junio 14, 2021 3:24 PM

Manuel viajó de Culiacán a EU buscando el ‘sueño americano’; debido a la pandemia hoy vive una pesadilla

Ohio

Un día decidió hacer sus maletas. Con 45 años y la poca oferta de trabajo, Manuel emigró a Estados Unidos para buscar el “sueño americano”.  No tuvo de otra. Viajó más de 2 mil 300 kilómetros al estado de Ohio y ahí comenzó a laborar en un restaurante de comida mexicana.

Lea: El drama de los sinaloenses indocumentados en EU en medio de la pandemia https://bit.ly/2VRDvQK

Manuel nació en Culiacán y durante más de 15 años sostuvo una empresa proveedora de servicios, la cual tuvo que cerrar. Las pocas oportunidades de trabajo le despertaron la idea de buscar un nuevo sueño, ahora del otro lado de la frontera norte, pero al cabo de casi un año fuera, se volvió una pesadilla.

“Lo que me orilló a venir fue lo que a todos, las deudas y en mi caso fue a causa de que perdí mi negocio, prestaba servicios a una cadena de supermercados y a muchos nos quedó debiendo”, explicó.

Poco antes del cierre de su empresa tuvo que hacer frente a la enfermedad de su hijo menor y tiempo después a una condición delicada de su esposa. Las deudas fueron creciendo y las ofertas de empleo en sentido contrario. Gastos incrementándose por todos lados.

Lleva siete meses como inmigrante. Atravesó la frontera de manera legal pero al convertirse en trabajador sin el respectivo permiso, su situación pasó a ser la de un ilegal, y así ha tenido que permanecer durante todo ese tiempo.

“Yo pasé con mi visa de turista y no puedes trabajar con una visa de esas, la única ganancia es que mi cruce fue derecho pero siendo realista estoy de ilegal igual que muchos, y así es la situación, tengo amigos americanos que me han invitado a trabajar por un salario mejor pero no puedo aceptar por mi situación de ilegal”, explica.

“Sin papeles… tengo que trabajar con una mica chueca y ahí es donde se torna difícil, y como no tengo papeles no puedo alegar que me paguen, y ni modo, ahorita hay que aguantar la situación, no hay más”, añade.

Pero la jornada tuvo que ser interrumpida por la epidemia que rápidamente se extendió por la unión americana. La cuarentena se volvió obligatoria, y con ello su fuente de ingresos cortada. El salario de 500 dólares semanales quedó suspendido.

Su contribución al sustento de su familia también detenida. En Culiacán, su esposa y dos hijos resguardados en su casa a miles de kilómetros no pueden contar con el poco dinero que Manuel les envía cada mes.

“No estamos haciendo nada, estamos sobreviviendo. Lo que nos dicen es quedarnos en casa, tomar precauciones porque para nosotros es difícil, para nosotros sin seguro social, sin prestaciones de un migrante legal, se torna más difícil porque cualquier enfermedad que nos pegue tenemos que atendernos por nuestra propia cuenta y los servicios médicos aquí es muy caro”.

DEBIDO A LA pandemia, Manuel ya no pudo continuar laborando en el restaurante.

Los días en que acudía a su centro de trabajo tuvieron que detenerse. Ahora el encierro involuntario y la incertidumbre. Enfermarse no es una opción para él. Sin acceso a servicios médicos gratuitos y su condición de inmigrante ilegal, vuelve delicada su situación.

Uno de los casos positivos registrados en el estado obedece a un caso similar. Un hombre originario de Los Mochis tuvo que regresar de Estados Unidos debido a que fue diagnosticado con Covid-19, atravesando todo el estado de Sonora para ser atendido en su ciudad de origen.

Ahí fue supervisado por personal de la Secretaría de Salud y finalmente dado de alta sin mayores complicaciones.
Esta situación causó alarma entre autoridades. En el caso de Culiacán, el alcalde Jesús Estrada Ferreiro prevé un retorno masivo de paisanos por lo que extendió la recomendación a tomar precauciones. Sin embargo el flujo es masivo.

Por otra parte, el secretario de Salud, Efrén Encinas Torres, señaló que la dependencia trabaja en coordinación con el Instituto Nacional de Migración para supervisar ese tipo de casos, en conjunto con la Comisión Estatal para la Protección de Riesgos Sanitarios.

California, uno de los estados norteamericanos con mayor flujo de migrantes mexicanos y sinaloenses, es una de las entidades con mayores casos de coronavirus.

Y la expectativa es que con el paso de las semanas, más migrantes tengan que regresar. Y no solamente sinaloenses sino de estados del sur del país y muchos tendrían que atravesar el territorio de este estado.

Pero ese lujo no está al alcance de Manuel. El viaje de Ohio a Sinaloa no es tan simple. Situado al noreste de la unión americana, el sitio ha registrado más de 13 mil 700 casos reportados y 557 muertes, lo que vuelve todo más complejo.

Y al margen de cifras y expectativas, el sueño de Manuel se tornó una pesadilla. Ahora es la incertidumbre. No poder trabajar, no poder regresar y mucho menos pensar en enfermar.

“Aquí no sabemos cuál vaya a ser la situación, si nos van a dar chance porque está fuerte la situación, mucha gente me pregunta si me voy a devolver a México pero a qué me devuelvo si mi situación no va a cambiar. Ya tengo 45 años y no hay trabajo, la situación está muy difícil”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 959
13 de junio del 2021
GALERÍA
En constante monitoreo manada de elefantes que comenzó su viaje hacia el norte de China hace más de un año
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.