junio 14, 2021 3:27 PM

Sinaloa en números rojos; se incrementan los riesgos de contagio con la reapertura

culiacan

En el primer día de la “nueva normalidad” Sinaloa registró 81 casos de Covid-19. La cifra parecía prometedora para el retorno a las actividades a partir del primer día de junio. La pandemia parecía haber cursado sus peores días a mediados de mayo.

Lea: México entre los 20 países con la pandemia más mortífera https://bit.ly/3iBYvpi

Y mientras que el estado se alistaba para reactivar la vida cotidiana con su nueva normalidad, junio dejaría en promedio una estela de 175 casos diarios además de 27.6 muertes reportadas, y un crecimiento de camas habilitadas para pacientes por el virus SARS-CoV-2 de 724 a mil 317. Pero en Sinaloa se anunció la reapertura.

El regreso del turismo local a Mazatlán, en Culiacán espacios públicos reabiertos, así como plazas comerciales como Fórum; en Ahome la reactivación del Maviri y en Navolato la apertura de playas, se anunciaron casi al mismo tiempo en que el estado superaba los 8 mil pacientes de Covid-19 y más de mil 300 muertes.

Pero lo que no ha incrementado ha sido el llamado ejército blanco. Los trabajadores de la salud que operan los centros médicos dedicados a tratar pacientes del virus acusan bajas por contagios, jornadas extenuantes por la falta de personal y en el peor de los casos, decesos.

Junio dejó un saldo muy alto para el estado con 5 mil 253 casos durante ese mes, más del 63 por ciento del total durante los más de 120 días de pandemia hasta entonces.

 

La escalada del virus

El antecedente es el promedio de 70 casos diarios durante ese mes de mayo. Y la cifra del primero de junio no parecía muy grande, sin embargo, al día siguiente esta escaló a 122, y al siguiente a 220, y al siguiente 286 hasta que un día se reportaron más de 600 en un solo día. A partir de ahí todo fue en incremento.

En Sinaloa el promedio de casos no superaba los 32.7 reportados diario antes del inicio de junio, sin embargo ese mes tuvo tres días de “récord” en contagios, un par de 96 y uno de 110 contagios nuevos reportados en un día.

Pero al término de junio, el promedio de casos diarios de Covid-19 registrados en Sinaloa aumentó a 68.90 nuevos pacientes cada día, un incremento de más del 100 por ciento en apenas 30 días.

 

La fase tres

Como parte de los protocolos ante el inicio de la etapa tres de la pandemia en el estado, el comercio se vio detenido prácticamente. La necesidad de disminuir la movilidad iba de la mano con la prevención de los contagios.

El 17 de abril el secretario de Salud, Efrén Encinas Torres, confirmaba la inminente entrada a la fase tres de
la pandemia en Sinaloa. “Es notorio que nuestro país va rápidamente a una etapa a la que pudiéramos llegar a la fase tres, que podría generalizar los contagios”, explicó durante su informe.

Unos días más tarde esta fase llegó. El confinamiento no era opción sino necesidad. Los casos rastreados de gente que asistió a Altata, en Navolato a mediados de marzo comenzaban a ser menos pero el contagio ya comunitario comenzaba a reproducirse en todo el estado.

Aun con todo y la fase tres, en Sinaloa no se superaban los 50 casos diarios de Covid-19 en abril y ese mes cerró con
869 pacientes acumulados desde el 28 de febrero. Mayo, ya entrada la fase tres, incrementó esa cifra a 2 mil 174 pacientes durante ese mes, y junio, el primero de la nueva normalidad, a más de 5 mil 200.

Por otra parte, la capacidad de camas también fue en crecimiento. Durante abril el 72 por ciento de los casos eran tratados de manera ambulatoria, es decir, pacientes que no requirieron hospitalización, mientras que el 7.2 por ciento sí requirió intervención en un nosocomio.

En mayo los casos ambulatorios descendieron al 60.3 por ciento y los hospitalizados aumentaron al 39.7, y para el
día último de junio los pacientes ambulatorios se volvió a incrementar al 65.1 por ciento y los hospitalizados se bajaron a un 34.9 por ciento.

 

El equipo médico, el más golpeado

Las protestas se generalizaron desde abril. Decenas de trabajadores de la salud tanto del estado como del IMSS y del ISSSTE constantemente han acusado desabasto en equipo de protección y medidas de seguridad muy débiles. Esto, un mes más tarde, se tradujo en contagios.

El corte del 31 de mayo del comunicado técnico de la Secretaría de Salud revela que 873 trabajadores de la salud habían contraído el virus SARS-CoV-2 como parte de sus labores al interior de hospitales y 11 vidas cobradas.

La cifra crece notablemente en el corte del día último de junio. Ahí aparecen 2 mil 002 trabajadores de la salud contagiados.

Es decir, en ese mes hubo mil 129 contagios entre integrantes del llamado “ejército blanco”. Además, cuatro trabajadores más fallecieron durante ese mes.

Y después de la estela de contagios que junio dejó, el aumento de camas para pacientes de Covid-19 y las extenuantes
jornadas que los trabajadores de la salud que laboran en la pandemia, Sinaloa abre el segundo mes de la “nueva normalidad” en plena escalada del virus.

Artículo publicado el 05 de julio de 2020 en la edición 910 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 959
13 de junio del 2021
GALERÍA
En constante monitoreo manada de elefantes que comenzó su viaje hacia el norte de China hace más de un año
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.