Periodismo de escuela

Una de las cosas buenas que ocurren diariamente en Sinaloa es la actividad apasionada de varios de sus periodistas y este viene siendo reconocido, antes que por las instituciones del Estado, por organismos internacionales destinados a promover y reconocer su libre ejercicio.

La explicación de que así haya sucedido, al grado que su desempeño se encuentra por encima de la media nacional, tiene detrás un largo proceso de incubación donde en primer lugar están las ambiciones personales de los buenos periodistas que todos los días se esfuerzan por trasmitir no solo noticias, sino cómo hacerlo con un alto sentido de análisis y denuncia, la voluntad de directivos creativos, los empresarios del ramo que permiten y hasta estimulan que esto suceda en un medio donde es constante la amenaza y los riesgos al tocar temas, grupos y personajes sensibles.

Ahí están como recuerdo, como amenaza terrible, los asesinatos en los últimos meses y años de periodistas como Javier Valdez, Humberto Millán, José Luis Romero o Gregorio Rodríguez.

Atrás va quedando, aunque no ha desaparecido el periodismo oficial, el que sigue viviendo del “chayote” o aquellos que a cambio de prebendas o publicidad son capaces de distorsionar la realidad para pagar los favores a los dueños del dinero. Afortunadamente ante este lastre, hay un periodismo cada vez más profesional que dignifica el oficio y que hace escuela, o al menos es un desafío, para quienes quieren abrirse paso en esta profesión de alto riesgo.

Este periodismo en 2011 recibió a través de Javier Valdez el Premio María Moors Cabot en la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia, campus New York, una distinción que tenía como antecedente la entrega, entre otros, a personajes como Elena Poniatowska, Carmen Aristegui, el español Joaquim Ibarz y escritores de la talla de Mario Vargas Llosa. Ese mismo año, además, recibiría también el Premio Internacional a la Libertad de Prensa del Comité de Protección de Periodistas. Luego de su muerte infame han venido un sinnúmero de reconocimientos dentro y fuera del país tanto para él como para Riodoce.

Otro periodista de este perfil es Marcos Vizcarra de Noroeste quien, en 2016 fue seleccionado por el Centro Internacional de Periodistas (ICFJ), como uno de los beneficiarios de la Beca Mike O’Connor para Periodismo de Investigación, para que a través de ella llevar a cabo un proyecto de investigación sobre violaciones de derechos humanos en México y más específicamente, sobre la tortura policial en Sinaloa.

Pero no terminó ahí, este año como resultado de su trabajo de investigación alcanzó el Premio Peter Mackler que otorga en Washington la Global Media Forum Training Group, la Agencia Francesa de Prensa y Reporteros Sin Fronteras y que buscan honrar “a reporteros y editores que han demostrado su compromiso con la imparcialidad, la exactitud y la verdad hablando del poder, y un compromiso coincidente de afirmar el derecho a publicar o transmitir esa historia en países donde los medios independientes están amenazados”.

Más aún, Iván Medina y Marcos Vizcarra, ambos de Noroeste y miembros de la Red de Periodistas de a Pie, en Medellín fueron reconocidos por la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano con el prestigiado Premio de Periodismo Gabriel García Márquez, también conocido como Premio Gabo, por el proyecto colectivo expresado en la serie Buscadores en un país de desaparecidos, que fue seleccionado como el trabajo de mayor trascendencia en lengua española y portuguesa, por su calidad en imagen y contenido periodístico.

No menos relevante es el trabajo de Gabriela Soto también de Noroeste, quien realizó un gran trabajo de investigación sobre la corrupción en el sistema de salud durante el gobierno de Mario López Valdéz, un esfuerzo que sin duda abona a la lucha por la transparencia y la rendición de cuentas.

Lamentablemente tenemos una sociedad política ensoberbecida que no pasa del discurso fácil del “caiga quien caiga” sin tener efectos en la lucha contra la corrupción en la esfera pública, lo estamos viendo con el sistema estatal anticorrupción, donde los partidos, pero especialmente el PAS, busca echar a perder al proponer para integrar la Comisión de Participación Ciudadana a connotados militantes.

Afortunadamente, el periodismo comprometido con la transparencia, rendición de cuentas y lucha contra la corrupción y el patrimonialismo en los próximos días y semanas estará señalando los riesgos de tal despropósito y seguramente influirán en su resultado.

Un comentario en “Periodismo de escuela

» Riodoce tv

19 Septiembre de 2017, un sismo que revivió la tragedia de 1985

» Impreso

El zurdo Amílcar Gaxiola buscará un lugar con los Tomateros

El zurdo Amílcar Gaxiola admite que en esta campaña habrá mayor competencia El lanzador zurdo Amílcar Gaxiola fue una de las incorporaciones a la pretemporada guinda, mostrándose entusiasta por hacerse de un lugar, ya que reconoce que para la venidera campaña, la competencia estará más intensa tanto por el talento que existe entre sus compañeros, […]

Christian Bragarnik, el misterioso argentino que trajo a Maradona

La ola

 Ecos del M68 Parte (4)

Columnas VER MÁS PUBLICACIONES

Zona de contacto » Fernando Ballesteros

Óliver no es un Pérez cualquiera

Malayerba » Javier Valdez

Malayerba Ilustrada: Esos parientes

Altares y sótanos » Ismael Bojórquez

Libertad de expresión y nuevo gobierno

Alfabeto QWERTY » Andrés Villarreal

Efemérides: Los días de la noche

Malayerba » Javier Valdez

Malayerba Ilustrada: Nintendo

Opiniones VER MÁS PUBLICACIONES

José Antonio Ríos Rojo

No a la privatización del agua

Ernesto Hernández Norzagaray

La debacle del cuenismo

José Antonio Ríos Rojo

Propuestas para el desarrollo sustentable de Sinaloa

Ernesto Hernández Norzagaray

La derrota de la ley anti-Morena

» Ñacas y Tacuachi

193202

El equipo técnico del Pelusa

Interlucion, +Vector - Autores: Marco Antonio Castillo Del Rincón, Pedro Ricardo Estrada Medina - http://www.interlucion.com http://www.masvector.com