Malayerba Ilustrada: Los tenis

La orden del jefe no dio milímetros para otras balas ni otro par de pestañas: mátenlo. Les dio instrucciones. Los del grupo contrario debían entregar a ese, porque no hacerlo era empezar una guerra. Si no lo entregaban, los iban a aplastar. Cuando les dijo esto, el jefe piso fuerte, golpeó el piso y lo removió con coraje, como cuando se aplasta con saña una cucaracha.

No hubo resistencia. Llegaron y ya lo tenían listo. Iba amarrado de manos y con la cabeza cubierta con un trapo. Es el mismo. El mismo que mató a balazos al sobrino del jefe, nomás por una lana que le debía. Si le hubiera avisado al jefe, el jefe hubiera intervenido. Una regañada, obligarlo a que pagara. Ahí se hubiera acabado todo. El jefe estaría contento y su sobrino vivo. Pero se fue por su cuenta el bato. Se lo topó y lo siguió y cuando lo tuvo cerca le disparó con un arma corta. Lo hizo tantas veces que no podía sobrevivir a los ocho o diez impactos.

Cuando el jefe tuvo frente a sí al gatillero, éste le explicó por qué lo había hecho. El jefe se puso colorado. Como que se aguantó las ganas de soltarle un golpe o cortar cartucho y jalarle. Tragó saliva y piedras, se le hizo gordo el buche en ese viaje de su garganta al esófago y pareció tropezar con la tráquea. Lo miró desde los tenis hasta la cabeza. Llévenselo. Ya saben lo que tienen qué hacer. El desconocido no le pidió perdón ni lloró. Agachó la cabeza, cerró los ojos y cedió a los jaloneos de sus captores.

Después de golpearlo, se lo llevaron a un cuarto. Lo amarraron. Así estuvo unos minutos, a oscuras y atado al mueble de madera. Luego fueron por él. Iban platicando de las morras, de la lana. Oían corridos perrones y cantaban. Él iba en la parte de atrás: de madrugada, acostado en el suelo, junto al sillón, entre brincoteos y las voces de esos asesinos será lo último, junto con los mejores recuerdos. Lo bajaron. Había yerba y humedad. Sintió sus pies helados y las plantas mojadas. Boca abajo. Pum pum. Un tercero a la cabeza, para asegurar.

Le anunciaron al jefe. Yastá patrón. Un seco oquei fue su respuesta. Al día siguiente los periódicos anunciaban una nueva ejecución. Bajo el puente, en una zona deshabitada, entre el monte, con el tiro de gracia y descalzo. Cómo que descalzo, preguntó sin hablar. Frunció el entrecejo y gritó tráiganme a esos dos. Les dijo que malamente se habían quedado con esos tenis dolche en gabana, de ocho mil pesos. Levantó la voz y golpeó con su puño la mesa. No es posible, cabrones. Llamó a otros cuatro para que les dieran unos tablazos y los dejaran castigados. Cuando salían del cuarto, los siguió el grito del jefe: agarren la onda, cabrones, somos asesinos, no ladrones.

Columna publicada el 27 de mayo de 2018 en la edición 800 del semanario Ríodoce.

Los comentarios están cerrados.

» Riodoce tv

#Ríodoce Jorge Cifuentes narró reuniones del #Chapo con miembros de las FARC y Pemex para traficar

» Impreso

Buscan regreso de Bravos de León a la LMB

El gobernador de Guanajuato, David Sinhue Rodríguez Valle, anunció que llevará una propuesta formal a la LMB Tal parece que el último out aún no cae para los Bravos de León, ya que David Sinhue Rodríguez Valle, el gobernador del estado de Guanajuato, anunció que buscan el regreso del equipo para la próxima temporada. De […]

‘Hay que apoyar a Martino’: Rafa Márquez

Willians Astudillo, impresionante; Adrián y Édgar González se reúnen con AMLO

Terminó el show de Diego ¿ahora qué sigue?

Columnas VER MÁS PUBLICACIONES

Impreso » Fernando Ballesteros

Willians Astudillo, impresionante; Adrián y Édgar González se reúnen con AMLO

Desde los 11 Pasos » Arturo González

Terminó el show de Diego ¿ahora qué sigue?

Malayerba » Javier Valdez

Malayerba Ilustrada: Guitarra Armada

Altares y sótanos » Ismael Bojórquez

Las inaceptables amenazas de muerte en la política

Alfabeto QWERTY » Andrés Villarreal

2021

Opiniones VER MÁS PUBLICACIONES

Ernesto Hernández Norzagaray

Peña, el humillado y el punto final

Ernesto Hernández Norzagaray

El hit del ‘Químico’ Benítez

Ernesto Hernández Norzagaray

AMLO y los mass media

Ernesto Hernández Norzagaray

Blancarte en su encrucijada

» Ñacas y Tacuachi

204730

La Ñacas serie

» Policiaca

Un lesionado deja choque en La Costerita

Un empleado de una distribuidora de refacciones quedó prensado por varios minutos dentro del vehículo que conducía al chocar con un camión de volteo la mañana de hoy jueves en el sector donde se construye el puente de la avenida Giovanni Zamudio y el Libramiento Benito Juárez La Costerita. El herido se llama José López, […]

Asesinan a un hombre en Villas del Sol

Camión de la ruta El Palmito arrolla a adulto mayor y socorrista se accidenta

Hallan a joven asesinado y calcinado en Jardines de Santa Fe

Interlucion, +Vector - Autores: Marco Antonio Castillo Del Rincón, Pedro Ricardo Estrada Medina - http://www.interlucion.com http://www.masvector.com