Comercios ambulantes en la mira del Ayuntamiento de Culiacán

ambulantes 1


El barullo y las filas de personas no son más. Ahora la lona sirve de sombra para automóviles que aprovechan el espacio en donde durante más de 30 años estuvieran los tacos de “la canasta”, ubicados casi en la esquina de Francisco Villa y Lázaro Cárdenas en la colonia Jorge Almada.

Ahora el espacio luce vacío. Según algunos comensales, fue cerrado desde el primer fin de semana de enero de 2019. Versiones de trabajadores del Ayuntamiento de Culiacán señalan que fue orden del alcalde Jesús Estrada Ferreiro como parte de su programa de ordenamiento.

Esta versión la confirma el mismo director de la Unidad de Inspección y Vigilancia, Luis Alfonso Meza Espinoza. Luego de precisar la ubicación, el funcionario indica: “Yo los ubico muy bien porque fui cliente”.

El negocio vendía tacos de camarón. Mesas y sillas en las afueras de un camión atendían a comensales en una zona de mucho tránsito tanto vehicular como peatonal por la cantidad de oficinas y negocios en la colonia. Y Meza Espinoza explica:

“Mira, te voy a platicar así de rapidito. Ese asunto lo traigo muy presente porque he estado muy de cerca con los señores, aquí han venido muy seguido, incluso te hago la aclaración, yo fui cliente muchos años y te voy a decir lo que le dije a la señora, aquí hay muchas denuncias hay un expediente de ese caso por lo riesgoso del lugar.

“Vienes por Francisco Villa, vienes del norte y agarras el semáforo en Lázaro Cárdenas y hace curvita, los carros pasan muy recio ahí. Ahí hizo un trabajo la Unidad de Protección Civil a raíz de una denuncia del riesgo que representaba eso, porque la gente se sentaba sobre la calle, ellos hicieron un dictamen donde muestra que es un área sumamente riesgosa”.

—¿Van entonces contra el comerciante y no contra el automovilista que va a exceso de velocidad en el cono urbano?

—No sé si pasen tan rápido y te voy a decir qué me pasó en una ocasión, obviamente no lo hacen con la intención pero al freír, bota o no bota chispas de aceite, y al mojarse la calle es riesgosísimo eso: el carro puede ir a 20 o 30 y se te derrapa, es muy riesgoso.

El titular de Inspección y Vigilancia señala que eso empezó con una denuncia. Justifica que algunos vehículos se derrapaban ahí por el aceite y ante la querella, los dueños del establecimiento aceptaron quitarse.

“A ellos no se les canceló el permiso, se les invitó a que buscaran un lugar para reubicarlos… y le doy la razón al señor, el señor necesita trabajar”, dice.

La versión delos propios comerciantes es similar, pero la medida los tiene sin trabajar desde hace tres meses. Confirman la fecha en que los cerraron: viernes 4 de enero. Y a días de que inicie la cuaresma, la mejor temporada del año, permanecen cerrados. Los compromisos con proveedores y clientes los hicieron adquirir más deudas y el negocio aún no se reanuda.

LUIS ALFONSO MEZA. Operativo permanente.

“Bueno, a nosotros nos quitaron el 4 de enero y esperamos que el secretario del ayuntamiento nos pueda ayudar pronto porque viene la cuaresma y es temporada alta para nosotros. No estamos peleando con ellos, entendemos que están haciendo su trabajo pero también pedimos que nos dejen trabajar: que nos ayuden y esperamos que sea en breve”.

La medida se ha extendido. En las inmediaciones del ISSSTE varios comercios han sido clausurados. Los sellos de la Unidad de Inspección y Vigilancia se colocan durante un operativo que es permanente, al grado que a un estanquillo afuera de la Facultad de Medicina le fuera colocado el sello de clausura durante la visita del alcalde al aniversario de la escuela, el pasado martes 26.

Así se prolongó en el Mercado de las Flores, remodelado recientemente. Y la estrategia en la que intervienen elementos de la policía municipal, se ha repetido en diferentes sectores, la mayoría del centro de Culiacán, en donde según Meza Espinoza actualmente hay alrededor de 100 vendedores entre ambulantes e informales, sin autorización.

Por su parte, comerciantes acusan corrupción en la unidad. Señalan que las multas van entre los 400 y 700 pesos, y dependiendo de la falta de la que sean acusados, se les pide una cuota semanal para dejarlos trabajar, hecho que el titular de la dependencia desestimó.

—He conocido casos que les piden incluso tarifas de entre 400 y 700 pesos por permitirles y darles como respiro, digamos, de entre 30 o 40 días.

—Mira, yo creo que eso es un rumor y te voy a decir por qué: desde que yo estoy aquí he tratado de evitar al máximo eso, y los inspectores saben que al que sorprendan con eso se le castiga, y se les va a castigar fuerte.

“No meto las manos a la lumbre por ellos porque no estoy encima de ellos, pero hace días por las manifestaciones que hubo por los desalojos que hemos hecho, hubo una reunión con los dirigentes de los comerciantes y ahí, a raíz de eso, porque ellos manifestaban extorsiones y lo que tú dices, y ahí les preguntó el presidente, ‘señora, ¿a usted le han pedido dinero, le han extorsionado?’ O son muy hábiles para esconder…”

—O tienen miedo de las represalias.

—O tiene miedo o nada más es un rumor. Porque con la gente que estaba ahí, no creo que tengan miedo.

Mientras tanto, el mismo alcalde ha señalado que el tener mucho tiempo en una acera como comerciante no da derecho, y que el programa de ordenamiento continuará.

Artículo publicado el 31 de marzo de 2019 en la edición 844 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 851
12 de MAYO del 2019
COLUMNAS
OPINION
Ñacas y Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

DEPORTES