julio 23, 2021 6:59 PM

Helga Krebs

 

 

Nace en la Alemania nazi, de donde huye su familia a Chile,

de dónde se exhilia después del Golpe de Estado de Augusto

Pinochet, quizá esos dos lugares engendran  su mirada

pesimista sobre la humanidad, que plasma  como dualidad

instintiva/racional. Temas recurrentes   en su obra plástica

desde su llegada a Hermosillo, en los años setentas .

 

Obra de gran factura y pincelada sutil, con afinidades

estilísticas con el surrealismo duro (menos lírico). Su obra se

construye con una paleta de colores cálidos, terrosos, en

donde los animales y los seres humanos comparten horrores

e instintos arcaicos.

 

En sus personajes zoomórficos, cuerpos desmembrados

(sutilmente trabajados), no causan horror inmediato pero nos

hunden en un ambiente de zozobra, de falsa quietud, como el

de los cuentos infantiles.

 

Sus paisajes traslúcidos e irreales, provocan en el

espectador  inquietud y preguntas del entorno  que nos

rodean, no siempre amables.

 

Ecologista y ambientalista,  Helga Krebs, no sólo fue pintora,

sino que junto con su esposo Julio, fueron personajes

influyentes en los espacios culturales de Hermosillo,  por su

pensamiento  crítico y formación cultural.

 

Su interés por la literatura encontró un remitente afín, ya que

a través de sus hijos pudo transmitir  a Roberto Bolaño en

Barcelona, su visión de los territorios y personas del desierto

de Sonora que se leen-ven en las novelas: Los detectives

salvajes  y 2666.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 964
18 de julio del 2021
GALERÍA
Abanderados de México y apertura de juegos Olímpicos Tokio 2020 sin público
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.