietsch, dirigente estatal.

La otra candidata mujer es Gloria González Burboa, ex militante del PRI y ahora abanderada del Partido del Trabajo (PT). En 2018 la ex diputada local de la 62 Legislatura renunció a su partido, el PRI, para buscar un cargo con la coalición formada entonces por el PAN (partido donde militó también) PAS, PRD y Movimiento Ciudadano.

Pero esa coalición no fue al final, se rompió en el último momento y el PAS iría junto con MC y el PRD y el PAN por separado. Ahora será candidata de un partido de izquierda después de una larga militancia en el PRI.

 

Los que van en solitario

El PVEM siempre se ha acostumbrado a las coaliciones. En la elección de 2016 “abanderando” a Quirino logró apenas poco más de 24 mil 600 votos, apenas lo suficiente para mantener el registro local.

Para este proceso su candidato va en solitario. No hubo “ligue” con ningún peso pesado. El registrado es Tomás Saucedo Carreño, con trayectoria en medios de comunicación como analista político.

Otros que van en solitario pero obligado por la Ley son los partidos Encuentro Solidario (PES) y Redes Sociales Progresistas (RSP).

Yadira Cabrera en medio de una trifulca en el Instituto Electoral del Estado de Sinaloa (IEES) le ganó el jalón a la magistrada Lucila Ayala. Acusaron de imposición y la guerra al interior del partido de la maestra Elba Esther Gordillo comenzó antes de tiempo.

La otra candidatura es la de Ricardo Arnulfo Mendoza Sauceda. Primer la buscó por la vía independiente, luego por Morena y finalmente se adhiere al proyecto del PES, partido que perdió el registro y lo recuperó para este proceso.

Al margen de las coaliciones y los partidos, el común denominador de la gran mayoría de los candidatos y las candidatas es su relación con el PRI, la cantera de los candidatos.

Artículo publicado el 04 de abril de 2021 en la edición 949 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 964
18 de julio del 2021
GALERÍA
Abanderados de México y apertura de juegos Olímpicos Tokio 2020 sin público
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.