Doble impunidad, a cuatro años del homicidio de Sandra Luz Hernández

FOTO: RASHIDE FRIAS

Le quitaron la vida un 12 de mayo de 2014. Ella sólo buscaba a su hijo desaparecido, pero a cambio le arrebataron la vida. Han pasado cuatro años desde el asesinato de Sandra Luz Hernández y su caso, como el de su hijo, permanece en la impunidad.

Sus pasos en busca del paradero de su hijo la llevaron prácticamente a una trampa. Después de una llamada a su teléfono, anotó una dirección en la colonia Mazatlán y ahí, al filo de las 16:00 horas, perdió la vida a punta de pistola.

Para Óscar Loza Ochoa, integrante de la Comisión de la Defensa de los Derechos Humanos en Sinaloa (CDDHS) significa una pérdida para la sociedad, en muchos sentidos.

“No solamente fue un gran perdida por la persona, lo valioso de una madre que busca a su hijo desaparecido y que termina perdiendo la vida en ese esfuerzo”, dijo.

“La sociedad pierde también a una luchadora muy importante por la defensa de los derechos humanos y particularmente luchando por la erradicación de un fenómeno tan brutal, tan ignominioso y tan ofensivo para la sociedad como lo es la práctica de la desaparición forzada”,


El jueves 10 de mayo, un grupo de personas marchó de la Catedral a las oficinas de la Fiscalía General del Estado y otras permanecieron en la plazuela Álvaro Obregón en señal de protesta por los casos de desaparición forzada en Sinaloa. Son las agrupaciones Sabuesos Guerreras AC y Voces Unidas por la Vida, respectivamente. Las dos agrupaciones protestaron.

La mayoría eran mujeres madres de familia en busca de sus hijos desaparecidos en la entidad y en otros estados de la República. Ahí aprovecharon para clamar justicia para sus desaparecidos y también para Sandra Luz.

Loza Ochoa señala que el caso es alarmante y a pesar de todos los elementos que vuelven grave al caso, no se ve voluntad de encontrar la justicia para el caso de Sandra Luz.

“Si no hay voluntad obviamente no habrá justicia en el caso de ella, porque no basta con tener una infraestructura, no basta con que haya instancias que deban hacerlo, no basta con que haya investigadores; si no hay voluntad de parte de quienes son cabeza de la Fiscalía, pues las cosas van a permanecer como hasta hoy las conocemos”.

Del seguimiento e información no hay nada. Tras la marcha por la dignidad durante el festejo del Día de las Madres, la oportunidad de conocer avances en el caso quedó en eso nada más.

“El día de ayer (jueves 10 de mayo) era una oportunidad muy importante para que hubieran dicho algo, pero no se refirieron a absolutamente nada ahí cuando estuvimos frente a la Fiscalía”, explicó Óscar Loza.

Sandra Luz se convirtió en icono de lucha después de que se dedicara a la búsqueda de su hijo Édgar García, quien era empleado de la Procuraduría General de Justicia del Estado (ahora Fiscalía) y el 12 de febrero de 2012 fue sacado de su casa por personas armadas que irrumpieron en su domicilio.

FOTO: RASHIDE FRIAS

A partir de entonces Sandra Luz Hernández se sumó a las investigaciones de la desaparición de su hijo hasta la fecha de su asesinato. Antes de su muerte ella señaló a dos personas como los probables responsables.

Nueve días después del asesinato de Sandra Luz, la Procuraduría General de Justicia de Sinaloa presentó al presunto homicida de nombre Jesús Fernando Valenzuela Rodríguez, quien por fallas en el proceso salió en libertad. “Y ahí está, en completa impunidad este homicidio, a pesar del daño moral que se le hizo a la sociedad con la muerte de ella”, añade Loza.

El argumento de la autoridad quedó asentado. “Lo manifestado ministerialmente por Jesús Fernando Valenzuela Rodríguez no se encuentra sustentado como medio de prueba alguno que determine fehacientemente la responsabilidad penal que se le atribuye”, indicó el Juez Juzgado Noveno Penal de Culiacán el 13 de marzo de 2015.

En repetidas ocasiones, derivado de sus propias investigaciones, Sandra Luz repitió los nombres de Gabriel y Joel Valenzuela Valenzuela. Sandra Luz estaba segura que ellos podían tener información sobre la desaparición de su hijo. Pero nada pasó.

Y ni a Sandra Luz ni a su hijo Edgar les llega la justicia. La estadística tampoco los favorece. Con un 6.9 por ciento por cada 100 mil habitantes, Sinaloa tiene la tasa más alta de desapariciones en el país, cifra que ubica a la entidad como el segundo estado con el mayor número de desapariciones, según una publicación del portal de noticias Animal Político de enero de este año.

Entre agosto y octubre de 2017, en México se denunció en promedio la desaparición o el extravío de una persona cada hora con 33 minutos, lo cual es equivalente a 1 mil 411 personas en tres meses, según los datos más recientes del Registro Nacional de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED) de la Secretaría de Gobernación. Sinaloa ocupa el segundo puesto a nivel nacional, apenas detrás del Estado de México.

Artículo publicado el 13 de mayo de 2018 en la edición 798 del semanario Ríodoce.

Los comentarios están cerrados.

» Riodoce tv

Llega Caravana Migrante a la Magdalena Mixhuca

» Impreso

El juicio del siglo. Teme la DEA que los hijos del #Chapo atenten contra testigos

El gobierno de Estados Unidos montó un operativo sin precedente al iniciarse este lunes el juicio contra Joaquín el Chapo Guzmán, en lo que se espera sea el proceso judicial del siglo, e incluirá medidas extremas de seguridad en los alrededores de la corte de Brooklyn, en Nueva York, incluyendo al menos 30 agentes federales […]

FIFA investiga amaños en partidos del futbol mexicano

Estrenan filme mexicano ‘Te juro que yo no fui’

Charla, comida, bebida y música en el Día de Muertos

Columnas VER MÁS PUBLICACIONES

Zona de contacto » Fernando Ballesteros

Rieleros y su nueva directiva; sorpresas en la LMP

Desde los 11 Pasos » Arturo González

El ‘Piojo’ Herrera ¿a la MLS?

Malayerba » Javier Valdez

Malayerba Ilustrada: No quiero morir

Altares y sótanos » Ismael Bojórquez

Prensa y poder, una relación turbia durante décadas

Alfabeto QWERTY » Andrés Villarreal

Que se acabó la fiesta

Opiniones VER MÁS PUBLICACIONES

Ernesto Hernández Norzagaray

‘Willa’ y las compras de pánico

Ernesto Hernández Norzagaray

¿La derrota de Graciela Domínguez?

Ernesto Hernández Norzagaray

Ríos Rojo, el imprescindible

José Antonio Ríos Rojo

Una legislatura llena de esperanza

» Ñacas y Tacuachi

199762

El novato

Interlucion, +Vector - Autores: Marco Antonio Castillo Del Rincón, Pedro Ricardo Estrada Medina - http://www.interlucion.com http://www.masvector.com