viernes, octubre 22, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

Revelan cómo el ‘Chapo’ espiaba a su propia gente

chapo sigue juicio

Nueva York.- Christian Rodríguez es pequeñito. Viste un traje azul, se peina el cabello con una raya de lado y evita voltear en la dirección de Joaquín Guzmán Loera. Tiene miedo. Después de todo, ha pasado dos días detallando cómo se convirtió en un espía encubierto para el FBI, traicionando al presunto líder del Cártel de Sinaloa.

Lea: ‘Chuytoño’, protector del ‘Mayo’ https://bit.ly/2shs9qY

Rodríguez empezó a trabajar para el Chapo Guzmán en 2008, a sus 21 años de edad, después de abandonar la carrera de ingeniería en sistemas en tercer semestre. Decidió poner su empresa y, como emprendedor, llegó a instalarle un elaborado sistema de encriptación a la familia Cifuentes, de narcos colombianos, y al Cártel de Sinaloa para llevar a cabo comunicaciones seguras.

Conoció al Chapo por medio de uno de los Cifuentes. “Alex me estaba esperando y me presentó con su socio”. Era el Chapo, y estaba en una pista de aterrizaje clandestina en las montañas de Sinaloa vestido como militar, recordó el testigo protegido en la octava semana del juicio. En su primera reunión, Rodríguez le presentó varias opciones de ciberseguridad a Guzmán Loera. El Chapo pidió seguridad para teléfonos, ya que no le gustaba escribir en computadoras, dijo Rodríguez.

En su segunda reunión, el testigo le instaló un sistema para hacer llamadas por internet. Con el tiempo, le instalaría también un software de espionaje (Flexispy) a los celulares que el Chapo le pedía. “Alex Cifuentes y el Gordo me dijeron que era como su juguete”, explicó el testigo, refiriéndose al software de espionaje.

A Guzmán Loera le llegó a gustar tanto la tecnología, que tenía a una persona escuchando las conversaciones que grababa al abrir el micrófono de sus conocidos, para escuchar lo que decían de él. También pidió que se hackearan todos los cafés internet de Culiacán para monitorearlos, pero no se pudo.

Después de pasar tres días en 2009 caminando por la sierra sinaloense, escondiéndose del ejército con Guzmán Loera, Rodríguez decidió no volver a verlo nunca más. El estrés fue demasiado para el experto en sistemas. En 2011 el FBI lo encontraría en Bogotá. Desde entonces Rodríguez colaboró con las autoridades estadounidenses.

“Agente Marston, ¿nos puede leer el siguiente mensaje?” Le pidió el fiscal Michael Robotti a otro testigo que declaró en la octava semana del juicio, un agente del FBI que había coordinado la colaboración de Rodríguez como informante encubierto.

Lea: El ‘Vicentillo’ implica a ‘Chuytoño’, a ‘Malova’ y a Millán https://bit.ly/2Cc2FQu

“Jeans too, love?”, leyó Stephen Marston la traducción del mensaje en inglés. Después leyó otro: “black moustache dye”. Ambos se referían a cosas que el acusado le pedía a su esposa, Emma Coronel Aispuro, tras la redada en Los Cabos, de donde Guzmán Loera logró escapar en febrero de 2012. En el primer caso pedía pantalones; en el segundo, tinte de bigote negro.

En otros mensajes, el Chapo le pedía a su esposa que escondiera armas en el clavo de una de sus casas y discutían dónde colocar a uno de los escoltas, el Cachimba. También hablaban de cirugías plásticas, negocios con el padre de Coronel Aispuro, regalos de miles de dólares y propiedades para sus hijas.

En inglés, las comunicaciones sonaban planas, pero en la transcripción proyectada en las pantallas de la sala 8D de la corte federal, los mensajes en español con faltas de ortografía evidenciaban la intimidad de dos personas que ahora estaban bajo el escrutinio de decenas de desconocidos, entre ellos los miembros del jurado y la prensa internacional.

Después de presentar los mensajes de Guzmán Loera a su esposa, la fiscalía mostró los mensajes que el Chapo le mandaba a Agustina Cabanillas Acosta, apodada “Fiera”. Además de mandarle mensajes de amor y acceder a pagarle una liposucción, el Chapo le pedía coordinar vuelos clandestinos, envíos de mariguana a San Diego y distribución de droga en Phoenix.

A diferencia de la estrategia utilizada contra otros testigos cooperantes, la defensa no pudo comprobar que Christian Rodríguez miente. Este testigo se limitó a dar detalles técnicos que dejaron poco lugar a dudas. Los mensajes y las llamadas que copió y la historia que contó representan evidencia sólida, de primera mano, donde el Chapo Guzmán habla sobre sus actividades criminales.

Con solo 32 años, Rodríguez ganó 500 mil dólares trabajando para Guzmán Loera y la familia Cifuentes, de narcotraficantes colombianos. Cobró otros 460 mil dólares por su colaboración con el FBI. Es elegible para reclamar la recompensa de 5 millones de dólares por la captura de Jorge Cifuentes. Decidió cometer fraude fiscal al no pagar sus impuestos en Estados Unidos. Y a pesar de todo, no pasó un solo día en la cárcel. Pero paga sus penas de otra manera.

Desde su llegada a los Estados Unidos, en 2013, lo han hospitalizado dos veces por crisis nerviosas. Ha recibido terapias electro convulsivas. “Tengo mucho estrés sobre mí, sobre mi cuerpo, sobre mi mente”, dijo Rodríguez, quien ha dado uno de los testimonios más contundentes en contra de Guzmán Loera.

A Rodríguez le siguió otro testigo colombiano, Alex Cifuentes, quien fue “el secretario, brazo derecho y brazo izquierdo” del Chapo entre 2007 y 2009 en la sierra del Triángulo Dorado. Alex se tardó un rato en identificar a Guzmán Loera en sala 8D de la corte federal. “Es la primera vez que lo veo de traje”, explicó, haciendo sonreír a Coronel Aispuro. La mirada, casi entrañable, con la que el Chapo vio al menor de los Cifuentes contrastó de manera drástica con aquella mirada dura con la que observó a Christian Rodríguez tan solo horas antes.

Artículo publicado el 13 de enero de 2019 en la edición 833 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 977
17 de octubre del 2021
GALERÍA
Al menos 11 muertos y más de 10 heridos al caer un autobús en Ecuador
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.