domingo, septiembre 19, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

Diez episodios que marcaron el primer año de la 4T

CIUDAD DE MÉXICO, 08NOVIEMBRE2019.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador, durante la conferencia mañanera de este día hablo sobre la revocación de mandato. La elección de Rosario Piedra Ibarra al frente de la CNDH, así como anunciar su gira de trabajo por el sureste del país; Campeche, Quintana Roo y Yucatán.
FOTO: VICTORIA VALTIERRA /CUARTOSCURO.COM

No hay un solo momento de reposo con Andrés Manuel López Obrador. Acapara todo: Espacios, atención, línea discursiva, decisiones. Hace un año asumió la Presidencia de México y no da resuello. Tiene abiertos muchos frentes al mismo tiempo, aun así no agota los temas y casi ni merma sus reservas de popularidad.

Ríodoce seleccionó 12 episodios sobresalientes de este año sin pausa.

 

  1. Huachicol

Apenas empezó el gobierno, López Obrador tenía listo al nuevo enemigo: los huachicoleros que ordeñan las venas por donde se transportan los combustibles. Los predecesores, argumentó entonces, no solo permitieron el huachiciol, lo solaparon y hasta se beneficiaron.

Lea: Doce meses entre la esperanza, el odio y el desconcierto https://bit.ly/2YcnZzH

En unos cuantos días se paralizó el sistema de distribución en muchas ciudades. Cerrados los ductos, la vía más rápida y barata para el flujo de gasolinas y diesel, se atajaba el robo, pero no solucionaba el suministro. Filas inmensas en las estaciones de servicio y acusaciones de que no se tomó en cuenta la afectación económica ante la falta de combustible para mover mercancías y maquinaria, no doblaban a López Obrador.

Siguió una discutida compra de pipas para el traslado por tierra, y la custodia del Ejército a los transportes y a los ductos. Pero el 18 de enero de 2019 el costo del huachicol dejó de ser solo económico y se convirtió en social: 135 personas murieron en una toma clandestina que explotó, la mayoría de manera instantánea, otros por las graves quemaduras. El huachicol era asunto de organizaciones criminales, y también de comunidades enteras como en Tlahuelilpan, Hidalgo.

Para julio, anunciaría PEMEX que el huachicol se redujo en un 93 por ciento, lo que significa que dejaron de robarse combustible por un monto de 32 mil 617 millones de pesos (más de la mitad del presupuesto de Sinaloa de un año).

De los altos directivos de PEMEX involucrados y de los militares que se beneficiaron, según las acusaciones de AMLO, no se supo nada.

AEROPUERTO DE SANTA LUCÍA.
  1. Santa Lucía. Dos Bocas. Tren Maya.

Dijo, repitió, gritó en plazas que el nuevo aeropuerto de Texcoco, el NAIM, el gran proyecto que el Presidente Peña heredaría, no pasaba, que sería cancelado. Y así lo hizo López Obrador, incluso antes de protestar como Presidente. Lanzó la primera consulta abierta, que se puso en entredicho, pero bastó para detener la obra.

Se cancelaron contratos, con un costo al erario público, y se propuso Santa Lucía como alternativa para solucionar el embotellamiento aéreo en Ciudad de México.

Un año después Texcoco sigue detenido y Santa Lucia no inicia por completo, detenido por amparos y estudios en espera.

La controversia en los proyectos no es solo aérea. Está el Tren maya —también sometido a consulta— y la refinería Dos Bocas, en Tabasco. En ambos abundan las posiciones sobre la inviabilidad, pero lo mismo que en Santa Lucía, el Presidente López Obrador se mantiene. Obras a largo plazo todas. El tiempo responderá.

  1. Las mañaneras

El puntal que sostiene la comunicación política del Presidente López Obrador es la conferencia matutina. Desde ahí impone agenda mediática, acusa a quienes llama detractores o adversarios, dicta instrucciones al gabinete… en fin, gobierna.

Lea: López Obrador en su vuela y rueda, el no parar https://bit.ly/2rbPn4H

Diario, sin falta, permanece de pie 90 minutos en promedio, lo que dura un partido de futbol.

AMLO responde preguntas, la gran mayoría a modo o comentarios más que cuestionamientos. Explica temas, apoyándose en su retórica que lleva años puliendo. Critica a adversarios, acusa a conservadores. Refuta datos y posicionamientos que no le gustan. Apela al derecho de libertad de expresión, si los otros pueden hablar él pide lo mismo.

Muchos la llaman el púlpito. Acusan que AMLO no hace un ejercicio de transparencia ni de rendición de cuentas, sino de propaganda.

Un año después, desde ahí dicta agenda.

 

  1. Urzúa-0% PIB

Cuando Carlos Urzúa presentó su carta de renuncia a la Secretaría de Hacienda, fue como el presagio de un cisma. El hombre que daba tranquilidad a los mercados internacionales, luego de anuncios de tempestades, abandonaba el barco siete meses después de asumir el timón. El dólar y la bolsa de valores se tambalearon, pero resistieron. El gobierno atajó rápido con el nombramiento del segundo a bordo, Arturo Herrera.

Urzúa no se fue en silencio. Acusó “discrepancias” y que “se han tomado decisiones de política pública sin el suficiente sustento”. Además que le impusieron funcionarios. Después tampoco calló. Como columnista sigue realizando señalamientos sobre el tema económico.

AMLO llegará a su primer año con la economía en contracción. Al finalizar 2019 el crecimiento será de cero, si no es que se pasa al lado negativo. Adicionalmente un panorama mundial adverso, por lo que se conoce como el final de un ciclo expansivo donde todos los países notarán una moderación en el crecimiento.

Antes de que la nota del crecimiento de cero llegue, el Presidente ataja con el lanzamiento de un agresivo Plan de inversión privada para la infraestructura, pero ni ese anuncio salvará los números de 2019 y el pronóstico moderado para el 2020.

López Obrador tiene el reloj en contra, porque se le refiere constantemente la promesa de campaña de un crecimiento del 4 por ciento anual.

  1. Ovidio-LeBarón.

La fallida operación federal en Culiacán para detener a Ovidio Guzmán, uno de los hijos menores del Chapo Guzmán, cortaba de raíz todo el planteamiento del nuevo gobierno en materia de seguridad y combate al narco. AMLO alargó la explicación y argumentó que fue la mejor decisión retirarse para evitar una masacre.

Lea: Viene el ‘Lobo’, cambiemos la conversación https://bit.ly/35QRM3E

Aun no se sacudía el tema, cuando la masacre que sí sucedió fue contra miembros del clan mormón de los LeBarón, en Sonora. Un grupo armado emboscó a la familia en traslado, mataron a seis niños y tres mujeres.

AMLO cierra el año atrapado en sus propias afirmaciones sobre el plan de pacificación en México, cuando está por cerrar 2019 como el año más violento en la historia criminal.

 

  1. Ejército-Guardia Nacional.

Por la fallida operación en Culiacán fue el Ejército quien asumió los costos. Al mismo tiempo, reveló fisuras dentro de las fuerzas armadas y en la relación con el poder civil.

Aunque el Presidente López Obrador no abandona el discurso de halago a las fuerzas castrenses, insistiendo en la lealtad que han demostrado, le fue imposible pasar por alto el discurso del general Carlos Gaytán, leído delante del General Secretario. Donde habló de las “preocupaciones” que comparten los altos mandos del Ejército, que se sienten “agraviados” y “ofendidos”.

El Presidente fue más allá y desecho cualquier posibilidad de golpe de Estado, aunque eso nadie si quiera lo mencionó.

Un año después el Presidente está lejos de retirar al Ejército de las calles, y la Guardia Nacional se revela más como un apéndice más de las fuerzas, que una institución civil e independiente.

 

  1. Servidores de la Nación.

Digan lo que digan, hay otro Ejército en las calles, y son los Servidores de la Nación. Millares de empleados federales encargados de la operación de los programas sociales a ras de suelo. La oposición acusa que se trata de conformar una estructura electoral, que se opera a favor de Morena o de la figura presidencial.

Los programas crecen, la entrega de efectivo directo, sin escalas, aumenta. De los resultados y mediciones de resultados, aun no se conocen.

 

  1. Collado-Rosario Robles-Santiago Nieto

Con Juan Collado y Rosario Robles en la cárcel, quedan más que claros los derroteros del Presidente sobre quienes alguna vez fueron sus férreos enemigos. Él alega que no hay venganza, pero se trata del muchas veces abogado de quienes AMLO llama la mafia del poder, y de Rosario Robles, protagonista de los videoescándalos en su primera incursión por la presidencia.

A Collado y a Robles se le sumarán otros, aunque nadie apuesta qué tan alto apunte.

  1. Donald Trump

A Trump no lo toca AMLO ni con el pétalo de una rosa. Hasta con la amenaza de cobro de aranceles de un 5 por ciento a todas las exportaciones si México no detenía la migración centroaméricana, respondió con mesura. De seguir así Trump acompañará todo el mandato de López Obrador como una amenaza.

 

  1. Evo Morales

Justo del lado contrario de Trump está Evo Morales, el expresidente de Bolivia. A él le ofrece asilo en México con todo el costo político que implica.

Artículo publicado el 1 de diciembre de 2019 en la edición 879 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 973
19 de SEPTIEMBRE del 2021
GALERÍA
Desfile Cívico Militar por los 211 años de la Independencia de México
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.