octubre 16, 2019 11:44 pm

EU ahora va tras dos de los hijos del ‘Chapo’

ovidio guzmán

En un afán por desmantelar toda la facción perteneciente a Joaquín el Chapo Guzmán, el departamento de Justicia de Estados Unidos (USDOJ) desclasificó el jueves de la semana pasada un expediente que precisa tener más de un año tratando de cazar a dos de los hijos del capo, identificados como Joaquín y Ovidio Guzmán López.

Lea: Crónica de un veredicto: El ‘Chapo’, culpable https://bit.ly/2RYWAfK

El anuncio fue hecho apenas 10 días después de que Guzmán Loera fuera declarado culpable por un jurado en Brooklyn Nueva York, cuando funcionarios de Estados Unidos festejaran el veredicto como “uno de los más grandes triunfos de ese país”, a pesar de que el consumo de drogas vaya a la alza en todo el territorio estadounidense.

“El veredicto de culpa es un triunfo para el pueblo de Estados Unidos que ha sufrido estas acciones, mientras Guzmán generaba millones envenenando nuestra frontera sur”, dijo Richard Donoughue, fiscal del Distrito Este de Nueva York, al momento de conocerse el veredicto.

Según el expediente1:18-cr-00081-RC,  radicado en una corte federal del Distrito de Columbia, los hermanos Guzmán López tienen casi 11 años traficando cocaína, mariguana y metanfetaminas a la zona de Washington DC, en Estados Unidos.

“Como resultado de esta acusación, el gobierno de Estados Unidos asegurará toda propiedad que esté a nombre de Ovidio o Joaquín Guzmán López, que haya sido obtenida directa o indirectamente por medio de ganancias derivas de tráfico de drogas”, se explica en el expediente del cual Ríodoce mantiene una copia.

La acusación también precisa apodos, pues mientras Ovidio es conocido como el Ratón y Ratón Nuevo, a Joaquín lo conocen como el Güero, Moreno, o Güero Moreno; fuera de esos apodos, la información que se tiene sobre ellos es casi inexistente.

En realidad el único de los hermanos que no había sido acusado en alguna corte es Joaquín, quien junto con Ovidio es hijo de Griselda López Pérez. Los otros dos hijos del capo que fueron acusados con anterioridad son Iván Archivaldo y Alfredo Guzmán Salazar, hijos de la primera esposa del capo, Alejandrina Salazar Hernández.

Ambas mujeres, al igual que los hijos, han sido identificadas por la Oficina para el Control de Bienes Extranjeros (OFAC) como “presuntos lavadores de dinero”, en 2015, y prohibió a sus connacionales mantener todo tipo de negocios con ellas.

En una de las cartas que el Chapo Guzmán envió a Dámaso López Núñez y que la corte de Brooklyn hizo públicas durante del juicio, puede leerse la siguiente instrucción:

“… hay le encargo que caminen muy de acuerdo para todo usted y mis cuatro hijos, pongan contadores en todo el estado y que se pague a los muchachos y viudas de ahí y lo que quede por mes mitad para usted y mitad para ellos 4”.

Y mientras los hijos ahora enfrentan la cacería por parte del gobierno estadounidense, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció el viernes pasado que la madre del capo, doña Consuelo Loera López le pidió ayuda para que puedan visitar a su hijo en la prisión de Estados Unidos.

“En efecto, fui a Badiraguato y un abogado me entregó una carta de la mamá de Guzmán Loera. Como toda madre pidiéndome apoyo para su hijo”, confirmó el Presidente, según informó el portal de noticias Sin Embargo.

Según el presidente, a la petición le darían seguimiento de inmediato, para lo cual el ejecutivo dio instrucciones para que se otorguen las facilidades necesarias y que las hermanas del Chapo, Armida y Bernarda Guzmán Loera puedan ir a Estados Unidos a visitar a su hermano, aunque no iría doña Consuelo debido a su edad y su incapacidad para viajar.

 

Última esperanza

Pero justo cuando Estados Unidos inició la cacería en contra de sus hijos, y las hermanas del capo aspiran a lograr una visa humanitaria, la defensa considera una opción inesperada: revocar el veredicto de culpabilidad contra Guzmán Loera, luego de darse a conocer que al menos cinco miembros del jurado leyeron noticias relacionadas con el juicio, según reveló su equipo de defensa.

Lea: Defensa del ‘Chapo’ buscará apelar posible condena de cadena perpetua 

Esto habría ocurrido luego de revelarse que un integrante del jurado afirmara que “muchos de ellos siguieron el juicio en las redes sociales”.

“Yo checaba los Twitters que publicaban relacionados con el juicio, y también algunos de mis compañeros lo hacían”, habría dicho un integrante anónimo del jurado al periodista Keegan Hamilton, de Vice News, durante una video llamada sostenida un día después de anunciado el veredicto.

Ese señalamiento contradice las indicaciones hechas por el juez Brian Cogan, quien desde el primer día precisó a los miembros del jurado abstenerse de leer, ver o escuchar noticias del juicio en contra de Guzmán Loera, pues de hacerlo podrían ser influenciados al decidir la inocencia o culpabilidad del acusado.

Sin embargo, ninguno de esos señalamientos hechos por Cogan fue respetado, pues apenas un día después de emitido el veredicto, el pasado 12 de febrero, el jurado en cuestión reveló cómo fueron violadas todas esas peticiones.

Al respecto, Eduardo Balarezo emitió un comunicado inmediato en donde acusó “lo angustiosa” que era esa confesión, pues mostraba la serie de fallas e inconsistencia en el juicio.

“Es preocupante que el jurado no haya seguido las instrucciones de la corte y que a pesar de que se les haya advertido no leer noticias sobre el caso en las redes sociales, desobedecieran, dejando en claro con ello que Joaquín no tuvo un juicio justo”, explica un comunicado de la oficina de Eduardo Balarezo, abogado defensor del Chapo.

De acuerdo a la entrevista, firmada por el periodista Keegan Hamilton, uno de los integrantes del jurado lo contactó vía correo electrónico apenas terminado el juicio.

Durante ese correo, Hamilton y el jurado se pusieron de acuerdo para hacer una videollamada al día siguiente, y hablar sobre cómo fue el fungir como jurado en el llamado “juicio del siglo”, pero con un afán de destacar las inconsistencias.

En esa videollamada, de poco más de dos horas, el jurado explicó a Hamilton que el motivo por el cual las deliberaciones duraron seis días fue porque muchos de ellos se les dificultaba procesar la idea de que el Chapo pasaría el resto de sus días encerrado en confinamiento total en una celda.

“Nos decíamos: todos somos seres humanos, la gente se equivoca, y bueno, la idea de señalarlo culpable y que pasara encerrado de esa manera el resto de su vida, muchos no se sentían bien de saber eso”, dijo el jurado.

Lo más significativo fue que durante los seis días que los integrantes del jurado deliberaron, se debió a las inconsistencias del juicio, y que Jorge Cifuentes, uno de los testigos protegidos que testificaron en contra del Chapo, creyera en la existencia de ovnis, brujería e iluminatis, lo cual habría restado seriedad al juicio.

 

Las inconsistencias

Cifuentes sería apenas una de las muchas inconsistencias que presentó el juicio, pues el hecho de tener a testigos criminales, vistos incluso peor que el Chapo, y que además fueron limitados al momento de ser cuestionados por la defensa por órdenes del Juez Cogan, mostraron el juicio con tinte de parcialidad.

Ioan Grillo, periodista inglés y autor de varios libros relacionados con el narcotráfico, consideró que era innecesario traer a tantos criminales a declarar, sobre todo el colombiano Juan Carlos Ramírez Abadía Chupeta, quien terminó confesando que él mismo había ordenado la muerte de al menos 150 personas.

“También noté cómo limitaron a la defensa al momento de interrogar a Vicente Zambada, ya que no se le cuestionó sobre su participación con las agencias estadounidenses, y el tema de autoridad pública, lo mismo que el tema de Rápido y furioso, eso no lo miré bien tampoco”, dijo Grillo.

Para el escritor, era necesario haber expuesto todos los vicios de las agencias de Estados Unidos, y hablar de Rápido y furioso, y con todo eso habrían encontrado culpable a Guzmán Loera, debido a las grabaciones con su voz que fueron presentadas.

Aún con todo eso en contra, el equipo de defensa del antiguo capo del Cártel de Sinaloa sigue considerando solicitar un nuevo juicio para revocar el veredicto, aunque Grillo considera que eso es poco probable.

“Porque el gobierno puede argumentar que aunque un testigo ciertamente habló con un medio de comunicación, eso no cambia la decisión ya que son demasiadas las pruebas que existen en contra del Chapo”, objetó Grillo.

Por lo pronto Balarezo ya envió una nueva moción al juez Cogan anunciando que solicitará un nuevo juicio una vez que se anuncie del veredicto, enfatizando que para hacer tal petición  necesitará 30 días en lugar de los 14 días necesarios.

Al cierre de esta edición Cogan seguía sin responder, aunque esta nueva moción deja en claro las intenciones de la defensa de que solicitará un nuevo juicio.

 

Artículo publicado el 24 de febrero de 2019 en la edición 839 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 872
13 de octubre del 2019
GALERÍA
paso del tifón 'hagibis' por japón, el más fuerte en décadas
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
ENCUESTA

¿Crees que las condonaciones millonarias de impuestos por parte del SAT a políticos, artistas y grandes empresarios fue justa?

BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

OPINIÓN DEPORTES

DEPORTES

viral