Fox Cruz, el juez incómodo

marco antonio fox
En su labor, el auditor detectó daños al erario público por 2 mil millones de pesos
Desde su creación en el 2008, la Auditoria Superior del Estado (ASE), con Marco Antonio Fox Cruz como titular, transitó de una Contaduría Mayor que privilegiaba los compadrazgos con el Ejecutivo, a un verdadero ente fiscalizador, que poco a poco se consolidó como el juez incómodo del gobierno estatal.
Con la interposición de 29 denuncias penales, derivadas del inadecuado manejo de los recursos del Ejecutivo; la elaboración de mil 941 pliegos de responsabilidad por el presunto daño al erario de alrededor de 2 mil millones de pesos y más de ocho mil observaciones administrativas a la función pública, los seis años de la ASE han marcado una labor sin precedentes en Sinaloa.
Tan sólo en lo que va de la administración de Mario López Valdez, la auditoría destapó los casos de cotizaciones apócrifas en compras realizadas por la Secretaría de Administración y Finanzas que derivaron en el cese del director de Servicios Generales de la dependencia estatal, Sergio Guevara Colunga, en marzo de 2013.
En la revisión al segundo semestre del 2012, donde se auditaron los estados de cuentas bancarias del megacrédito, la ASE detectó retiros, sin justificar su destino, por más de mil 112 millones 690 mil 216 pesos, que fueron transferidos a otras cuentas bancarias.
Entre los últimos descubrimientos del ente auditor se encuentra el daño a la hacienda pública que significa un contrato directo por 331.5 millones de pesos que se firmó con una empresa china para la compra de placas y calcomanías con el código de seguridad “QR” (Ríodoce, edición 573).
Para diciembre de 2013, el gobierno de López Valdez dio una contundente “respuesta” a la Auditoría, al reducir en un 40 por ciento el presupuesto del órgano fiscalizador, pasando así de 129.8 millones de pesos asignados en 2013 a 77.3 millones de pesos para 2014.
En una de sus últimas declaraciones públicas, días antes del accidente automovilístico que le arrebató la vida, Fox Cruz aseguraba que el recorte al presupuesto había perjudicado las auditorías a organismos públicos.
Debido a la falta de presupuesto, la ASE dejaría de auditar a 30 organismos paraestatales, por lo que según afirmaba Fox Cruz, ya preparaba un oficio para entregar al Congreso del Estado y requerir un incremento en el presupuesto del 2015.
El miércoles 16 de abril, el vehículo en el que viajaba Marco Antonio Fox Cruz volcó en el kilómetro 125 de la maxipista Culiacán-Mazatlán y el auditor del Estado falleció unas horas después, tras presentar un traumatismo craneoencefálico y sufrir, alrededor de las 03:00 horas del jueves 17, un paro respiratorio que acabó con su vida.
Doc
La apuesta por Marco Antonio
En junio de 2008, el entonces diputado panista, Alejandro Higuera Osuna, fue llamado “judas” por sus compañeros de bancada, al emitir uno de los tres votos decisivos para designar a Fox Cruz como el primer auditor superior del Estado.
Luego de crear la figura de la ASE, la 59 legislatura se dividió en la elección del personaje que tendría la responsabilidad de iniciar el proceso de transparencia y rendición de cuentas en la administración pública.
Los 24 diputados priístas votaron a favor de Fox Cruz, quien concursaba en la terna conformada por Guadalupe Loaiza Martínez y José Santos Maradiga Ceceña.
Con 13 votos de la oposición panista en contra, Higuera Osuna, el perredista Juan Figueroa y un voto panista desconocido, cargaron la balanza hacia el ex tesorero del sexenio de Renato Vega Alvarado.
“Fue muy polémico en aquel entonces pero el tiempo me dio la razón de que no nos equivocamos, fue una persona muy profesional y con mucho profesionalismo como auditor superior”, defiende el panista Higuera Osuna, al realizar una reflexión del trabajo emprendido por Fox Cruz.
“Marco Antonio, con mucha dignidad y decoro transitó de un viejo esquema, donde no había revisión, a esquemas nuevos, donde ha pisado callos, puso el dedo en la llaga, causó molestias, pero al final del camino creo que dejó la auditoría en un nivel que va encaminado a ser un órgano de control real”, enfatizó el panista.
La entonces secretaria de la Comisión de Fiscalización de la 59 Legislatura, Yudit Del Rincón Castro, recuerda que aquella elección levantó un gran halo de dudas y cuestionamientos en torno a la relación de Fox Cruz con el Ejecutivo.
Sin embargo, al igual que Higuera Osuna, Rincón Castro coincide en que el desempeño del auditor demostró lo contrario y exhorta a que en el próximo proceso para elegir al nuevo auditor se busque un perfil similar.
“En algún momento dado todo mundo tiene una relación política, lo importante no es que la tenga o no, lo importante es que no sea utilizada para la revisión de las cuentas.
De acuerdo con el artículo 20 de la Ley de la Auditoria Superior del Estado, para ser Auditor Superior se requiere no haber ostentando un cargo de elección popular, de agrupación política o de organismos autónomos durante los tres años previos al nombramiento.
La ley también establece que el auditor no deberá tener parentescos consanguíneos con los titulares de los poderes o secretarios de despacho; exige el título y cédula profesional de licenciatura, contabilidad, derecho, economía o administración, con una antigüedad mínima de 10 años.
“Una persona que sea profesional, que esté más allá de las cuestiones políticas partidistas, una persona que sepa, que conozca, que sea una persona honorable”, describe Higuera Osuna.
“Un perfil de gran conocimiento técnico, en cuestiones de fiscalización, contabilidad, finanzas, auditoría, si no tienen propiamente la formación contable, fiscal y de auditoría de ninguna manera va a poder ser un buen auditor”, agrega Del Rincón Castro.
Luego de rendir un homenaje póstumo a Fox Cruz en el Congreso del Estado, al cual asistió la familia y amigos del fallecido auditor, el presidente de la Comisión de Fiscalización garantizó un proceso de elección transparente y de piso parejo para todos los aspirantes a ocupar el cargo, durante los próximos siete años.
“Vamos a buscar sacar una convocatoria lo más transparente posible para que todos aquellos interesados puedan hacernos llegar las propuestas del hombre o mujer interesados en participar en el proceso de selección. Va a haber suelo parejo para todos y la puerta abierta para aquella persona que se sienta con la capacidad y cumpla con los requisitos que marca la ley”, aseguró Monárrez Lara.
El diputado explicó que una vez emitida la convocatoria, se dará un plazo de 10 días para registrar las propuestas. Luego de analizarlas, la Comisión de Fiscalización presentará una terna ante la Junta de Coordinación Política, la cual someterá el proceso a votación entre los diputados.
Mientras tanto, al frente de la ASE se designó como auditor interino a Carlos Fernando Sánchez Angulo, quien se desempeñaba como subdirector de la ASE.
Monárrez Lara aseguró que la ASE continúa trabajando con normalidad y de acuerdo a la programación, y que para finales de mayo estará listo el primer paquete de cuentas públicas del segundo semestre del 2013.
Cuestionado respecto al proceso de selección del nuevo titular de la ASE, el gobernador del estado, Mario López Valdez dijo que se mantendrá a distancia de la decisión que le corresponde al Congreso.
“Lamentar mucho la pérdida de Marco Antonio Fox, creo que deja un recuerdo de amistad y además de compromiso por la transparencia en Sinaloa y deja un hueco ahí que no me toca a mí opinar. Yo habré de apegarme y respetar la decisión que del Congreso salga, yo creo que entre más distancia y más lejos esté es más sano”, manifestó.

Marco Antonio Fox. Error de agenda.
Marco Antonio Fox. Error de agenda.

El destino escrito de MA Fox
Ismael Bojórquez
Cualquiera diría que andaba buscando la muerte. Marco Antonio Fox Cruz había cumplido 67 años el domingo 6 de abril. Ese día tuvo un festejo austero en familia. El lunes 7 comió con el personal de su oficina y el martes 8 comió con sus amigos. Estaba por cumplir seis años al frente de la Auditoría Superior del Estado y sentía que el tiempo no le sería suficiente para alcanzar las metas que se había propuesto. Remó siempre a contracorriente, lidiando con inercias avasallantes, presiones del tercer piso y diputados más interesados en quedar bien con el Gobernador que en revisar cómo se gasta en las dependencias estatales y municipales el dinero del pueblo.
El miércoles 9 viajó a Campeche, donde se realizó una reunión anual de auditores de los estados. Regresó el sábado pero no a Culiacán, sino a Mazatlán, donde se reuniría con su esposa, su hija y sus dos nietos. Para entonces la ASE ya había decretado descanso para su personal con motivo de la Semana Mayor.
De modo que le hicieron llegar al aeropuerto de Mazatlán el auto que habitualmente usaba, un Sentra Nissan 2014 con solo 7 mil 520 kilómetros recorridos. Marco Antonio se pasó en el puerto los primeros días de descanso y el miércoles 16, muy temprano, se vino solo a Culiacán porque, según él, tenía una reunión de trabajo a la que no podía faltar.
Era una reunión programada para el miércoles de pascua, con el diputado Jesús Enrique Hernández Chávez y el jefe de la Unidad de Transparencia, Juan Pablo Yamuni, pero se equivocó. Cuando llegó al lugar de la cita se encontró que no había nadie y le habló al Chuquiqui para preguntarle qué pasaba y el diputado le respondió que la reunión sí estaba programada, solo que para ocho días después.
Marco Antonio Fox se iba a regresar a Mazatlán en ese momento pero el auto del año que traía sufrió un percance en una manguera y lo reportó con Armando Ordorica Ramos, uno de sus asesores de cabecera, que para entonces ya estaba de descanso en las aguas de Guasave.
Le explicó lo de su error de agenda y se dirigió a las instalaciones de la ASE. Ahí se encontraba Cayetano Reyes, jefe de asuntos jurídicos, quien a pesar del descanso decretado se había quedado para sacar asuntos pendientes. Ese día terminaba y regresaba a Mazatlán, donde vive con su familia. Entonces Fox aprovechó la circunstancia y le pidió un aventón.
Así quedaron y así se lo comunicó a su asesor. “Ahorita le compro un pan y una coca al gordo y nos vamos a Mazatlán”, bromeó.
La próxima llamada que recibiría Ordorica del teléfono celular de Fox Cruz fue a las 14:36 horas, pero no hablaba él, sino un paramédico de la Cruz Roja, que trataba de establecer enlace con algún conocido de un hombre que se había accidentado en el kilómetro 125 de la Maxipista Culiacán-Mazatlán, cuando viajaba en un auto Tsuru gris modelo 2007.
El desconcierto fue evidente, pero después de varias llamadas Ordorica Ramos ató los cabos. Fox estaba desesperado por regresar a Mazatlán y preguntó al vigilante si había vehículos disponibles. Le respondieron que no, que todos estaban bajo resguardo y que era imposible acceder a las llaves. Pero el vigilante se dio cuenta minutos después que había un juego disponible de un Tsuru 2007. Fox preguntó si estaba en buenas condiciones y le dijeron que sí. El 31 de enero pasado le habían cambiado las cuatro llantas y no tenía desperfectos mecánicos.
“Me voy en ese”, dijo.
La muerte de Marco Antonio Fox despertó muchas especulaciones por el papel que estaba jugando al frente de la ASE. Pero todo indica que murió accidentalmente. Un agricultor culiche que viajaba como casi todos los días a La Cruz de Elota, iba detrás del auto en que viajaba Fox y miró cuando de repente se salió de la carretera, volvió a subir estrepitosamente, atravesó los 16 pasos de asfalto y cayó clavado de punta en una cuneta, entre eucaliptos y tabachines.
No llevaba puesto el cinturón de seguridad. Casi al instante Marco Antonio Fox quedó inconciente por un golpe demoledor en la cabeza. Y ya no se recuperó.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1106
GALERÍA
Más de 120 mil personas, entre locales y de diversas partes de la República se concentraron en el gran malecón de Mazatlán para presenciar el Eclipse Total de Sol.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.