octubre 15, 2019 4:05 pm

Migran en la sierra por caída del precio de la goma de opio y destrucción de plantíos

Miles de campesinos de la sierra de Sinaloa, quienes durante décadas han sostenido a sus familias mediante la venta de goma de opio, parecen estar contra la pared luego que los precios de la goma cayeran un 75 por ciento debido al incremento en la demanda de opiáceos sintéticos como el fentanyl.

Lea: Fentanilo, la droga sintética que está sustituyendo al opio en EU https://bit.ly/2ANtZH3

De acuerdo a una investigación de campo realizada por Ríodoce, los precios de la goma de opio cayeron de 33 mil pesos por kilo, que era el precio en el verano de 2016, a 8 mil pesos, que fue lo máximo que pagaban el kilo a mediados de abril de 2019.

“Y eso cuando logramos venderla”, explicó un campesino de San Miguel, en Badiraguato, quien pidió no ser identificado.

No siendo suficiente con la baja en el precio, helicópteros del Ejército mexicano tienen semanas rociando químicos en las plantaciones de amapola de Badiraguato, destruyendo no sólo las plantas, sino la fauna y flora silvestre de la región, y la ilusión de los campesinos por lograr un ingreso adicional para sacar adelante a sus familias.

Las pocas plantaciones que sobreviven a la furia de los militares quedan listas para que sus dueños extraigan el opio durante largas jornadas de trabajo, pero entonces enfrentan la falta de compradores, y no les queda más que enterrar la goma en la tierra para que aguante la espera, que puede durar meses.

Esa situación ha hecho que muchos campesinos consideren la posibilidad de migrar a otras ciudades de Sinaloa, incluso a Estados Unidos con tal de sobrevivir y sacar adelantes a sus familias.

 

De Tamazula a Badiraguato 

Juan Martínez, quien durante años ha vivido con su familia en la comunidad de Arroyo Seco, ya no aguantó más y este año se salió de la sierra y se fue a vivir a Culiacán con un primo que tiene años viviendo en la colonia Loma de Rodriguera, al norte de la ciudad.

“No me gusta la ciudad, pero allá arriba (en la sierra) no hay trabajo; y si no hay trabajo no hay dinero, y sin dinero no se puede vivir”, dijo Martínez, de 46 años, quien durante décadas sembró amapola, y antes mariguana.

Apenas la semana pasada, una comitiva del gobierno federal llegó hasta las comunidades más alejadas del municipio de Badiraguato para empadronar a quienes no tienen trabajo, y darles apoyo para que siembren maíz o frijol, o bien emprendan un negocio que los aleje de la siembra de enervantes y del crimen organizado.

Familias de La Tuna, Nogalito, San Miguel, Arroyo Seco, Tameapa y San José del Barranco se congregaron desde los
primeros días para inscribirse, aunque al término de la inscripción no terminaron tan contentas como esperaban.

“Nos tomaron los datos y fue todo; no nos preguntaron qué necesitábamos, ni cómo podían ayudarnos, y eso es cómo si no hubiera interés”, dijo Mirna Valenzuela, de una comunidad de Nogalito.

Aurora Álvarez, de la comunidad de Tameapa, confirmó que el gobierno federal sólo censó, pero los apoyos siguen
sin llegar.

“El presidente nada más anunció los apoyos de la tercera edad, pero para el resto del pueblo no hemos visto
nada, y la situación acá en la sierra está muy difícil”, dijo la señora Pacheco.

Esa situación, aunado a la baja en los precios de la goma de opio y la destrucción masiva de plantaciones de amapola, ha obligado a muchos campesinos a migrar a Culiacán o Guamúchil, y buscar refugio con familiares y amigos, quienes los han recibido en sus casas, en espera de pronto encontrar un trabajo.

“Yo me vine porque la situación está muy difícil allá. Y déjeme decirle que los pueblos se están quedando solos allá arriba, y las familias que se quedan la están viendo muy duro”, observó Abraham, un antiguo sembrador de enervantes que dejó de cultivar ante la caída de los precios del opio.

Agregó: Sembrar amapola ya no es negocio por culpa de una droga que en Estados Unidos le dicen “Fentanilo”. Por eso los precios cayeron, y por eso la gente dejó de sembrarla, porque ya no la pagan (a buen precio).

De acuerdo a reportes policiacos de México y Estados Unidos, Sinaloa es el único estado mexicano donde se cocina
fentanyl, luego de establecerse que el precursor principal del Fentanilo, conocido como ANPP, llega a Sinaloa directamente de China y Alemania, y cocineros especializados la mezclan con acetato y otros químicos para entonces producir el opiáceo sintético.

Una vez elaborado lo mezclan con heroína blanca (chinawhite), y entonces lo trafican a la costa este de Estados Unidos, donde es consumido por adictos estadounidenses, pero debido a su potencia de hasta 50 veces mayor que la heroína blanca, y 100 veces más fuerte que la morfina, según información del Departamento de Salud de ese país en 2018, mató por sobredosis a 72 mil personas.

Lo que alertó sin embargo a la DEA fue lo peligroso del Fentanilo y su creciente demanda, que no sólo afectó mortalmente a los adictos estadounidenses, sino que fue el principal causante de que los precios de la goma cayeran, y eventualmente los campesinos de la sierra de Badiraguato se quedaran sin ingresos.

 

Una luz en el camino

Durante la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador, el gobierno federal se comprometió a brindar apoyos para los campesinos, y así dejaran de sembrar enervantes. Los apoyos siguen sin llegar, aunque recientemente aprobaron la beca Benito Juárez, que forma parte del programa Bienestar Familiar.

Esta Beca pretende otorgar 800 pesos mensuales para los estudiantes de bachillerato que residan en Badiraguato, y
según explicó la profesora Miguelina Rodríguez, la beca beneficiará a 801 jóvenes que viven en ese municipio, y que tienen una gran necesidad de apoyo ante las carencias que tienen sus padres.

“También llegarán becas para estudiantes de secundaria y primaria, pero por lo pronto la beca es una avance”, explicó la docente.

Jorge Enrique Araujo Amarillas, quien es presidente de la Asociación Civil “Vecino Vigilante de Sinaloa”, dijo que esas becas serán un avance, “porque darán estabilidad a la juventud, que los va a incentivar para que no deserten de la escuela, ni se pongan a sembrar cosechas ilícitas, ni entren al pistolerismo”.

Otra esperanza es la carretera Badiraguato-Los Sitios, que se restaurará gracias a una inversión de 14 millones de pesos por parte del gobierno federal, y que ofrecerá ingresos para cientos de familias que al menos, no se verán en la necesidad de dejar sus hogares en busca de mejores oportunidades.

Artículo publicado el 28 de abril de 2019 en la edición 848 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 872
13 de octubre del 2019
GALERÍA
paso del tifón 'hagibis' por japón, el más fuerte en décadas
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
ENCUESTA

¿Crees que las condonaciones millonarias de impuestos por parte del SAT a políticos, artistas y grandes empresarios fue justa?

BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

OPINIÓN DEPORTES

DEPORTES

viral