agosto 1, 2021 1:35 PM

Cuando las balas cayeron del cielo en Tamazula

 

IMG_20150615_190552

 

Apresurada, María recoge de su hogar lo indispensable, varios cobertores, un poco de ropa y los cargadores de sus celulares.  De pronto, unas voces alertan sobre el regreso de los Marinos. María corre de un lado a otro desesperada, pide ayuda para cargar sus cosas y lanza una plegaría con la voz entrecortada: Ay dios mío, ay dios mío, que sea tu voluntad.

Han pasado más de 24 horas desde el operativo que realizó la Marina Armada en la sierra de Tamazula, Durango, el cual dejó dos personas muertas, un menor de edad herido de gravedad, cuatro menores detenidos, cuatro vehículos incendiados y las acusaciones de los pobladores por la violación a sus derechos humanos.

La tarde del lunes, María y su esposo vuelven a Topiba para recoger sus pertenencias y abandonar indefinidamente su hogar. El temor a los Marinos es latente, un día antes, las balas cayeron desde los helicópteros del “gobierno”.

Para narrar los episodios que vivieron desde las 11:00 horas del domingo hasta la madrugada del día siguiente, los nombres de los testigos serán cambiados por su seguridad.

 

El sobrevuelo. 

La pesadilla comenzó a media mañana del domingo 14 de junio, cuentan que las balas cayendo desde el cielo y el polvo que levantaba su impacto en el piso se podía observar desde lejos. Los vestigios que quedaron sobre el lugar parecen sacados de una zona de guerra.

Partiendo de Tamazula se hacen 20 minutos por un camino de terracería que cruza un arroyo para llegar al primer pueblo de Los Medios, ahí se habla de una granada que fue lanzada sobre una pequeña casa pero la ausencia de los pobladores impide comprobar el hecho.

Medio kilómetro adelante, un vehículo deportivo de los conocidos como Razer está calcinado a la orilla del camino. El Razer lo conducía José Roberto N, un niño de 13 años que asiste a la secundaría de Tamazula y que desde el domingo por la tarde permanece internado en el Hospital Pediátrico de Culiacán, en Sinaloa, herido por los disparos de los Marinos y en estado crítico de salud.

IMG_20150615_134935615

Avanzando casi un kilómetro por el mismo camino y pocos metros antes de la entrada al segundo pueblo, el de Acachoane, una camioneta tipo Suburban de doble cabina está consumida por el fuego, el aluminio de los rines derretidos corre sobre el piso como un río plateado que brilla con los intensos rayos del sol de mediodía.

Otro kilómetro después, dos vehículos más, un Jeep y un Rubicón aún humean sobre la vereda que conduce a la entrada de Topiba, el tercer pueblo. El intenso olor a plástico quemado penetra en el olfato.

IMG_0791.JPG

Los pobladores aseguran que las dos personas muertas que fueron entregadas por la Marina al Semefo de Culiacán, conducían la camioneta; mientras que los cuatro detenidos, Emanuel, José Luis, Yasir y Juan Carlos, presentados la mañana del lunes en la Agencia del Ministerio Publico Especializada en Justicia para Adolescentes de la capital sinaloense, se trasladaban en el Jeep y la Rubicón.

El domingo por la tarde tras el operativo de la Marina los carros estaban intactos, pero al amanecer del día siguiente, cuando los marinos ya se habían retirado, todas las evidencias del operativo se reducian a cenizas.

IMG_20150615_140516481

Hasta la tarde del lunes, 24 horas después del arribo de los elementos, ninguna autoridad de Procuración de Justicia había acudido al lugar para recoger evidencias de los hechos.

La molienda de caña. 

José es albañil. Ese domingo colocaba un piso junto a cinco hombres en una casa de Topiba, otro grupo de trabajadores se concentraba en la reparación de una máquina de hielo. Al llegar los Marinos, tiraron a todos los hombres en el porche de la casa y les taparon los ojos.

De pie frente al porche, un día después pero aún sin dormir bien, José cuenta que pasaron 10 horas acostados en el piso ardiendo, en un poblado donde en días recientes las temperaturas han alcanzado los 40 grados centígrados.

Él piensa que está vivo porque cuando los helicópteros comenzaron a disparar, José no corrió.

IMG_20150615_141138233_HDR

En esa misma casa también estaban José Roberto, el niño herido de bala; Emanuel, José Luis, Yasir y Juan Carlos, los cuatro menores de edad detenidos. Yasir y Juan Carlos son compañeros de Samuel en la secundaria de Tamazula.

Esa mañana, los niños y jóvenes se habían reunido en la casa de Samuel para cortar caña y se preparaban para la molienda pero los helicópteros de la Marina interrumpieron la convivencia a balazos. Manuel, José Luis, Yasir, Juan Carlos y José Roberto salieron huyendo en los vehículos con rumbo a Tamazula. En el camino fueron interceptados por los elementos federales. José Roberto quedó herido y los otros cuatro fueron detenidos.

Samuel dice que sus amigos no iban armados, que no escondían nada, que tan sólo se asustaron con el operativo sorpresa.

La mamá de Samuel, sus tías y su abuela estaban en misa en Tamazula cuando se enteraron del ataque de los helicópteros. Eran casi las 12 del día.

Las mujeres se trasladaron a Topiba de inmediato y pocos minutos después, detrás de ellas llegó un convoy de más de 20 vehículos de la Marina que no se irían de Topiba hasta la medianoche del domingo.

En Topiba hay pocas casas, sólo cinco o cuatro propiedades. La primera casa que se ubica al entrar al poblado es de dos pisos, tiene una bodega y una enorme terraza, frente a ella hay otra casa de un piso, con un amplio porche y una palapa al costado. En esas dos casas se concentrarían los marinos.

En cada uno de los cuartos de la casa de dos pisos, las chapas fueron rotas a marrazos y los cuartos registrados minuciosamente, mientras que en la casa de enfrente reunieron a los hombres tirados en el porche y a las mujeres en el interior de la propiedad. A ellas les quitaron sus teléfonos y les impidieron regresar a Tamazula hasta terminar la búsqueda.

IMG_20150615_141525387

Un día después del operativo federal, refugiados en una casa de Tamazula, los pobladores responden sigilosamente al preguntarles qué o a quién buscaban los marinos. Dicen no saberlo pero aseguran que presentarán una denuncia en contra del actuar de la Marina. A Topiba no regresarán en los próximos días.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 966
01 de agosto del 2021
GALERÍA
Protestas y celebraciones ante destitución de primer ministro y suspensión de parlamento en Túnez
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.