Malayerba Ilustrada: ¡Y ándale!

El carro de sonido paseaba por el pueblo la noticia del accidente. Y ándale, gritaba el de la grabación. Un buen trancazo se pegó un automovilista. Y ándale, se estampó contra la barrera del puente, cerca del río. Y ándale, el conductor quedó tieso frente al volante en el lugar de los hechos. Todo con tal de vender el periódico.

Desde temprano, el vehículo recorría las calles. Se paraba en esquinas, en la tienda, la escuela, los centros de trabajo. Daba noticias sobre otros hechos violentos y anuncios del gobierno. En su griterío, lanzaba al viento dardos envenenados y éstos se clavaban en pecho y cabeza de los oyentes: alimento para el morbo, ensalada de mitotes y licuado de escándalos para el desayuno.

Alerta, decía el del carro que ofrecía el periódico matinal. Alerta, repetía cuando empezaba de nuevo la grabación. Y era un jalón de orejas. Una fuerte llamada de atención. Un alud de veneno depositado en sobredosis en trompas de Eustaquio y tímpano. Y venía la cantaleta de nuevo: y ándale, por andar borracho, se estampó cuando manejaba su camioneta.

El hombre quedó muerto ahí, en el lugar. Y ándale. Vaya trancazo por andar pisteando y tomando. Se escuchaba la voz. Y anunciaba dónde había pasado. Aquella noche, el hombre regresaba de una fiesta, borracho y loco por el polvo, perdió el control de su camioneta nueva y chocó, luego se volcó y salió de la carretera. Muerte instantánea.

En la grabación el de la voz gritaba. Le echaba sal, limón y chile a sus coros. No conforme con anunciar las novedades de sangre y chirriar de llantas y ladrar de ametralladoras, se lucía con la muerte y se burlaba de los protagonistas de esas historias nocturnas que siempre empapaba con esa voz, esos decibeles, esas palabras, ese veneno:  á n d a l e, separando sílabas, acentuando la esdrújula y manchándolo de rojo todo.

Por borracho, se oía. Por borracho, repetía. Y luego pegaba duro. Palabras como trancazo, muerto, accidente. Ni los reporteros del periódico que vendían ni el que había grabado ese escándalo como forma de venta habían pensando en la víctima y no era un cualquiera.

El hombre regresaba de una fiesta. Venía borracho y coco y a alta velocidad. La curva se lo tragó. Y pegó, volcó y ahí quedó. El hombre era narcotraficante. Mejor dicho matón. Su hermano escuchó el carro de sonido y ese viajar de escándalo aéreo y morboso. El cuerpo tendido en la sala y ellos con el café y el padre nuestro, velándolo.

Se subió a su trocona y agarró rumbo a las oficinas del periódico. Llegó con el jefe de los cuatro reporteros: encuernado, los ojos como vitral y la muerte en la voz. Le dijo Va a haber cinco lutos más si no callan al del carro de sonido. Y esa mañana en el pueblo entero calló.

Columna publicada el 5 de agosto de 2018 en la edición 810 del semanario Ríodoce.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

» Riodoce tv

Condiciones en las que han mantenido el bloqueo los manifestantes en la conapesca

Columnas VER MÁS PUBLICACIONES

Zona de contacto » Fernando Ballesteros

El arreglo entre Sultanes y Rieleros

Desde los 11 Pasos » Arturo González

Kalusha suspendido por FIFA

Malayerba » Javier Valdez

Malayerba Ilustrada: El enemigo

Altares y sótanos » Ismael Bojórquez

Los nuevos escenarios para el narco

Alfabeto QWERTY » Andrés Villarreal

La llama doble

» Ñacas y Tacuachi

188996

La fuga

Interlucion, +Vector - Autores: Marco Antonio Castillo Del Rincón, Pedro Ricardo Estrada Medina - http://www.interlucion.com http://www.masvector.com