Policía recupera el control de Congreso, palacio presidencial y Supremo de Brasil

brasil

La policía brasileñas recuperó el control del Congreso, del Palacio presidencial de Planalto y de la sede del Tribunal Supremo Federal, ocupados por simpatizantes del expresidente Jair Bolsonaro que pretendían forzar un golpe de Estado.

Efectivos de la seguridad del Tribunal Supremo Federal y de fuerzas de choque de la Policía Militar del Distrito Federal consiguieron recuperar el control de la sede del TSF a media tarde de ayer domingo y no fue hasta principios de la noche cuando retomaron el control del Congreso empleando medios antidisturbios y granadas aturdidoras, de acuerdo a ‘O Globo’.

También desplazaron a los asaltantes del Palacio de Planalto, aunque los manifestantes continúan concentrados en la conocida como Explanada de los Ministerios que comunica todos estos edificios, ahora contenidos por un cordón de seguridad de los agentes, de acuerdo a Proceso.

Hasta ahora las autoridades informaron la detención de 30 personas, aunque algunos medios mencionan que son más los arrestados y podrían superar el centenar.

Los detenidos se encuentran en dependencias de la Policía Civil del Distrito Federal, concretamente en el Departamento de Policía Especializada, donde se espera la llegada de más sospechosos.

La mayoría están siendo arrestadas por el Artículo 359-M del Código Penal, que prevé entre 4 y 12 años de prisión por “tentativa de destitución de un gobierno legítimamente electo”.

Los manifestantes estaban inicialmente concentrados ante la sede del Cuartel General del Ejército, muy cerca de las sedes de los tres poderes del Estado, cuando se han dirigido hasta el Congreso y han irrumpido en sus dependencias tras superar el cordón policial y arrancar las alambradas.

Más tarde se han dirigido a la sede presidencial y a la del Supremo, donde han invadido el plenario del tribunal. Han trascendido imágenes de los manifestantes provocando importantes destrozos dentro de los edificios.

Así se han podido ver imágenes de personas manifestantes vestidos de verde y amarillo arrancando sillones del Congreso o rompiendo cristales y mesas de la sede del Tribunal Supremo Federal. Precisamente en este último edificio habría sido arrancada la puerta del armario donde el juez Alexandre de Moraes cuelga su toga en el plenario del tribunal. De Moraes ha sido uno de los jueces más críticos con Bolsonaro.

El presidente Lula decretó en respuesta al asalto que el Gobierno federal asuma las competencias en materia de seguridad del Distrito Federal de Brasilia y criticó a los “vándalos” y “fascistas” responsables del ataque.

“Nunca se ha hecho en la historia de este país”, mencionó durante un discurso en el que recordó sus propias derrotas electorales y la posición histórica de la izquierda. La democracia, ha añadido, garantiza la libertad de expresión, “pero también exige el respeto de las instituciones”.

“Todos los vándalos serán encontrados y castigados”, dijo el mandatario, antes de dar los detalles de un decreto que implica la intervención sobre las competencias que teóricamente le competen a Brasilia, cuya labor había sido puesta en duda por el oficialismo tras el caos vivido en las calles de la capital.

“Aprovecharon el silencio del domingo, cuando todavía estamos formando gobierno, para hacer lo que hicieron”, cuestionó Lula, quien prometió perseguir tanto a los participantes directos como a quienes han promovido el “gesto antidemocrático” de las últimas horas.

Recordó que hay “varios discursos” de su predecesor, Jair Bolsonaro, en los que “alienta” la toma de los distintos poderes. “Esta también es su responsabilidad y la de los partidos que lo apoyaron”, ha sentenciado.

Mientras, el protagonista velado de este ataque, Bolsonaro, mantiene su silencio a pesar de que hasta poco antes del asalto eran frecuentes sus publicaciones en redes sociales defendiendo su gestión con datos económicos.

Sin embargo, el presidente del Partido Liberal de Bolsonaro, Valdemar Costa Neto, tachó la jornada de “día triste para Brasil”.

Costa Neto publicó un vídeo en el que asegura que los responsables de este ataque a las instituciones “no representan” a Bolsonaro. “Todos los actos que hemos hecho después de las elecciones frente a los cuarteles han sido un ejemplo de educación, de confianza y de brasileñidad”, apuntó el dirigente del PL.

“Había familias representando a Boslonaro, representando a la derecha. Ese acto de hoy en Brasilia es una vergüenza para todos nosotros y no representa a nuestro partido ni a Bolsonaro”, argumentó.

Para Costa Neto, “la policía es la seguridad y estos sectores de la seguridad tienen que hacer su función”. “No apoyamos estos actos. Sí apoyamos ‘Patria, familia y libertad’. Apoyamos los actos de bien. Ese acto de hoy en Brasilia ha sido una vergüenza para todos nosotros”, insistió.

Costa Neto se refirió así a las acampadas de simpatizantes de Bolsonaro frente a diferentes cuarteles de las Fuerzas Armadas brasileñas para exigir un golpe de Estado para “salvar Brasil” y deponer a Lula, vencedor de las elecciones de octubre de 2022.

Las fuerzas de seguridad no han disuelto estas concentraciones tampoco frente al Cuartel General del Ejército en Brasilia, punto de partida de la manifestación de este domingo. Las acampadas comenzaron tras confirmarse la derrota electoral de Jair Bolsonaro frente a Lula.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1115
GALERÍA
Agentes de la Sedena, FGR y GN, aseguraron seis vehículos, así como sustancias químicas, en un inmueble de la colonia Progreso, al sur de Culiacán.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.