viernes, enero 27, 2023
  • 00
  • Dias de Impunidad

Trump y su ficticia declaración de guerra al narco

 

raul-benite6 

 

“Estados Unidos no quiere pagar los costos por el negocio que le genera el tráfico de drogas; por un lado están los grandes intereses que hay detrás de la venta de armas para su ingreso ilegal a México y, por otro, las millonarias sumas de dinero que el narcotráfico inyecta a sus sistemas financieros”, afirma el especialista Raúl Benítez Manaut.

 

En días pasados, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aprovechó la jura de su nuevo fiscal general Jeff Sessions para firmar un decreto contra el narcotráfico internacional. De acuerdo con el imaginario del rubicundo mandatario, se trató de un “mensaje claro a los pandilleros y narcotraficantes que aterrorizan a gente inocente”. Y remató: “Su momento ha terminado. Una nueva era de justicia comienza, y comienza en este momento”.

 

Para él no hay diferencia entre pandilleros comunes y los sofisticados cárteles de las drogas que operan en Chicago o en Manhattan, y unos y otros provienen de la “inmigración ilegal”,  una “anarquía” –dice- a la que promete poner fin.

 

Sin embargo, para el doctor Raúl Benítez Manaut, especialista en temas de seguridad, eso es completamente falso, y advierte una doble moral en el discurso del líder republicano.

 

Por un lado, la mayoría de mexicanos que cruza a Estados Unidos, lo hace de manera legal, lo hace por las fronteras oficiales, y se convierten en indocumentados una vez que deciden quedarse allá a trabajar, y son muy trabajadores y respetuosos de las leyes norteamericanas. Por otra parte, los cárteles de las drogas no le representan a EU una amenaza de seguridad, porque, los narcotraficantes mexicanos que operan en Estados Unidos no generan violencia, son muy respetuosos de la policía, no se andan matando, como aquí…. operan como corporaciones financieras”.

 

Raúl Benítez Manaut es miembro del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN) de la UNAM, y presidente  del Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia (Casede).

 

Doble juego, doble moral

 

El investigador de la UNAM señala que “Estados Unidos no quiere pagar los costos por el negocio que le genera el tráfico de drogas; por un lado están los grandes intereses que hay detrás de la venta de armas para su ingreso ilegal a México, y por otro, las millonarias sumas de dinero que el narcotráfico inyecta a sus sistemas financieros.”

 

“Y eso no va a cambiar” –apunta el especialista.  A pesar de su decreto antinarco, “Trump  va a mantener ese doble juego: por un lado, pedir a México parar el tráfico de drogas, y seguir insistiendo en el tema del muro, porque para él significa parar la inmigración y parar el contrabando de drogas que transita a través de túneles fronterizos (que por cierto se han encontrado más de 150 en los último diez años en los estados fronterizos, revela Benítez); y por otro lado, seguirá alimentando la venta generalizada de armas a los cárteles, sin intención de parar; porque está apoyado por grupos de mucho poder económico, como la Asociación Nacional del Rifle, la organización civil más grande, más vieja y más poderosa de EU”, que le ayudó a llegar a la Casa Blanca.

 

Es decir, le molesta el tráfico de drogas, pero no las ganancias que deja, tanto en venta de armas como en estupefacientes y lavado de dinero; en la práctica, tolera las millonarias sumas que invierte el narcotráfico en sus ciudades.

 

Sin embargo, Benítez Manaut opina que la posición de México frente a Estados Unidos debe ser seguir presionando por regular la venta de armas largas, sobre todo en el estado de Texas, e internamente combatir la ineficacia y la corrupción de las corporaciones mexicanas que han sido incapaces de detener el trasiego de armamento a territorio mexicano.

 

“Las instituciones mexicanas, dice, tienen mucha capacidad, cuentan con buenos sistemas de inteligencia pero la mayoría de las veces ceden al poder corruptor del narcotráfico, y eso  tiene que combatirse.”

 

“En México, la ley no vale nada”

 

“En eso sí tiene razón Trump: en que el Estado mexicano no tiene capacidad ni voluntad para hacer valer la ley”, afirma el investigador del CISAN-UNAM.

 

El especialista ejemplifica con el caso de la venta y portación de armas de fuego: “En México están absolutamente prohibidas por la ley, salvo en casos especiales, y sin embargo la gente se muere por ataques con armas de fuego, y las autoridades no tienen ningún control de eso; en cambio en Estados  Unidos se venden libremente pero la gente no las usa, se sienten seguros teniéndolas en casa pero no las sacan, es como un escudo psicológico, y la incidencia de delitos con armas de fuego es bajísima”, señala.

 

Asegura que en esa impunidad y en la idea de que la ley no se cumple,  basa Trump su estereotipo de mexicano, y está cultivando un antimexicanismo en Estados Unidos muy peligroso, que puede convertirse en “una amenaza potencial a nuestra seguridad nacional”.

 

“Trump debe dejar de agredir a México y a los mexicanos”, enfatiza, porque eso pone en grave peligro la colaboración bilateral y la relación entre ambos países. Y puede desatar expresiones de odio muy lamentables.

 

La extradición del Chapo

 

En materia de colaboración, Benítez Manaut opina que México ha estado manteniendo  buena actitud con EU.

“La extradición de Joaquín Guzmán Loera, el Chapo, fue un buen gesto, un gesto doble hacia el gobierno de Obama y hacia Trump; México ha sido consecuente con los reclamos del aparato de justicia estadunidense,  pero Estados Unidos exige cooperación de México y no está dispuesto a dar nada.”

 

Como se sabe, el envío del narcotraficante a una prisión norteamericana ha generado brotes de violencia en los territorios donde él operaba.

 

En este tema, el experto dice que los recientes hechos violentos en Culiacán y Navolato se deben al reajuste de los cárteles que se disputan el territorio, luego de que el Cártel de Sinaloa ha sido diezmado por sus rivales después de la extradición de Joaquín Guzmán Loera, el Chapo a una prisión de los EU.

 

Dice que el Cártel Jalisco Nueva Generación está aprovechando la debilidad del cártel que encabezaba el Chapo, ahora en manos de los hijos, y hay una pugna entre cárteles por ver quién controla el negocio: armas, dinero y droga.

 

“El Cártel de Sinaloa está ahora muy golpeado, sobre todo por aquellos que dan por hecho que el Chapo no va a regresar a territorio mexicano”, concluye Benítez Manaut.

 

 

 

 

 

 

 

 

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
RÍODOCE EDICIÓN 1043
GALERÍA
Culiacán vivió una serie de narcobloqueos, saqueos y enfrentamientos tras la detención de Ovidio Guzmán y 21 personas más en Jesús María. Se reportaron al menos 29 personas muertas, entre ellas 10 militares y 35 heridos.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.