Malayerba Ilustrada: Carro y dinero


El patrón quiere verlo, se escuchó en el teléfono celular. El patrón, preguntó. Sí, el jefe, el viejón. Entendió que era el mismo, aquel con el que convivió cuando eran niños.

Qué se le ofrece. No nos dijo, solo que quiere verlo. Nomás dígame a qué hora pasamos por usted. Él se quedó pensando, sin tragar saliva, con la boca abierta y la mente como una hoja blanca que al bolígrafo espera.

El de la voz no le preguntó más. Le pidió que estuviera en el lugar y a la hora convenida. Le ordenó que no lo comentara con nadie. Y con un, No se preocupe, intentó acallar sus crecientes océanos dubitativos.

En la infancia habían correteado juntos por los patios y las canchas del plantel. Él era inteligente y su amigo divertido. Compartían juegos, comida durante el recreo y las casas de ambos, donde veían tele y extendían los lazos férreos que hasta hoy conservaban.

Pero habían pasado más de veinte años. Sabía de él por los periódicos y los noticieros. Le decían en los encabezados de las notas el capo de capos, el líder del cártel, el más buscado. Él sonreía: seguía viéndolo en sus recuerdos, haciendo tareas y bromeando.

Estuvo ahí, como lo acordaron. Llegó un carro de esos largos, nuevo. Atrás una camioneta doble cabina y atrás una Cherokee gris. En total, eran unos quince hombres y a ninguno conocía.

Escuchó al conductor del vehículo en el que iba él y que parecía aquel que le había llamado días antes, hablando por teléfono: el señor va bien, está sonriendo. Más tarde volvió a tomar el aparato para decir el señor viene cómodo y se divierte. A los cinco minutos, una tercera llamada: el señor platica alegremente.

Entendió que eran claves de seguridad. O que tal vez querían mandar señales de que todo iba bien.

Llegaron a la periferia de la ciudad. Se pararon frente a una casa con un portón amplio para cuatro vehículos. Entraron a una especie de almacén, donde había unos veinte hombres armados que comían y parecían descansar.

Adelante se abrió un patio ancho y metros después entraron a otra cochera. Diez hombres estaban esperándolo. Dos de ellos lo condujeron hasta unos cuartos. Y de una puerta salió el jefe.

Lo reconoció en cuanto lo vio pasar el umbral. Cómo estás, le dijo. Le extendió la mano y el otro avanzó con los brazos abiertos. Cómo te ha ido cabrón. Bien, gracias, le dijo el invitado.

Nada de bien, no seas mentiroso. Sé que debes la casa, que si no pagas estos días te la van a quitar. Y no solo eso. Tienes un pinche carro viejísimo, destartalado. Deshazte de él.

Por eso te llamé, continuó el señor. Quiero que tomes esto: abrió un closet que casi alcanzaba el techo de paquetes de dinero. Puros dólares. Juntó varios, los metió en una maleta y se la dio.

Afuera hay varios carros. Escoge uno y llévatelo, y tiras el Ford fermon tosijoso. Salió al patio y se subió a un Malibú blanco. Casi lloró cuando se despidió del jefe y le dio las gracias.

Al otro día pagó la hipoteca de la casa. Con el dinero que le sobró arregló y equipó el fermon. Tres semanas después sintió que el Malibú le quemaba las nalgas. Se preguntó cuánto delito habrá en ese carro de lujo.

Una mañana, antes de que saliera el sol, lo dejó con todo y llaves afuera de la finca. Con un recado: este carro quema, gracias de todos modos.

Columna publicada el 11 de marzo de 2018 en la edición 789 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

One Response

  1. hojala y se acordaran de mi los que en el pasado ayude y que ahora son jefes,pero a lo mejor ni se acuerdan de los paros que les hice,o hacen como si no se acordaran,de todas maneras los aprecio y sigo siendo su amigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 854
09 de JUNIO del 2019
COLUMNAS
OPINION
Ñacas y Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

DEPORTES