viernes, septiembre 24, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad
  LO ÚLTIMO

En la bancarrota las juntas de agua potable de Sinaloa

juntas de agua

Un informe demoledor de CEAPAS sobre estados financieros de las juntas

 

Las juntas de agua potable en Sinaloa operan en números rojos. La complicada situación económica carcome la eficiencia en la operación de los organismos municipales. Ninguno se salva.

Lea: Va Morena por restituir a juntas de agua facultad para realizar obras https://bit.ly/2vMJhdE

Los datos publicados en la página de Transparencia de la Comisión Estatal de Agua Potable y Alcantarillado de Sinaloa (CEAPAS) muestran el desolador escenario de los números de las juntas de agua de los 18 municipios.

La estadística de la operación física y comercial revela la deficiencia en su operación. En promedio del agua producida apenas se factura el 56 por ciento, el resto se pierde en fugas, tomas clandestinas y uso irracional de usuarios de cota fija.

En los peores escenarios, más bajos que el promedio estatal, se encuentran las juntas de agua potable de Concordia y Badiraguato que apenas factura el 40 por ciento.

Del agua facturada, el 80 por ciento de los usuarios la pagan, el resto se acumula en cuentas por cobrar para engrosar la cartera vencida.

En la cobranza efectiva por el servicio, también los municipios de Concordia y Badiraguato tienen el más bajo nivel. El primero logra el pago del 73 por ciento, mientras que el segundo apenas llega al 50 por ciento.

Ninguna junta de agua potable llega a un nivel de cien por ciento en la eficiencia de su cobranza. Los mejores niveles son los de Culiacán con el 71 de su producción facturada, y una eficiencia de cobranza del 96 por ciento.

Los números de CEAPAS muestran que del agua que producen las paramunicipales en Sinaloa solamente se cobra el 44 por ciento en promedio.

Pese al bajo nivel de cobranza de las juntas de agua en comparación con el volumen de agua producida, la Comisión de Hacienda del Congreso del Estado acaba de aprobar un dictamen para que los organismos no puedan limitar el servicio a los usuarios domésticos morosos.

La reforma aprobada en la Comisión de Hacienda y que será presentada al Pleno para su discusión y aprobación, pretende reformar la Ley de Agua Potable y Alcantarillado de Sinaloa, basada en el hecho de que el servicio de agua potable es un derecho humano fundamental estrechamente relacionado con otros derechos como la protección a la salud, a contar con una vivienda digna y decorosa, disfrutar un medio ambiente sano, entre otros.

El contenido de la reforma no eximirá a los deudores morosos de la penalización de multas y recargos por la falta de pago por el servicio de agua potable.

La crisis financiera de las juntas de agua potable se puede entender fácilmente cuando se revisa las tarifas que se cobran. En los 18 municipios las tarifas no alcanzan a cubrir el costo producción del metro cúbico.

Los datos de la CEAPAS indican que en promedio el costo de producción es de 5.60 por metro cúbico, pero la tarifa que se cobra al usuario doméstico es de apenas 3.85 pesos.

Ningún municipio iguala el costo de producción del agua con la tarifa de uso doméstico que cobra a sus usuarios.  Ello evidentemente provoca que cada mes se tenga una operación deficitaria de los organismos.

Las más desiguales diferencias entre el costo de producción y la tarifa están en Badiraguato con un costo de producción de 6.23 pesos y una tarifa de 2 pesos; y en Elota con un costo de 8.06 contra una tarifa de apenas 3.88 pesos.

En el reporte estadístico de CEAPAS, el municipio que tiene el costo de producción más alto es Culiacán con 9.35 pesos por metro cúbico, y tiene también la tarifa de uso doméstico más alta con 7.30 pesos, pero los números muestran también que por cada metro cúbico que produce la Junta de Agua Potable y Alcantarillado de Culiacán (JAPAC), pierde 2.05 pesos.

La forma en que son administradas las juntas de agua en Sinaloa ha convertido a estos organismos municipales en una especie de barril sin fondo que las hunde cada día más en la bancarrota.

La información de CEAPAS sobre el comportamiento de los indicadores más representativos muestran con claridad el escenario. Uno de los indicadores para analizar es el monto que las juntas de agua potable destinan de sus ingresos para el pago de sueldos y prestaciones. El reporte señala que lo recomendable sería gastar el 30 por ciento para este rubro, sin embargo, hay organismos como el de Choix que destina el 152.4 por ciento. El caso de JAPAC en Culiacán es el más saludable en este gasto, al alcanzar el 31.6 por ciento.

Otro gasto que puede ser un indicador de los gastos de las juntas de agua es el referido a lo destinan de sus ingresos para el pago de energía eléctrica. La CEAPAS señala que lo recomendable sería destinar el 15 por ciento de los ingresos para cubrir el pago de este insumo. Sólo dos de los 18 municipios operan dentro del parámetro: Culiacán (9.0) y Ahome (10.8); dos más con cifras ligeramente arriba: Mazatlán (15.2) y Guasave (15.5).

En promedio a nivel estatal, las juntas de agua destinan para el pago de energía eléctrica el 33.7 por ciento. El caso más extremo está en Choix, donde la junta de agua destina el 110.2 por ciento de los ingresos para cubrir este insumo.

Para la CEAPAS el porcentaje de usuarios con medidor instalado permite el uso eficiente del agua y el cobro justo por parte de la juntas. Culiacán lidera con el 98.5 por ciento con usuarios con medidor.

En el nivel más bajo de municipios usuarios domésticos con medidor de agua potable está El Fuerte con apenas el 5.5 por ciento, lo que se traduce en un organismo incosteable para su operación y múltiples deficiencias en su operación.

En el balance entre los gastos totales y los ingresos por servicios, la CEAPAS reporta solo números negros en tres de las 18 juntas: Angostura (15.7), Mazatlán (8.0) y Culiacán(2.9). Son en total 15 las juntas en serios problemas financieros. Los casos más caóticos en números en rojos están: Choix (-342.5), Badiraguato (-331.5) y Cosalá (-84.5).

Los números estadísticos de CEAPAS están reportados al 2018; no se han hecho públicos los del 2019, los cuales puede deducirse no serán más alentadores porque no se han modificado la forma en que se administran las juntas de agua, ni aplicado ningún rescate financiero.

Artículo publicado el 8 de marzo de 2020 en la edición 893 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 973
19 de SEPTIEMBRE del 2021
GALERÍA
Lava de volcán de la Palma incendia varias casas y vehículos
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.