Atorada la auditoría forense en Sinaloa

Atorada la auditoría forense en Sinaloa

La nueva facultad que la ASE tiene pendiente poner en marcha

La auditoría forense, la nueva facultad de la ASE que permitirá escudriñar más en el trabajo de fiscalización, no ha podido arrancar por estar todavía en las tareas de planeación.

No existe aún fecha exacta para que la auditoría forense de la ASE entre a operar en apego a las facultades que fueron publicadas en agosto de 2022.

De acuerdo con la Ley de la Auditoría Superior, la auditoría forense es una revisión conformada por un conjunto de técnicas multidisciplinarias y tecnológicas que tienen como finalidad el examen y la revisión de los indicios, procesos, hechos y evidencias para la detección o investigación de posibles actos que puedan implicar alguna irregularidad o conducta delictiva.

La auditora especial de cumplimiento financiero de la ASE, Nubia Valenzuela Peñuelas, informó que no está definido todavía cuándo entrará en operación la auditoría forense, ni tampoco cuál será el ente al cual se le aplicaría la nueva modalidad de fiscalización.

En la estructura organizacional, por lo pronto solo se cuenta con tres personas: un titular de la Dirección de Auditoría Forense, un jefe de departamento de Auditoría Forense, y un jefe de Departamento de Laboratorio Forense. No hay mayor personal, pero se considera que será necesario integrar mayor número de elementos para cumplir con todas las atribuciones de esta modalidad de fiscalización.

Por razones de presupuesto no podría al menos este año contratar más personal para la realización de la auditoría forense, pero se contempla realizar modificaciones al interior de la ASE para que, con personal de otras áreas, se pueda entrar en operación en el transcurso del presente año.

El equipo de auditoría forense, al igual que el de la Auditoría Superior de la Federación, deberá realizar fiscalización de mayor profundidad, como analizar información relativa a proveedores de los entes fiscalizados; revisar quienes son los socios y accionistas de las empresas con las que trabajan las instituciones que manejan recursos públicos; realizar visitas, así como entrevistas a los servidores públicos.

Adicionalmente se trabajará con sistemas de bases de datos y contables, para realizar las investigaciones.
La auditoría forense podría realizarse a partir de una denuncia, por estar dentro del Programa Anual de Auditorías y Visitas (PABI), o bien derivado de una auditoría en proceso.

Esta nueva modalidad de auditoría podrá fiscalizar ejercicios fiscales anteriores, en curso, así como procesos y contratos.

Ante la pregunta sobre cuántos años atrás pudiese fiscalizar la auditoría forense, el director general de Asuntos Jurídicos de la ASE, Octavo Ramón Acedo, señaló que deberá tomarse en cuenta los tiempos de prescripción de los posibles hechos que se pretendan investigar.

A partir de los resultados de la auditoría forense, podrían derivarse promociones de responsabilidad, pliegos de observaciones y solicitud de aclaraciones.

En caso de faltas administrativas graves, así como de conductas delictivas, podrían identificarse elementos sobre casos de cohecho, peculado, desvío de recursos utilización indebida de la información, desempeño irregular de la función pública, enriquecimiento ilícito, negociaciones ilícitas, entre otros.

Dentro del trabajo de planeación para poner en marcha en Sinaloa la auditoría forense, destaca la firma de convenios interinstitucionales, por ejemplo, con la Secretaría de Hacienda y la Secretaría de Economía.

Desde que se otorgaron facultades a la ASE para la auditoría forense, el diputado presidente de la Comisión de Fiscalización, Sergio Mario Arredondo, aseguró que con las reformas se hace una aportación en los rubros de transparencia, rendición de cuentas y de combate a la corrupción.

“La exigencia de la sociedad es tener gobiernos honestos, y ese es el compromiso que hemos tenido de manera plural y abierta”, manifestó.

Cuando se aprobó la facultad dentro del marco legal para que la ASE pudiera realizar auditorías forenses, el diputado Adolfo Corrales advirtió que de nada sirve decir en tribuna que están combatiendo la corrupción y dar herramientas a la ASE, si no le exigen a esta que haga cumplir la ley y que presente las denuncias correspondientes para que se rinda cuentas al Congreso y a la sociedad.

Hizo hincapié que uno de los objetivos de las reformas es darle nuevas herramientas a la ASE para que sea más eficiente en su trabajo.

Sin embargo, enfatizó que estos avances pueden ser letra muerta si no se exige a la ASE que aplique la ley.

La Auditoría Superior de la Federación considera a la auditoría forense tiene una especial connotación en la actividad gubernamental, al ser un complemento de fiscalización que permite determinar con precisión si existen elementos de prueba que permitan establecer la responsabilidad de servidores públicos y de terceros en la comisión de actos irregulares y conductas delictivas.

Este tipo de prevención tiene, además, como impacto colateral, la prevención y disuasión del fraude en la gestión pública.

Artículo publicado el 09 de abril de 2023 en la edición 1054 del semanario Ríodoce.

Lee más sobre:

Últimas noticias

Scroll al inicio

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.