abril 20, 2021 10:47 AM

El efecto Covid19 en Mazatlán

IMG_20200319_133243-1

Las calles, restaurantes y playas que tradicionalmente se empiezan a ver abarrotados con la presencia de turistas, lucen como un día cualquiera y no la víspera de Semana Santa.

Ausente está el olor a bronceador, Pulmomías paseando a turistas con música a todo volumen, los músicos tocando a la orilla de la playa y decenas de chiquillos correteando entre las olas.

La relativa tranquilidad que se vive en la zona turística del puerto solo se ve alterada por la maquinaria que trabaja en la rehabilitación de la avenida Camarón Sábalo.

Las filas afuera de algunos bancos dan cuenta de las medidas preventivas que estás instituciones aplica para evitar el contagio.

Algunos restaurantes que normalmente están llenos y hacen necesaria la espera para un lugar, lucen cómodamente a medio llenar.

Se nota la ausencia de paseantes.

Son los trabajadores de los hoteles, restaurantes y otros prestadores de servicios los que, todavía, mantienen con vida el corazón de la Zona Dorada.

Sobre la avenida Playas Gaviotas este medio día llegaron dos autobuses con turistas a un hotel.

La movilización en el restaurante y el lobby parecía de fiesta, pero no así en los locales comerciales que se mantienen la espera de clientes.

En la playa se observan a algunas familias disfrutando del clima, pero en algunos tramos hay más vendedores que bañistas.

Los vendedores de paseos por la bahía muestran las fotos de los paquetes. Incluye comida, bebidas y un paseo que promete ser fascinante, pero faltan clientes.

Aseguran que no hay ninguna restricción para continuar con los paseos, lo que contradice las sugerencias que las autoridades sanitarias hacen respecto a evitar el contacto entre grupos de personas.

Mientras tanto, en el malecón se pulsa el descenso del aforo vehicular pues la ausencia de escolares también a se suma a la fluidez con la que circulan los vehículos.

El Acuario luce dos lonas en las que se avisa a los visitantes que este centro recreativo toma medidas preventivas, mientras que adentro con escaso público el espectáculo que ofrecen los trabajadores con aves se distingue por el uso de cubrebocas entre los colaboradores de la paramunicipal.

La ausencia de cruceros turísticos se resintió.

Caminar por el Centro Histórico y el Mercado Municipal Pino Suárez sin el atropellado ir y venir de los extranjeros y sus guías se notó.

Los pasillos del mercado dieron paso a los locales mientras los vendedores que identifican entre locales y turistas se limitan a acomodar la mercancía.

“La gente se está guardando”, comenta una vendedora que no pierde la esperanza de que la contingencia sanitaria pase pronto y las ventas se reactiven.

“Antes de que nos despidan, oiga”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 951
18 de abril del 2021
GALERÍA
Estallan protestas en EU por muerte de afroamericano
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos