abril 2, 2020 10:14 pm

Boda de hija del ‘Chapo’ fue pospuesta por el ‘Culiacanazo’

1 ENTRADA NOVIA

Escándalo estilo “farándula buchona”

 

Por aquellos días de octubre de 2019, cuando las fuerzas federales intentaron capturar en Culiacán a Ovidio Guzmán López, hijo del Chapo, estaba programada la boda de su hermana, Grisel.

El llamado “jueves negro”, cuando el ejército del mayor de los Guzmán, Iván Archivaldo, tomó la ciudad y obligó la retirada al Ejército Mexicano, Federales, Guardia Nacional y policías locales, fue el motivo de posponer el enlace matrimonial programado para el sábado 26 de octubre de 2019.

No esperaron mucho, tres meses después, el sábado 25 de enero, se celebró sin contratiempos la boda entre Grisel Guzmán López y Édgar Cázares. Una unión entre familias. Los Guzmán y los Cázares no solo son oriundos del mismo municipio, Badiraguato, sino que han hecho negocios juntos por dos generaciones.

Y han estado unidos en la tragedia: el 8 de mayo de 2008, un hermano de Grisel, Édgar, fue asesinado por un comando junto con dos jóvenes más, uno de ellos Arturo Meza Cázares, hijo de Blanca Margarita Cázares Salazar, la Chiquis, quien está boletinada por el gobierno de los Estados Unidos, acusada de narcotráfico y lavado de dinero.

Apenas estaban en el recalentado de la postboda, el domingo 26 de enero, y empezaron a circular los videos del ingreso de la novia Grisel a la Catedral de Culiacán, los fuegos artificiales, el bailongo, el vals, y fragmentos de las canciones de las estrellas del espectáculo que cantaron para los Cázares-Guzmán.

 

***

La Iglesia de Nuestra Señora del Rosario es la más antigua de Culiacán, su construcción inició a mediados del siglo XIX y duró 13 años. La ciudad fue creciendo alrededor de la plaza, es la referencia para cualquier actividad social o política. Frente al templo cerró campaña López Obrador en 2018, como antes lo habían hecho otros candidatos presidenciales. Si se trata de grandes bodas religiosas, Catedral es el recinto que se elige. Ahí se han casado hijos de gobernadores, también de la crema y nata empresarial de Sinaloa.

La tarde del sábado 25 de enero no fue la excepción. Una larga alfombra —blanca, no roja— atravesaba el pasillo desde el altar de la iglesia hasta la calle, pasando por el pórtico principal, la escalinata, la banqueta y justo en la guarnición de la calle terminaba. O empezaba.

Grisel Guzmán López bajó de una camioneta Mercedes Clase G, blanca también, el mismo modelo y color de la camioneta que estaba estacionada en la cochera de la casa de José Muro Pico #2403, donde intentaron detener a Ovidio Guzmán el 17 de octubre de 2019. Grisel no tocó el piso raso. Desde que descendió del auto solo piso alfombra.

Hay un video justo en su llegada. Ingresa solitaria, con un grueso ramo de flores blancas en su mano izquierda. Hay mirones por todos lados. Transeúntes que se detienen a fisgonear a la novia. Unos hombres de negro radio en mano esperan en la calle la llegada de los automóviles, algunos de ellos se quedarán estacionados en línea amarilla durante toda la ceremonia. Ningún tránsito se acercó a mover a nadie.

La misa se alargó, duró hora y media. El máximo usual es una hora, dijeron sacerdotes entrevistados por Ríodoce. Seguía otra misa, pero fue necesario que el cura siguiente esperara en la Sacristía. Dentro, la homilía fue larga. Muchos consejos a los novios de la vida que viene. Del interior de la iglesia no hay videos ni fotos que se difundieran. Solo la entrada de Grisel a Catedral y de algunos invitados subiendo la escalinata. No más. El personal de intendencia, dos o tres empleados, recibió la instrucción de retirarse.

La reja principal se mantuvo cerrada durante toda la misa. Inusual también. La casa de dios se cerró.

Contiguo al enorme edificio, a un lado del grueso barandal, se colocó la primer tanda de fuegos artificiales. Se rodeó con cinta amarilla, similar a la que se utiliza cuando se delimita la escena de un delito, un amplio rectángulo en la plaza. Desde ahí se lanzaron los cohetes al salir los novios. El estruendo de la pólvora para celebrar.

La logística para la ceremonia fue rigurosamente planeada. Ese mismo sábado se le dio un aviso al sacristán: antes de esa boda se ausentaría, lo mismo para otras dos personas más que apoyan las labores de la parroquia. No era necesaria más explicación, tendrían la tarde libre.

***

Cuando se reabrió la pesada reja ya era de noche. Entró solitaria la novia cuando pardeaba la tarde; salió a oscuras con Édgar Cazares al lado. El cielo iluminado con los cohetes. La fiesta estaba por empezar.

Los videos que circularon en las redes sociales son suficientes para armar una buena parte de la fiesta. Una línea del tiempo desde la llegada de la novia hasta el clímax de la fiesta. Se expone a los novios, a los cantantes, pero cuando se trata de los invitados, asistentes y familiares, el cuidado es extremo. Muy pocos aparecen en las cámaras. Todo está minuciosamente cuidado. Se ventila mucho, pero sin poner en riesgo a nadie.

En Álamo Grande —un residencial amurallado cuyo impulsor, Antonio Sosa Valencia, ha sido ligado al lavado de dinero del narcotráfico por PAN y PRD en diversas coyunturas— todo está dispuesto para la noche de fiesta. El complejo habitacional al poniente de Culiacán, en la rivera derecha del río, tiene un campo de golf a medio terminar. En su acceso se erige una gran escultura en mosaico de un álamo y dentro uno real. Al lado de un lago artificial los novios se dan el beso nupcial. Al fondo las luces enormes de los fuegos artificiales. El estruendo. Los aplausos.

Fotos y videos tuvieron una difusión por dos semanas como una boda real. Medios de Inglaterra y Europa entera, Estados Unidos y América, han replicado en sus portales hasta la saciedad los videos. Inexactitudes en los nombres han proliferado. A Grisel la llama de distintas formas, le mueven los apellidos frecuentemente hasta volverla hermana de Iván Archivaldo y la apellidan Guzmán Salazar —ella es Guzmán López, hija de Griselda López Pérez—, entre otras pifias periodísticas.

El novio luce menos. Discreto. Siempre la noche de la boda es de la novia. Édgar Cázares, saco blanco, solapas y moño negro. Una flor blanca en el ojal. En otro tramo de video luce tieso. Baila el vals, rígido. Incómodo. Inmediatamente después suena la banda sinaloense, la tuba y los clarinetes. Édgar brinca y salta.

Las damas de honor también tiene su tramo de video. Vestidas de verde, strapless, bailan sin parar.

Para que quede claro el programa artístico de la boda se muestran videos de cada estrella. Son Calibre 50, un grupo norteño del conocido movimiento alterado. Julión Álvarez, con todo y su ficha del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos acusado de lavado de dinero del narcotráfico. Y uno de los hijos de Joan Sebastian, José Manuel Figueroa.

Calibre 50 hace unos meses fue el invitado en una campaña contra el abuso del alcohol en Sinaloa. Se dijo que no había cobrado ni un peso. También estuvieron en el festejo de los policías estatales. Eso sí, en ningún caso tocaron corridos del movimiento alterado o narcocorridos. Los títulos de sus corridos son Empecherado y bien camuflajeado, por ejemplo. Pero en la boda se pusieron románticos: “Contigo no le tengo miedo ni a la misma muerte”, canta el vocalista en el video de la boda con el acordeón en el pecho.

Julión Álvarez, boletinado por el Departamento del Tesoro en 2017 y bloqueadas sus cuentas en Estados Unidos además de prohibir hacer negocios con él, fue otro de quienes amenizaron la boda. Él también se puso romántico. Grisel cantó a duo con Julión Álvarez Mi mayor anhelo: “Quiero ser el mayor anhelo de tu alma…”

***

Cuando los videos inundaron las redes sociales empezó el salpicadero. En la mañanera se le preguntó al Presidente López Obrador. “No, no tengo información sobre eso”. La Diócesis de Culiacán, y su obispo Jonás Guerrero: “No me enteré de la boda, hasta el lunes siguiente que alguien me dijo que hubo una boda con muchos recursos en la Catedral”.

Ríodoce obtuvo el testimonio de que el Obispo Jonás Guerrero estuvo enterado con anticipación de la boda que se oficiaría en Catedral. No es inusual que en un templo católico se restrinja el acceso cuando se trata de una boda de personajes célebres, o simplemente de quienes buscan guardar privacidad. Así lo hacen muchos actores o cantantes. O empresarios y políticos.

A los novios la fama les precede. El papá de Grisel, Joaquín Guzmán, es mundialmente famoso. Actualmente purga una condena de cadena perpetua en Estados Unidos. Su mamá, Griselda López Pérez fue detenida por la PGR —hoy Fiscalía— en Culiacán y trasladada a Ciudad de México en mayo de 2010, y luego liberada. Ovidio y Joaquín Guzmán, hermanos de Grisel, tienen expedientes abiertos en los Estados Unidos por tráfico de drogas. Lo mismo que sus medios hermanos, Iván y Alfredo.

Artículo publicado el 09 de febrero de 2020 en la edición 889 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

One Response

  1. SR. ROLY TIENE TODA LA RASON Y EL MENDIGO CARA CHUECA DEL GOVERNADOR AL IGUAL QUE EL GOVIERNO FEDRAL SE ISIERON PENDEJOS YA QUE SOLO SIRCULABAN SICARIOS Y ALTOS NARCOS POR LA OBREGO AVE. PRINCIPAL DE CULIACAN NO SOLO ESO SINO EL PINCHE VIEJO JOTO MARICON NARCOPRESIDENTE LES EXSIJIO ALA GUARDIA NACIONAL ALA MARINA AL IGUAL QUE AL EJERCITO LES EXSIXIO PERPETAR LOS DERECHOS DELOS CRIMINALE Y ESTE HIJO DE PERRA EN DONDE DEJA AL PUEBLO COMUN Y CORRINTE RENUNCIA PEDASO DE MIERDA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 896
29 de marzo del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

OPINIÓN DEPORTES

DEPORTES

viral