mayo 11, 2021 8:13 AM

Encierro de Elba Esther fortaleció a CNTE

elba

La detención de la exlideresa del sindicato magisterial, Elba Esther Gordillo, permitió a la Coordinadora ​N​acional de los ​Trabajadores de la ​E​ducación (CNTE)​ adquirir fuerza en estados donde la disidencia magisterial no tenía presencia y organizar un movimiento a nivel nacional en contra del gobierno con otras organizaciones sociales, además de lograr el reconocimiento de las autoridades federales como una actor más en el sector educativo.

El 26 de febrero la ex dirigente del SNTE fue detenida en el aeropuerto internacional de Toluca, acusada de lavado de dinero, delincuencia organizada y defraudación fiscal, por el uso indebido de las cuotas sindicales. Su aprehensión ocurrió justo un día después de que el presidente Enrique Peña Nieto promulgará la reforma constitucional en materia educativa, a la que Gordillo se opuso desde el primer momento.

Desde entonces, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) adquirió una fuerza mayor en otras entidades. Hasta ese año, la coordinadora tenía más de 300 mil afiliados en 26 estados de la República –a decir de los dirigentes-, no obstante, la mayoría estaban concentrados en Oaxaca, Guerrero, Michoacán, Chiapas y el Distrito Federal, considerados los bastiones de la disidencia magisterial.

Durante los 23 años que estuvo al frente del sindicato, Gordillo Morales mantuvo a raya las movilizaciones de la disidencia magisterial, permitiendo que las secciones 22, 14 y 18, de Oaxaca, Guerrero y Michoacán respectivamente, mantuvieran negociaciones con los gobiernos estatales y se movilizarán dentro de sus entidades.

A partir de febrero de 2013 y luego de la promulgación de la reforma educativa, la CNTE inició una serie de manifestaciones en los estados bastiones, pero pronto el movimiento se diseminó en otros estados de la República, donde comenzó la suspensión de clases.

En mayo, la Coordinadora se plantó en la plaza Manuel Tolsá, en el centro de la Ciudad de México, mientras continuaban las movilizaciones y los paros escalonado en el resto del país.

Sin embargo, entre el 19 y 21 de agosto de ese año de mostró su músculo. La dirigencia había anunciado que no iniciaría el ciclo escolar 2013-2014, pero el gobierno federal no esperaba que el 20 de agosto, luego de una marcha desde la Cámara de Diputados al Zócalo, los maestros se instalaran de forma indefinida en la plancha del Centro Histórico de la capital.

Su poder de convocatoria no quedó allí, la CNTE ya había permeado en los estados apegados al sindicato institucional: Puebla, Veracruz, San Luis Potosí, Sinaloa, Zacatecas, Baja California Sur, Coahuila y Chihuahua participaron en las asambleas nacionales y replicaron las tácticas de movilizaciones de la disidencia.

Para septiembre, los bloqueos a carreteras, así como la toma de aeropuertos y terminales de autobuses, edificios de gobierno y de medios de comunicación se volvieron la constante en más de 20 entidades del país, donde los maestros repudiaban la reforma educativa. El cantico “de Chiapas a Sonora, con la Coordinadora” se convertía en una realidad.

La táctica de la CNTE de causar caos en el país para obligar a las autoridades a firmar acuerdos comenzó a funcionar. La Secretaría de Gobernación las reconoció como un interlocutor más del sector educativo y se sentó a negociar con ellos las tres leyes normativas de la reforma.

Aunado a eso, Oaxaca, Chiapas, Michoacán y Guerrero recibieron recursos adicionales por millones de pesos, así como prestaciones y dádivas para el magisterio de cada entidad.

Si bien el movimiento de la Coordinadora se “desinfló” en enero del 2014, con el desalojo del plantón que se ubicaba en el Monumento a la Revolución, el movimiento disidente logró sumar a Veracruz dentro de sus bastiones, y lograr que grupos de Sonora, Chihuahua, Baja California, Baja California Sur, Durango, Coahuila, Zacatecas y Puebla acudan a las Asambleas Nacionales representativas, donde se discuten las acciones de la movilizaciones para insistir en la abrogación de la reforma educativa.

La detención de Elba Esther y la imposición de Juan Díaz de la Torre como el nuevo presidente del sindicato, crearon una fractura dentro del gremio magisterial, lo que ha permitido la infiltración de la CNTE en las entidades institucionales.

Además de eso, la Coordinadora se ha convertido en un actor importante de cada conflicto social que se vive en el país. El auditorio de la Sección 9 en el Distrito Federal es la sede de las discusiones y la organización de los movimientos de los últimos dos años: las enfermeras y los padres de los normalistas desaparecidos ocuparon ese espacio en los últimos años, siempre acompañados de los miembros de la CNTE.

En los últimos seis meses, la disidencia magisterial ha organizado la creación de un movimiento que conduzca a una huelga nacional. En todas las asambleas que participa, permanece la insistencia de que las organizaciones sociales se unan en un solo movimiento para lograr un paro en todo el territorio, que obligue al Estado a atender las demandas de cada uno de ellos, y que concluya con la abrogación de la reforma educativa, que ni la misma Elba Esther pudo lograr. (Eje Central)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 954
09 de mayo del 2021
GALERÍA
Colapsa puente de la línea 12 del metro de CdMX, al menos 23 muertos y decenas de heridos
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.