julio 25, 2021 1:35 PM

La plegaria de doña Artemia por su hijo ausente, Sergio Alán

IMG-20210312-WA0062

Al pie de la escalera externa de la Vicefiscalía Regional de Justicia del Estado, en Los Mochis, doña Artemia Ruiz Inzunza clama porque su hijo, Sergio Alán Heredia Ruiz, de 22 años, aparezca con vida, tras 60 horas de desconocer su paradero.
Es una escena triste, desgarradora por el llanto de una madre que busca a su hijo, un estudiante de criminalística y trabajador de una casa funeraria que el martes 9 de marzo desapareció cuando conducía una camioneta Ford, Escape, de color blanco, modelo 2001 y con engomado.
Clama entre llanto y gritos: “Sólo quiero a mi hijo, dime Señor en dónde buscarlo. No busco culpables, sólo quiero a mi hijo vivo, porque vivo se lo llevaron…”
Pide al vicefiscal, Jesús Arnoldo Serrano Castelo baje de su pedestal del tercer piso y le ayude a encontrar el muchacho. Una y muchas veces repite la petición, pero en funcionario no aparece por ningún lado.
A ella la sostiene su esposo, Sergio Heredia Nieblas, y padre de Sergio junior.
“Hace tres días desapareció. Llamó para decirnos que iba de regreso a casa, pero nunca llegó. Eso fue como a las 19:00 horas, y poco después, a las 20:00 horas le llame. El celular me mandó a buzón. Sabemos que está apagado. Desde entonces, nada sabemos”, explica el hombre que este viernes 12 de marzo está allí, frente a un edificio blanco.
Él no habla, porque su rostro está desencajado. El dolor de la mujer lo ha dejado mudo. Y todos los que la escuchan. Atrás de la pareja hay madres rastreadoras que por la mañana había acudido a una exploración a Mochicahui, El Fuerte, en donde les informaron que estaría el joven. La búsqueda fue en falso.
Por la escena, una fiscal aparece en la puerta. Llama a la pareja y la mete. Impide que la sigan miembros del colectivo Rastreadoras de Fe y Esperanza, ya diestros en esas reuniones.
Los minutos trascurren lentos, y finalmente, Artemia y Sergio aparecen. No traen nada, sólo promesas de que los investigadores trabajan por localizar al ausente.
Hasta ahora, los investigadores sólo han encontrado muertos y a nadie con vida.
Sus pesquisas no se conocen, y sus búsquedas tampoco.
Mario Higuera, fundador del colectivo de búsqueda de desaparecidos, afirmó que sólo acompañan al matrimonio en su rutina burocrática de gestión, pero hasta ahora nada en firme en conseguido.
Doña Artemia y don Sergio están destrozados al pie de esa escalinata de la vieja tienda departamental que da cobijo a la Vicefiscalía Regional de Justicia, en donde su titular, Arnoldo serrano Castelo se ha enclaustrado, mientras tres pisos abajo, una camada de jóvenes continua esfumándose de la tierra. De esas ausencias que comenzaron años atrás, no hay un solo culpable capturado.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 965
25 de julio del 2021
GALERÍA
Abanderados de México y apertura de juegos Olímpicos Tokio 2020 sin público
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.