Malayerba Ilustrada: Impuntual  

 

 

No la dejaba salir a menos que fuera con mujeres conocidas o parientes. No podía platicar con hombres ni verlos ni saludarlos de lejos. Las llamadas telefónicas también eran sometidas a riguroso control: las que entraban y salían eran revisadas por él, teléfono en mano.

El hombre no solo era celoso. También sicario. Y estaba enamorado. Miraba a su mujer con amor y también como un tesoro preciado que nadie debía tocar ni abrir ni mirar ni escudriñar. Luego de muchos ruegos, lo único que aceptó fue que ella entrara a trabajar en una cadena de farmacias. Le dijo que además quería que fuera en esa sucursal. En ninguna más.

Solo había un problema. La joven, de buena estatura y silueta infartante, pocas veces llegaba a tiempo a su trabajo. El encargado la regañaba pero a ella no parecía preocuparle: una mueca, un bah, un pujido, un ademán despectivo. Se ponía la bata blanca y se abrochaba el gafete, recargada en el mostrador, en espera del cliente y dueña de la situación.

El encargado de la farmacia se cansó de aguantarla y la reportó. Entre él y otro encargado maniobraron para que la cambiaran de sucursal. Cuando el trámite administrativo estaba casi listo, la maroma se les cayó. El hombre tuvo que seguir soportando sus retrasos y desdenes.

Hasta esa vez que llegó un supervisor. Entró a las siete. Puntual. Vio al personal: solo dos de los tres que debían estar en ese turno. Habló al encargado y este le explicó que era una empleada problemática e impuntual, que ya había intentado cambiarla. Córrela, le dijo. Que vaya a las oficinas por la liquidación y la den de baja.

La mujer fue informada y en ese momento le llamó al esposo. El hombre, que regularmente la llevaba e iba por ella al trabajo y cuando no podía hacerlo enviaba a un pistolero de confianza para que la llevara a su casa, se encabronó cuando supo: de por sí era común que le salieran un denso manto de humo y pólvora de sus dedos y de esa mirada torva, aunque no tuviera armas en mano.

Ahorita lo arreglo, le anunció. Acudió con ella a las oficinas y preguntó por el supervisor. No quería recibirlo pero le pateó la puerta y le mostró el cañón de la treinta y ocho. Corrió el carro de la pistola y le apuntó. Te voy a matar si no le das el trabajo. Bueno, bueno. Sí, sí, sí. Hizo llamadas, vio papeles: trastabilló con sus extremidades, la lengua, respiración, la voz. Pero la vamos a poner en otra sucursal, anunció.

Cómo la ves, mi vida. Preguntó a ella, todavía con la pistola en la mano y el brazo en posición escuadra. Pujó, hizo muecas, pucheros, enchuecó la boca y lanzó un no como piedra. Es que a mí me gusta esa sucursal, la que está cerca de la casa. Y hasta ahí la llevó. De nuevo media hora tarde.

Artículo publicado el 15 de julio de 2018 en la edición 807 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 856
23 de JUNIO del 2019
COLUMNAS
OPINION
Ñacas y Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

DEPORTES