octubre 18, 2019 10:55 pm

Cuantiosas autoliquidaciones en Ahome

AHOME. Derechos pisoteados.
AHOME. Derechos pisoteados.

La plana mayor del “Gobierno del Cambio” que encabezó en Ahome el panista Zenén Aarón Xóchihua Enciso hizo un boquete a las finanzas municipales, al término de su gestión, pagándose liquidaciones cuantiosas.
En la investigación de las cuentas, la comuna encontró los primeros “aviadores del gobierno del cambio”.
Y es que 43 funcionarios de primer nivel obtuvieron finiquitos por 4 millones 362 mil 973 pesos, de acuerdo con la lista de liquidación.
El monto erogado en cuestión de días representa poco menos de la mitad de la nómina quincenal de la comuna, que asciende a 9.5 millones de pesos, y supera en un cien por ciento la disponibilidad de efectivo que la tesorería dejó a su relevo tricolor.
Para calcular los montos de los finiquitos laborales, tesorería sumó sueldo, complemento, vacaciones, prima vacacional, indemnización y prima de antigüedad, y restó impuestos.
Con ello resultó que el secretario, Héctor Hugo Cruz González, quien tenía asignado tres choferes y siete secretarias, y el tesorero, Jesús Acosta Rodríguez, se llevaron liquidaciones individuales por 162 mil 569 pesos; el director de Obras Públicas, Eligio Alberto López Robles, 148 mil 208 pesos; el director de la Dirección de Desarrollo Social, Raúl Bojórquez Robles, 116 mil 337 pesos; el titular de Inspección y Normatividad, Luis Fernando Hays Olea, 113 mil 109 pesos, el director de Economía, Mauricio Duarte Martínez, 106 mil 182 pesos, y el secretario de la Presidencia, Jacob Efraín Pérez Heiras, 101 mil 385 pesos.
Con finiquitos inferiores a cien mil pesos están el director de Comunicación Social, Eduardo Sánchez Encinas, con 98 mil 845 pesos, y el jefe del jurídico, Marco Antonio Urquidy Miranda, con 89 mil 855 pesos, entre otros.
Sobre Sánchez Encinas pesa la acusación no investigada del entonces regidor, Abraham Ibarra, de que en esa dependencia existía facturación indebida pues había detectado a la proveedora Patricia Castro Borboa, como una especialista en comunicación que lo mismo asesoraba a la dependencia en manejo de comunicación social como en veda electoral y que tenía ingresos mensuales de 10 mil 400 pesos más pagos únicos por 20 mil 800 pesos y 29 mil pesos, respectivamente.
Ibarra reveló que la “súper asesora de comunicación social” en realidad era una supervisora de las tiendas Soriana.
Entonces sospechaba que el dinero paraba en bolsillos de reporteros leales a la cobertura municipal. Eso le ganó el repudio de poco menos de una decena de comunicadores. Un sondeo entre personal de comunicación sobre la proveedora reveló que no era conocida e ignoraban a quién asesoraba.
En la lista de finiquitos figuran siete secretarias que lograron liquidaciones que oscilan entre los 22 mil 933 pesos a los 36 mil 567 pesos, y el chofer, Alfredo Pérez López con 40 mil 425 pesos.
A las “súper liquidaciones” de los directores de área se suma la de los 18 regidores que individualmente se llevaron 114 mil pesos libres de impuestos. El monto erogado fue de dos millones 052 mil pesos. Sin embargo, y en descargo de estos, los ediles habían recibido 10 mil pesos menos de sueldo que sus antecesores. Y los actuales recibirán seis por ciento más de sueldo que los recién salidos. Por ello, ganarán más de 40 mil pesos mensuales, a los que se suman otros apoyos.
Los finiquitos a personal de confianza no eran nuevos en la administración panista, pues el 13 de agosto del 2013, el “director interino” de la Policía Municipal, Jesús Carrasco Ruiz, obtuvo 54 mil 48 pesos por renuncia voluntaria, según la póliza EF-403, y el secretario de la comuna, Zenón Padilla Zepeda, había logrado un pago de 50 mil 732 pesos por dejar el cargo el 22 de abril del 2013,en tanto que Óscar Edmundo Peña Pinto, apenas había obtenido 21 mil 612 pesos el 6 de mayo del 2013, también por dejar el cargo por renuncia voluntaria, de acuerdo con la póliza EEA 25792.
Tras autoliquidarse con miles de pesos, los funcionarios de primer nivel dejaron los cargos en silencio y heredaron a la administración de Arturo Duarte García el finiquito de cien trabajadores de confianza que ellos se llevaron a sus dependencias.
Auditados los departamentos, el despido fue masivo. De los tres choferes que le fueron heredados a Álvaro Ruelas Echave en la Secretaría del Ayuntamiento por Héctor Hugo Cruz González, aquel despidió a dos, y de las siete secretarias, a cuatro.
Separados de sus cargos y sin sueldo, los panistas olvidados por sus jefes se movilizaron. Tomaron pancartas, de la mano del senador, Francisco Salvador López Brito y del diputado local, Miguel Ángel Camacho Sánchez. Protestaron y encontraron eco en todas las fracciones de regidores. Juntos, ex trabajadores y regidores demandaron una liquidación justa.
Pero tras adentrarse en el manejo financiero de las liquidaciones, por negociaciones individuales, los despedidos se encontraron con su realidad: llevados a una aventura de tres años por quienes se autoliquidaron, al final fueron abandonados y traicionados, sin un peso en la bolsa. Y peor aún, ellos creían a ciegas que sus jefes habían dejado dinero para un finiquito más allá de lo legal.
Hay 6.2 millones de pesos en las cuentas para la liquidación, alegaban.
Sin embargo, el primer descalabro se los dio el regidor panista, Valentín Gutiérrez Román: “Eso no es cierto. Es mentira. Existe en presupuesto, pero no en las cuentas. Nunca fue etiquetado. No hay dinero alguno para su liquidación. El que se dieron los que se fueron fue tomado del gasto corriente, y por eso le hicieron un boquete a las finanzas municipales. Es tan grande el agujero, que la primera quincena fue pagada incompleta a todos”.
Junto con los panistas Irma Cota Soto y Rosario Buelna Beltrán y Carolina Soto García (PRD), Gutiérrez Román recomendó negociar individualmente el pago a los despedidos, pues no hay dinero.
“Lo bueno es que la administración no se niega a negociar y pretende un pago justo”.
Y con esa recomendación, las negociaciones individuales comenzaron con unos, y otros optaron por iniciar juicios para buscar la reinstalación.
El regidor negó que los despidos fuesen una “cacería de brujas” contra panistas.
“No lo veo. Sí se ve una reingeniería, que entre los despedidos hay panistas, priistas, perredistas y trabajadores con antigüedades de 20 años, que no tienen partido. Se ve una burocracia abultada, gorda, y que se va a adelgazar. Es doloroso, pero justo.”
Anticipó que el problema detectado en las oficinas municipales existe también en las paramunicipales Japama, Común, Instituto del Deporte y otras.
La respuesta
Tras el arqueo de las finanzas municipales, y los saldos dejados, la indignación oficial comenzó.
El presidente Arturo Duarte García, visiblemente molesto, pero con firmeza, aceptó haber ordenado una investigación sobre la legalidad de las liquidaciones, incluyendo el monto y sustento jurídico. Ofreció que una vez concluida las pesquisas, tendría una respuesta y actuaría en consecuencia.
Y para evitar ese problema al final de su administración, dijo que desde ese momento anunciaba que no habría liquidación para nadie de su gabinete y que ajustaría los mecanismos legales internos para evitar los sucesivos finiquitos, pues únicamente sangran las finanzas municipales.
“Voy a defender los intereses de la gente y entre mis funcionarios no habrá más liquidaciones”, manifestó.
Álvaro Ruelas Echave, secretario de la comuna, afirmó que las liquidaciones sí se están investigando.
“De momento se ha encontrado que fueron inmorales, porque nadie que sabe que estará por tres años puede reclamar una liquidación, pues venía por obra contratada, por destajo, por tiempo. Todos sabían que con una nueva administración habría su relevo, y pese a ello obtuvieron una liquidación”.
Martín López Montiel, jefe del jurídico, afirmó que desde la presidencia le pidieron un análisis legal de las liquidaciones, pero aún no lo concluye porque primero se debe de ver los números.
“Sí creo, que es justo el análisis. Se verán leyes secundarias y los reglamentos internos”, sostuvo.
Juan Tachna Félix, Tesorero Municipal afirmó que la liquidación de los funcionarios municipales fue ilegal porque no se tasan con la ley Federal del Trabajo sino con la de Ley de Servidores Públicos, que no permite finiquitos.
Aseguró que el resto de los empleados son otra cosa, pero se han iniciado negociaciones con ventaja a las arcas municipales, pues unos 40 trabajadores han aceptado liquidaciones del 50 por ciento para obtener ahorros netos de 800 mil pesos.
Serán liquidados unos 120 trabajadores, de momento, que tenían la categoría de eventuales.
Aviadores del “cambio”
Las cinco personas detectadas en la nómina de la Secretaria de Gobierno resultaron ser “aviadores”, reveló el tesorero, Juan Tachna Félix.
Y es que al preguntar sobre su presencia, ninguno de los entrevistados dijo conocerlas.
“Aparecen en la nómina, pero nadie las conoce”.
¿Las consideran “aviadores”?
-Pues si nadie las conoce físicamente, sí.
-¿Podría haber más “aviadores”?
-Podría. Para eso cada dependencia está haciendo su propia investigación. Pronto sabremos lo que encontramos. Se está checando nómina y personal.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 872
13 de octubre del 2019
GALERÍA
se registran balaceras en varios puntos de la ciudad TRAS CAPTURA DE HIJO DEL CHAPO
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
ENCUESTA

¿Crees que las condonaciones millonarias de impuestos por parte del SAT a políticos, artistas y grandes empresarios fue justa?

BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

OPINIÓN DEPORTES

DEPORTES

viral