abril 15, 2021 10:54 AM

La segunda ola de la pandemia; en México a la baja y en Europa repunta

EUROPA. El segundo manotazo del virus.

Mientras en México la pandemia de Covid-19 comienza apenas a descender, en Europa y Asia se vive una anticipada segunda ola de contagios, la cual se había previsto para septiembre u octubre.

Lea: Los vaivenes de la inmunidad: personas recuperadas siguen saliendo positivas a Covid-19 https://bit.ly/2Et3lFV

Los rebrotes comenzaron casi a la par de la reapertura de actividades económicas y recreativas, el relajamiento de las medidas preventivas y un paulatino desconfinamiento de la población, principalmente en España, Francia, Italia, Alemania y Reino Unido, países que junto a otros de Europa fueron considerados por la Organización Mundial de la Salud como el nuevo “centro de la pandemia” a mediados de marzo, luego que ese lugar fuera ocupado durante enero y febrero por China.

En marzo la peor epidemia de la era moderna había dejado más de 132 mil personas enfermas y 5 mil más fallecidas en 123 países. Para finales de abril la cifra de muertes aumentó a más de 160 mil y los casos superaron los 2 millones. En América los casos se concentraban principalmente en Estados Unidos, Brasil, Perú y Chile.

Para principios de mayo los contagios y fallecimientos comenzaron a reducirse en los países europeos, lo que dio paso a una paulatina reactivación de las actividades recreativas, el turismo; se abrieron bares, se permitieron reuniones sociales y eventos, mientras en México y América la epidemia apenas comenzaba a repuntar.

 

Los rebrotes

En España la epidemia alcanzó un punto máximo a mediados de marzo, por lo que las autoridades sanitarias suspendieron las actividades no esenciales y la población fue confinada a sus hogares durante 50 días.

A principios de mayo, los casos y decesos de Covid-19, que en los meses previos colapsaron hospitales y cementerios, comenzaron un proceso de desaceleración. Para principios de junio en España más de 27 mil personas habían fallecido por la infección y más de 240 mil se habían contagiado, pero los casos diarios seguían reduciéndose.

Con la desescalada de contagios, el gobierno español proyectó una reapertura gradual de actividades y desconfinamiento por provincias. Madrid y Cataluña, las regiones más afectadas, serían las últimas.  El 21 de junio se puso fin al estado de alarma decretado el 14 de marzo, con lo que se permitió a los españoles desplazarse libremente por el país.

Un mes después, los rebrotes en distintas ciudades se habían multiplicado. En Barcelona, Zaragoza y Madrid hubo un aumento de nuevos casos. Brotes en equipos de futbol, y principalmente en jóvenes despertó alarma. Las grandes ciudades comenzaron el cierre de clubes, bares y discotecas.

Los nuevos casos comenzaron a contabilizarse por miles nuevamente. Para el viernes 21 de agosto, la cifra de nuevos contagios llegó a más de 8 mil, de los cuales más de 3 mil 600 ocurrieron en las últimas 24 horas y los fallecidos sumaron 25. En total hasta ese momento España tenía una cifra de 386 mil personas contagiadas y más de 28 mil fallecidas por la infección.

Ante los rebrotes en España, otros países europeos impusieron restricciones a los viajeros procedentes de ese país.

“Estamos en la segunda ola y la vacuna no acabará con el problema…  la diferencia con la primera es que estamos mejor preparados”, afirmó a medios españoles Juan Gestal, profesor emérito de Salud Pública y Medicina Preventiva de España.

En Italia se decretó el estado de alarma anticipado por la epidemia el 31 de enero y el 9 de marzo inició el confinamiento que se prolongó 55 días. Para principios de junio cuando los contagios diarios se habían reducido, ya habían muerto más de 33 mil personas y más de 233 mil italianos dieron positivo al Covid-19.

Con la reducción de casos, durante mayo se reactivaron actividades y se levantaron restricciones y para el 3 de junio Italia reabrió sus fronteras. El 31 de junio se levantó el estado de emergencia, pero hubo un nuevo repunte a finales de julio al contabilizarse más de 50 en un solo día. Entonces playas, bares y cafés repletos de visitantes llenaban los medios.

MÉXICO. Empezar a respirar.

Los contagios también se daban en personas que regresaban de otros países, por lo que el gobierno italiano comenzó a implementar cordones sanitarios y cerró sus puertas a viajeros de Kosovo, Serbia, Montenegro, Bosnia, Macedonia del Norte y Moldavia. Las medidas restrictivas comenzaron a implementarse nuevamente en el país.

El viernes 21 de agosto Italia registró la mayor cifra de contagios en los últimos seis meses de la pandemia al contabilizar 947 casos positivos en 24 horas. Actualmente la cifra de infectados es de más de 257 mil y más de 35 mil muertos.

El 5 de junio, Jean-François Delfraissy, presidente del comité científico que asesora al gobierno francés, aseguró que la epidemia de Covid-19 en Francia estaba “bajo control”. En ese entonces, los casos se contabilizaban en un millar diario, mientras que a principios de marzo, en el momento cumbre de la pandemia, llegaban a los 80 mil.

El 24 de marzo el gobierno declaró el “estado de emergencia sanitaria” debido al incremento de infectados, una semana antes habían iniciado las medidas de confinamiento. Para entonces habían muerto 860 personas. Se implementaron medidas para limitar el desplazamiento, reuniones y actividades no esenciales, con la aplicación de multas económicas y penales.

El 11 de mayo, después de semanas de reducción en los contagios, el país comenzó a levantar las restricciones de manera paulatina de acuerdo a un semáforo de dos colores: verde y rojo. Cafés, tiendas y escuelas abrieron sus puertas en algunas zonas, igual que algunas escuelas. Entonces la cifra de casos ascendía a más de 170 mil y las muertes a más de 25 mil.

Con la reapertura comenzaron también los rebrotes, sobre todo en las grandes ciudades. París fue declarada a finales de julio “zona roja” debido al alto riesgo de transmisión durante los 15 días previos y se implementaron nuevamente restricciones de movilidad de personas, vehículos y transporte público y el cierre de establecimientos.

En agosto se presentaron las cifras diarias más altas desde abril. Hasta el viernes el número de contagiados fue de 234 mil y los decesos superaban los 30 mil. Hasta ese momento las autoridades de Salud habían detectado 283 focos activos.

En Alemania a mediados de marzo, cuando los casos iban en aumento se declaró “un brote epidémico de importancia nacional” y posteriormente las ciudades comenzaron a declarar estados de emergencia, con lo que iniciaron confinamientos, cierre de escuelas, bares, restaurantes, se limitaron las reuniones de personas y se detuvieron actividades no esenciales. En el país había más de 4 mil 800 contagios y al menos 12 fallecidos.

El 20 de abril cuando la tasa de nuevos casos se redujo, comenzaron a relajarse las medidas de confinamiento, se permitió la apertura de negocios en algunas ciudades. La cifra de contagios entonces era de más de 158 mil y las muertes superaban las 6 mil. En ese entonces los casos diarios oscilaban en los mil contra los 6 mil que registraban en los momentos más críticos de la pandemia.

Para el mes de junio los brotes fueron más numerosos. En una fábrica procesadora de carne más de mil 550 empleados dieron positivo a Covid-19. En agosto la cifra de contagios superaba los 227 mil y las muertes sumaban más de 9 mil.

El Gobierno de Angela Merkel reconoció entonces que los datos eran “preocupantes” y llamó a la cautela de la población, especialmente a los jóvenes.

Con 6 mil 700 personas infectadas y 330 fallecidas por coronavirus, el 23 de marzo el Reino Unido declaró el estado de “emergencia nacional”. La medida dictada inicialmente por tres semanas establecía el confinamiento de la población, la cual sólo podía salir a comprar medicinas, alimentos, hacer ejercicios y trabajar.  Los comercios no esenciales fueron cerrados.

En mayo la ola de contagios comenzó a reducirse, por lo que a principios de junio inició la primera fase de desconfinamiento en Inglaterra, pero a finales de julio el Primer Ministro Boris Johnson anunció que aplazaría la segunda fase de desescalada en Inglaterra hasta mediados de agosto debido al repunte de casos. Para el 21 de agosto el país suma más de 323 mil y más de 41 mil muertes.

Otros países que han tenido repuntes una vez que se relajaron las medidas restrictivas y de confinamiento son Corea del Sur, Nueva Zelanda, Bélgica y otros países europeos y asiáticos.

Contrario a esa segunda ola de contagios que padece Europa y que los especialistas atribuyen a la relajación de medidas de distanciamiento social, principalmente entre jóvenes, en México no ha cesado la primera ola. Hasta el momento en el país más de 60 mil personas han fallecido por la infección y más de 543 mil han dado positivo.

A casi tres meses de la llamada “nueva normalidad” en el país la pandemia muestra distintos escenarios, y mientras los estados que iniciaron primero con los contagios como Sinaloa, Baja California, la Ciudad de México, EdoMex y Tabasco reflejan una tendencia a la baja, otras entidades como Baja California Sur, Coahuila, Colima, hoy se encuentran en su punto más álgido de la epidemia activa.

Artículo publicado el 23 de agosto de 2020 en la edición 917 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 950
11 de abril del 2021
GALERÍA
Estallan protestas en EU por muerte de afroamericano
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos