abril 14, 2021 8:38 PM

El silencio y la pesadumbre en la CdMx; en semáforo naranja luce desolada

CALLE MADERO. Se esfumó el bullicio.

A casi seis meses de las medidas sanitarias por la pandemia de Covid-19, las calles del centro histórico de Ciudad de México lucen desoladas, con muchos de los negocios aún cerrados, y un semáforo naranja que se niega a pasar a amarillo, pero que se resiste a regresar a rojo.

Juan Antemio Cruz, quien tiene una carreta donde ofrece banderas, muñecos y recuerdos relacionados con los festejos del 16 de septiembre, asegura que la situación es mala, porque desde que inicio la pandemia la gente cada vez va menos al centro, lo que el traduce en menos ventas para su negocio.

“El año pasado había cuatro veces más gente, y eso era también más ventas, y este año no ha sido así, porque si el pasado por ejemplo vendía 100 banderitas, ahora vendo 10”, dijo el comerciante mientras infructuosamente esperaba clientes.

La situación es igual de mala para don Eulalio Ruiz, de oficio organillero, quien apenas saca 100 pesos por estar reproduciendo música en su instrumento musical.

“Cuando empezó la pandemia, la gente cooperaba; ahora no sólo viene menos gente al centro histórico, sino que ya no cooperan… supongo que porque ya no tienen dinero”, dijo don Eulalio, quien se instala su órgano musical frente a palacio de Bellas Artes.

En un recorrido hecho por Ríodoce en la Alameda, el centro histórico, Palacio Nacional y Eje Central, pudo constatarse la gran soledad que acompaña las avenidas: ausencia de gente, negocios, tiendas y museos cerrados mientras comisionistas de venta de lentes tratan de convencer a los pocos visitantes que deambulan en el centro a que se hagan exámenes de la vista, o al menos compren unos buenos lentes.

Pero es inútil, porque la avenida Madero, una calle exclusiva para uso peatonal, vive una soledad inusual, pues cuando era normal verla atiborrada de personas y turistas que iban a admirar la arquitectura del centro histórico de la ciudad, hoy apenas puede verse gente transitando por sus calles y avenidas, aún cuando el municipio se encuentra en semáforo naranja.

ORGANILLERO EN CDMX. Tonadas tristes.

Ciertamente el 95 por ciento de la gente que se atreve a caminar por las calles de la ciudad usa cubreboca para protegerse del virus, la mayoría no lo usa correctamente, pues lo usa por encima de la boca pero descubriendo fosas nasales, lo que ha influido para que los números de contagios no bajen, y se continué en semáforo naranja.

“No ha habido una reducción como hubiéramos esperado, aunque sí ha habido una constante en las últimas semanas con una ligera disminución al número de casos”, dijo la Jefa de Gobierno Cladia Sheinbaum, en su conferencia diaria del viernes pasado.

Según los indicadores que lleva el equipo de trabajo epidemiológico de Sheinbaum, hasta el viernes de la semana pasada había más de 3 mil 763 personas hospitalizadas en la zona Metropolitana del Valle de México, muy por debajo de las 14 mil 500 personas hospitalizadas en promedio diario que había en julio, incluso por debajo de las 7 mil 500 hospitalizadas que se contabilizaron en agosto.

Eso habría influido para que los restauranteros del centro histórico extendieran su horario de servicio hasta las 11:00 de la noche, mientras que tiendas departamentales y centros comerciales podrán laborar hasta las 6:30 de la tarde.

No obstante, el aforo para todo negocio, sea restaurante o cualquier otra tienda de servicio se mantendrá al 30 por ciento de su capacidad.

Esa medida sin embargo, no habría aplicado en la Plaza de la Tecnología, sobre Lázaro Cárdenas, en Eje Central, donde pudo constatarse una impresionante mole de gente que iba a comprar refacciones para sus teléfonos celulares y artículos de computación, sin guardar en ningún momento la sana distancia.

“Yo creo que se conglomeró la gente porque tenían meses que no abrían muchos de estos negocios, y los teléfonos celulares son artículos de primera necesidad”, opinó un comerciante.

De acuerdo a autoridades de la ciudad, esperan que la semana del 13 de septiembre, el semáforo por fin cambie a amarillo, y puedan reabrirse parques, gimnasios, y otros establecimientos que actualmente se mantienen cerrados por la pandemia.

Artículo publicado el 06 de septiembre de 2020 en la edición 919 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 950
11 de abril del 2021
GALERÍA
Estallan protestas en EU por muerte de afroamericano
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos