domingo, noviembre 28, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad
  LO ÚLTIMO

Venganza consumada de Pacquiao

El filipino venció por decisión unánime a Timothy “Desert Storm” Bradley, que perdió su invicto
El filipino venció por decisión unánime a Timothy “Desert Storm” Bradley, que perdió su invicto

El ex múltiple campeón mundial filipino Manny “Pacman” Pacquiao se impuso sobre el por entonces invicto estadounidense Timothy “Desert Storm” Bradley, por puntos, en fallo unánime, tras doce asaltos, y así lo destronó de su título mundial welter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), desquitándose de quien le arrebatara la corona, en una esperada revancha que fue el combate estelar de la mega velada desarrollada en la noche del sábado en el MGM Grand Garden Arena de las Vegas, Nevada, Estados Unidos.
En un enfrentamiento altamente esperado, el “Pacman” logró vengarse de lo ocurrido el 9 de junio de 2012 cuando el californiano lo destronara del mismo cinturón en un polémico fallo dividido en el mismo escenario.
Con mayor decisión, el filipino siempre tomó la iniciativa y con su velocidad, impactó sus derechas e izquierdas cruzadas y ascendentes al rostro de un Bradley que apostaba al contragolpe, pero no trabajaba en cantidad.
Sin embargo, a pesar de que el “Pacman” llevaba las riendas con su velocidad de desplazamientos para entrar y salir en la media y corta distancias, tampoco terminaba de conmoverlo por lo que el duelo seguía en pie.
Y a partir del final del tercer capítulo, “Desert Storm” comenzó a encontrarlo con su guardia baja, para, de contragolpe, filtrar sus derechas boleadas a la sien y cruzadas a la mejilla con que emparejó el pleito. Pero desde el séptimo, y más aún desde el octavo, la actitud del campeón era cada vez más pasiva.
Sin la velocidad y precisión de anteriores presentaciones, el filipino llevaba siempre las riendas y además impactaba sus cruzados y uppercuts al mentón, y sus ganchos a los flancos. Con el correr de los minutos, las diferencias eran cada vez más amplias a favor del congresista filipino.
Y con el hasta entonces imbatido californiano sin terminar de decidirse, al sonar la campana definitiva la historia parecía juzgada.
Las tarjetas de los jueces terminaron expresando la diferencia exhibida, al decretar: Craig Metcalfe (Alberta, Canadá) 116-112, Michael Pernick (Chicago, Illinois) 116-112, Glenn Trowbridge (Nevada) 118-110, todas en favor de Pacquiao.
Con velocidad, el filipino entró y salió en la corta distancia donde impactó sus jabs, rectos y cruzados a la mandíbula en el inicio. El californiano intentó tomar la iniciativa y responder con su cross diestro al mentón en el segundo, pero la rapidez de desplazamientos de Pacquiao le permitió contragolpear con su gancho al cuerpo y otro cross diestro arriba.
En el tercero, más allá de que el campeón avanzó e intentó con su derecha recta, el “Pacman” parecía tomar los tiempos y lo frenó con su certero gancho zurdo a las costillas y estómago, para luego conectar su punzante cross diestro y zurdo a la mandíbula. Pero el “Desert Storm” respondió de contragolpe con su derecha cruzada al pómulo, que comenzaba a filtrarse.
Luego de que intercambiaran jabs zurdos y diestros arriba al comenzar el cuarto, la mayor justeza del filipino parecía sacar mayores réditos. Sin embargo, bajó su guardia y Bradley respondió con dos derechas cruzadas plenas a la mejilla, que lo hicieron retroceder.
Con ambos estudiándose y buscando luego el cruce franco en el quinto, Bradley lo dejó avanzar para trabajar de contragolpe con sus derechas cruzadas y boleadas arriba, pero sin gran efectividad, hasta que logró llevarlo contra las cuerdas a base de jab zurdo en punta y conectar dos derechas cruzadas plenas a la mandíbula de un filipino con su guardia baja.
Con el filipino buscando tomar la iniciativa, el californiano esquivó eludió los envíos y lo frenó con su gancho zurdo al cuerpo, su cross diestro al mentón, y su boleado zurdo a la sien. Pacquiao avanzaba, pero Bradley, confiado, recostado sobre las cuerdas con su guardia baja esquivaba cada lanzamiento.
Con el filipino buscando y el estadounidense esperando en el séptimo, el duelo de estilos estaba planteado. Pacquiao fallaba envíos al rostro, y si bien no era del todo claro, Bradley sacaba mayores réditos con su cross diestro y su gancho derecho a las costillas.
Sin embargo, “Pacman” lo llevó contra las cuerdas y con velocidad combinó ráfagas de derecha e izquierda cruzada y ascendente a la mandíbula, revirtiendo el trámite del round. Con el intercambio de jabs en el octavo, y ambos analizándose, el filipino tomaba la iniciativa pero no conmovía a un californiano que lo esperaba desde afuera, pero tampoco se definía ni concretaba.
Al comenzar el noveno, “Desert Storm” lo sorprendió con su jab zurdo seguido de cross diestro al mentón. Sin embargo “Pacman” buscó llevárselo contra las cuerdas, donde si bien impactó su cross diestro y zurdo al mentón, no mostró la velocidad y fiereza de anteriores combates. Pero antes un Bradley demasiado replegado y apostando al error rival, parecía alcanzarle con lo justo.
A pesar de que el campeón intentó responder en el décimo con sus boleados y cruzados a la zona alta, careció de efectividad y el retador respondió con dos certeros cross zurdos plenos a la mandíbula.
Cuando parecía que ninguno llegaba con claridad en el undécimo, “Desert Storm” lo sorprendió con una derecha boleada plena a la mejilla que detuvo el avance del filipino. Repuesto, “Pacman” acortó el ring y con su recto diestro penetró la guardia del campeón.
Y siempre tomando la iniciativa, dio el paso al frente e impactó su cross diestro al mentón, aunque Bradley respondió de contra con una derecha cruzada plena a la mandíbula. Con el público abucheando al california en el duodécimo, y sin decidirse a salir a buscarlo, Pacquiao conectó un certero y veloz cross zurdo al mentón, con que lo envió contra las cuerdas.
Y mientras el campeón no se salía de su estrategia, el filipino seguía tomando la iniciativa y llegando ocasionalmente con sus rectos a la zona alta, aunque sin terminar de doblegarlo.
De esta forma, Pacquiao, que registró 145 libras, ex campeón mundial mosca, supergallo, pluma, superpluma, ligero, welter, y superwelter, reconquista el mismo cinturón mundial welter OMB que le fuera arrebatado el 9 de junio de 2012 por el californiano en un polémico fallo dividido en el mismo escenario, y suma su segundo éxito en fila, puesto que tras el duelo ante Bradley, el 8 de diciembre de 2012 fue detenido por el mexicano Juan Manuel Márquez por nocaut en el sexto asalto en este mismo recinto, pero se recuperó el pasado 24 de noviembre al dominar en un amplio fallo unánime al estadounidense Brandon Ríos por el cetro internacional welter OMB en Macao, China. Así, aumenta su marca a 56 victorias (38 KOs), 5 derrotas y 2 empates. En tanto Bradley, que registró 145.5 libras, ex campeón mundial superligero, no logró.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 983
28 de noviembre del 2021
GALERÍA
Marcha '25N' contra la violencia de género en la CdMx
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.