abril 3, 2020 3:52 am

Entre el glamour y la necesidad recorre el Hospital del Pediátrico el director del Insabi

Quirino-Insabi

Una doctora alista una pequeña pancarta afuera del Hospital Pediátrico de Sinaloa (HPS) para mostrarla a Jesús Antonio Ferrer Aguilar, director del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi).

El funcionario atendió la invitación del gobernador Quirino Ordaz Coppel para hacer un recorrido por obras hospitalarias en Sinaloa, uno de ellos el nuevo HPS donde se invierten más de 700 millones de pesos.

Adentro del inmueble el enjarre se aprecia en el edificio que el gobierno estatal levanta. El gobernador se encuentra de frente con el grupo de reporteros y prepara la entrevista con Ferrer Aguilar.

“Qué, de una vez (la entrevista), ¿no? ¿O vienen de paseo?”, señala el gobernador en tono de broma a los reporteros y rápidamente rodean al funcionario federal.

Y la primera pregunta fue sobre su visita, sobre qué trae para Sinaloa el Insabi.

“Vamos a concluir la sobras que desde 2019 se han retomado con el gobierno del estado del gobernador Quirino Ordaz y estamos recorriendo hoy el Hospital General y el Hospital Pediátrico”, explicó ante el cuestionamiento de su visita.

Sin embargo el HPS opera la mayor parte del tiempo en el desabasto tanto médico como de insumos. La más reciente crisis se reanudó en noviembre de 2019 y a la fecha continúa, tanto en el área de atención como en oncología. Y afuera algunos padres de familia daban fe de ello.

Junto al funcionario federal se sumaron al recorrido algunos diputados federales por el PRI, como Alfredo Villegas y Érika Sánchez y otros del gabinete de salud federal. También, el secretario de Obras Públicas, Osbaldo López Angulo y el titular de Salud en Sinaloa, Efrén Encinas Torres, junto a la directora del Pediátrico, Estela Robledo.

La entrevista transcurrió y uno de los reporteros le refirió sobre el desabasto que recae no solamente en el HPS sino en varios hospitales de la entidad.

-Afuera los padres se están manifestando y están pidiendo medicinas, hablan que ni jeringas hay aquí en el Hospital Pediátrico y algunos otros hospitales del estado ¿Qué es lo que viene a traer usted en base a abastecimiento? Porque hablan que las medicinas no llegan, no hay presupuesto.

-Sí hay presupuesto, eso no se puede decir porque de hecho el presupuesto asignado para cada uno de los rubros está; medicamentos en lo que se refiere en lo que haga falta se puede entregar en 24 horas, en 48 horas y máximo si es de algún componente de red en frío 48 horas, serían 72 horas, tres días, pero todos los medicamentos tiene que haber.

-Pero este problema es desde que inició el año y no se ve que se dé solución al problema.

-Pero tendríamos que ver a qué se refiere, exactamente qué medicamento hace falta porque yo te diría no tenemos ninguna cuestión que para nosotros haga falta algún medicamento.

Los padres de familia se refieren a prácticamente todo el medicamento. Afuera, diferentes testimonios revelaron que el desabasto va desde antibióticos a cubrebocas y jeringas.

El recorrido se amplió a las viejas instalaciones del nosocomio. Comenzaron por el área oncológica. Funcionarios, flashes, cámaras y adentro los niños y sus padres esperando por el tratamiento que rara vez tienen disponible. Solamente los trabajadores tanto administrativos como médicos, atendiendo a cómo pueden a los pequeños pacientes.

El funcionario siguió escuchando las especificaciones de la directora del hospital. El número de atenciones, los pacientes que atienden, etcétera. Pero nada concreto sobre dar por terminado el problema del desabasto.

Y a ese problema se le suma el de la formalización y contratación de personal eventual. La misma doctora con la pancarta sigue esperando afuera y una vez culminado el recorrido se acerca al funcionario. Intercambian unas palabras pero nada concreto.
“No, no me dio fecha ni a cuántos nos van a formalizar”, dijo la trabajadora.

Finalmente el recorrido concluye. Afuera padres de familia se arman de valor y lanzan un par de gritos. “Queremos medicinas, queremos medicinas” y rápido el gobernador se acerca. Algo les dice y los gritos cesaron. Se acerca después la directora del Pediátrico y algo comentan.

Una madre de familia no quedó conforme. Despotrica contra la falta de medicamentos. Lamenta que tenga que comprar antibióticos de más de mil pesos. Apenas lleva una semana. Luego un joven trae casi a rastras a una mujer para que hable de su caso. Ella tiene a su bebé de 10 meses internado con un problema intestinal. Lleva cuatro meses ahí y siempre batallando con los medicamentos. Las historias se multiplican.

Pero Ferrer Aguilar se despide. La visita era únicamente un recorrido. Ya lo espera el gobernador en una suburban gris. Se despide y sube. Se dirigen a Guasave a continuar con los recorridos. Allá también hay desabasto y también hay empleados con incertidumbre, pero también se construyen hospitales millonarios.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 896
29 de marzo del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

OPINIÓN DEPORTES

DEPORTES

viral