abril 23, 2021 7:58 AM

Pandemia de Covid-19 provocará más hambre en México: Coneval

pobreza

El aumento de personas que padecen hambre, será el factor más tangible de la recesión económica causada por la pandemia de Covid-19 y se verá reflejada en la población más pobre de México, indicó el secretario general del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), José Nabor Cruz.

Los efectos, serán igual o peores que la crisis de 2008-2009, cuando tres millones de mexicanos cayeron en pobreza, sostuvo, de acuerdo con una entrevista hecha por Eje Central.

“Si hacemos la analogía con la crisis de 2008-2009, la única carencia que aumentó en ese momento fue la carencia alimentaria; podríamos de nueva cuenta tener la expectativa, al día de hoy, de que si no hay una rápida recuperación económica podría verse reflejado en un mayor número de personas con carencia alimentaria”, advirtió Cruz.

“En 2008, había 37.2 millones de mexicanos en pobreza moderada (33.2 por ciento de la población) y 12.3 millones en miseria extrema (11 por ciento de la población). Dos años después, cuando ya se pudo medir el impacto de la crisis, la pobreza moderada había aumentado a 39.8 millones (2.6 millones adicionales) y a 13 millones de pobres extremos (700 mil personas más), lo que equivale a 3.3 millones de personas que se sumaron al grupo de mexicanos con carencias e ingresos inferiores a la línea de bienestar.

Respecto a quienes padecen hambre, en 2008 había 24.3 millones de mexicanos sin acceso a una alimentación sana y suficiente; para 2010 ya eran 28.4 millones de individuos; es decir, la recesión provocó que 4.1 millones adicionales dejaran de comer tres veces al día.

Protección social
“Vemos claramente algunos mecanismos de transmisión que pueden tener un impacto igual o mayor a las dos grandes crisis que previamente sufrió nuestro país: la de 94-95 y la de 2008-2009”, reconoció José Nabor Cruz al comparar el efecto que tendrá próximamente el parón económico a causa del nuevo coronavirus.

“Sin duda, el primer mecanismo de afectación es el ingreso laboral de los hogares, por lo que, en un segundo momento, la carencia que tendrá el mayor porcentaje de la población es el de protección social, dada la pérdida de empleos en el sector formal”, detalló el encargado de medir la pobreza en el país, en alusión a los mexicanos que dejarán de contar con IMSS, ISSSTE o algún otro sistema de seguridad social.

Esta misma semana, Coneval emitirá un informe sobre el impacto de la pandemia de Covid-19 en el combate a la pobreza; también emitirá un análisis sobre la eficacia de los programas sociales del gobierno federal.

¿Qué tan adecuadas son las medidas tomadas por el gobierno federal para evitar que crezca la pobreza en México a consecuencia de la crisis sanitaria?

—Las políticas de bienestar han dado la posibilidad de adelantar algunas transferencias monetarias, creo que eso puede proveer de certidumbre a los hogares de menores ingresos en lo que dura este patrón económico.

“En el promedio de los hogares, las transferencias monetarias no representan más allá del 5% de los ingresos, pero cuando nos localizamos en los hogares más pobres, las transferencias sí representan un 30 o hasta 40% de los ingresos. Entonces adelantar esas transferencias dará certidumbre a muchos ingresos de escasos recursos”.

Una de las medidas que ayudará a amortiguar los efectos adversos de la pandemia, añadió José Nabor Cruz, es el otorgamiento de tres millones de créditos, aunque admitió que esa certidumbre depende también de que se mantenga el flujo de remesas que envían los mexicanos radicados en el extranjero y de la velocidad con que se recupere la economía.

Clases medias, en riesgo

“Lo que sí podemos detectar en este momento, al comparar lo ocurrido en 2008-2009, es que sí hubo un incremento de pobreza en general, pero en los dos grupos de análisis —pobreza extrema y pobreza moderada— el mayor aumento fue en pobreza moderada”, explicó, lo que significa que personas que estaban en la clase media-baja, tendrán problemas para conservar su nivel de vida.

“Lo que ocurrió en ese momento, y seguramente lo que va a ocurrir en la actualidad a causa de la pandemia, es que el porcentaje de pobreza extrema, dado este flujo constante y continuo de transferencias monetarias, de alguna manera va a permitir aminorar algún incremento; pero lo que sí va a aumentar es el porcentaje de pobres moderados, aquellos que tienen una, dos o tres de las seis carencias sociales, y quienes tienen un ingreso inferior al valor monetario de la canasta básica”, reconoció el funcionario.

¿En esta nueva coyuntura, algunos de los programas sociales del actual gobierno se vuelven más pertinentes que otros?

—Todos son muy pertinentes. Hay alrededor de ocho mil programas sociales a nivel federal, estatal y municipal. Aquí la clave es reforzar la coordinación de los programas en los tres niveles de gobierno.

¿Algún estado le preocupa de manera especial en estos momentos?

—Desafortunadamente los datos siempre han sido consistentes y los estados que más preocupan son los del sur del país. Chiapas, Guerrero, Oaxaca y Veracruz son los estados que concentran el mayor número de pobreza, muy por arriba del promedio nacional. Son los que tienen mayor presencia de trabajo informal y con ingresos por debajo de la canasta básica.

“Chiapas y Guerrero pudieran ser estados que si no refuerzan su esquema de política social y bienestar podrían aumentar los niveles de pobreza”.

¿Las obras en el sureste podrían ayudar a aminorar el crecimiento de la pobreza?

—Pueden ayudar, pero al final del día son obras que ahora mismo no comienzan, como es el Tren Maya, o que apenas comienzan, como es la refinería de Dos Bocas. Creo que uno de los factores de crecimiento que sí pueden influir para evitar el aumento de la pobreza en los estados del sur del país, como Quintana Roo, Chiapas y Oaxaca, es el tema turístico. Entonces, más allá de que esas obras estén en sus fases iniciales, la clave va a ser la recuperación económica a través del sector turismo.

¿Alcanzará el sexenio para regresar a los números de pobres que teníamos antes de la pandemia?

—Todo va a depender de las condiciones tanto internas como de las condiciones externas. Europa se tardó cinco o seis años en recuperarse de la crisis de 2008-2009. China al parecer se contrajo mucho en el primer trimestre de este año y continuamos con la crisis de los precios del petróleo. Entonces es muy complicado tener un pronóstico por toda la incertidumbre y las variables de corto plazo.

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 951
18 de abril del 2021
GALERÍA
Estallan protestas en EU por muerte de afroamericano
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos