Mujeres al borde de un ataque mortal


La imagen de la jovencita llorando durante más de una hora casi sin parar se clava como un cuchillo. Es parte de un grupo de mujeres culichis que protestaron el miércoles pasado en la plazuela Obregón por la violencia contra las mujeres que apenas unos días antes había arrojado una nueva víctima: Miriam Káterin.

Desapareció desde el 27 de marzo luego de salir a trabajar. Su familia se alarmó cuando pasaron las horas y no regresó.

Luego transcurrieron los días; se lanzaron alertas en redes sociales clamando ayuda; se puso una denuncia ante la fiscalía estatal por desaparición… La madrugada del martes su cuerpo fue dejado debajo de un puente en el norte de la ciudad. Tenía un balazo en la frente.

La joven de la plaza no paró de llorar; lanzaba consignas con una voz de trueno y en sus descansos regresaba de nuevo al llanto y a una pesadumbre que le salía por esa mirada que se perdía en el trajín de cientos de hombres y mujeres que solo van de prisa y de paso, con una apatía que vuelve más sola su soledad. En la cartulina que sostiene con sus manos recuerda a Dayana, la niña de apenas 5 años de edad y asesinada por un policía de Navolato hace ya casi un año; a Miriam Káterin y a Jovana Sarahí, de 16 años, también de Navolato, violada y asesinada en octubre del año pasado.

Era el retrato vivo de la impotencia, de la impunidad, del sufrimiento y de la desesperanza. De la rabia que ahora busca una salida en la protesta pública. Sinaloa, dicen las oradoras, es la entidad donde más feminicidios se cometen. Más que en Veracruz, con índices delictivos más altos que los nuestros; más que en Guerrero, convertida en una tierra de masacres.

No importa que haya una agencia especial para investigar estos crímenes o que se haya decretado la alerta de género. Las agresiones contra mujeres no solo mantienen su promedio, sino que van a la alza y no hay quien las detenga. Algunas de ellas cometidas por agentes policiacos; muchas de ellas bajo omisiones criminales de los mismos que debieran aplicar la justicia. Este reino de impunidad, más que cualquier otra variable es la causa de que estos crímenes continúen y se incrementen ahora a niveles alarmantes. Pero lo peor, somos una sociedad que solo, en la medida que le es posible, se esconde en su recámara o reza porque la niña o la jovencita o la mujer que sale de su casa, regrese con vida.

Durante 2017 fueron asesinadas más de 80 mujeres, pero de las denuncias de féminas desaparecidas, alrededor de 90 continúan en esa calidad. En lo que va de 2108 la cifra apunta en el mismo sentido pues con el asesinato de Miriam Káterin suman ya 12 víctimas. Mientras, los niveles de impunidad se mantienen, casi en la misma medida en que se encuentran los homicidios en general. Es decir, en casi el cien por ciento.

Con los feminicidios se reafirma un sistema de impunidad y de complicidades en los que terminan involucrados aquellos que los cometen, pero también quienes desde las policías, los funcionarios de las fiscalías y del poder judicial hacen que estos delitos se reproduzcan sin cesar y sin que casi nunca haya castigo, dejando, por lo tanto, en total desamparo a las mujeres y a las niñas.

¿Por qué tanto feminicidio y tanta impunidad en Sinaloa? Porque en ningún estado, como en el nuestro, la mafia tiene tanto control de las áreas de seguridad. En entidades como Veracruz, Guerrero, Tamaulipas… la pulverización de las organizaciones criminales hace más compleja su relación con las estructuras del gobierno. En Sinaloa no. Aquí hay un solo mando. No tan puro como hace dos o tres décadas, pero todavía homogéneo en lo fundamental. En muchos de los casos, quienes cometen los crímenes de mujeres están ligados de algún modo al mundo delincuencial, sobre todo al narcotráfico. Y eso los protege casi por regla. Y la situación no va a cambiar —es doloroso reconocerlo— mientras no se modifiquen los términos de esta ecuación criminal.
Sinaloa, como México y como la gran mayoría de las entidades, sigue siendo un páramo en materia de derechos humanos y de justicia. El asesinato de mujeres es un doloroso botón de muestra.

Bola y cadena
UN REPORTERO DE RÍODOCE SE ACERCÓ a la joven para preguntarle si era hija o hermana de una de las mujeres asesinadas recientemente. Nos dijo que no, pero que no ocupaba ser familiar para sentir dolor por lo que estaba ocurriendo, por la fragilidad de las mujeres ante el crimen, por la impunidad con que se viola y mata a una niña de 5 años en Sinaloa; por la indolencia de las autoridades; por la apatía de la sociedad.

Sentido contrario
CARO RESULTÓ CARO. Así lo demuestra la recompensa de 20 millones de dólares que el gobierno norteamericano ofrece por información que permita su captura vivo o muerto. No hay un precedente de este monto ofrecido por narcotraficante alguno. Las agencias de inteligencia y policiacas estadounidenses siguen sosteniendo que Rafael Caro Quintero participó en el asesinato del agente de la DEA, Enrique Camarena y quiere llevarlo a sus cortes para juzgarlo a pesar de que ya pagó por ello en México.

Humo negro
El SÁBADO PASADO SE LLEVÓ A CABO una reunión en el Sindicato de electricistas. Estuvieron decenas de funcionarios municipales encabezados por el alcalde, Antonio Castañeda. Solo que no era una reunión municipal de rutina, sino política, donde estuvieron los candidatos a diputados federales del PRI, entre ellos Aarón Rivas. Se les conminó a los funcionarios a hacer su trabajo para “sacar el triunfo del partido”. Inició a las 12:00 del día, horario de trabajo para los funcionarios y tipificado como delito electoral. También delito para los candidatos, pues estarían aprovechando recursos públicos en beneficio de sus campañas.

Columna publicada el 15 de abril de 2018 en la edición 794 del semanario Ríodoce.

Los comentarios están cerrados.

» Riodoce tv

En helicópteros llevan víveres a zonas afectadas en el norte del estado

» Impreso

El zurdo Amílcar Gaxiola buscará un lugar con los Tomateros

El zurdo Amílcar Gaxiola admite que en esta campaña habrá mayor competencia El lanzador zurdo Amílcar Gaxiola fue una de las incorporaciones a la pretemporada guinda, mostrándose entusiasta por hacerse de un lugar, ya que reconoce que para la venidera campaña, la competencia estará más intensa tanto por el talento que existe entre sus compañeros, […]

Christian Bragarnik, el misterioso argentino que trajo a Maradona

La ola

 Ecos del M68 Parte (4)

Columnas VER MÁS PUBLICACIONES

Zona de contacto » Fernando Ballesteros

Óliver no es un Pérez cualquiera

Malayerba » Javier Valdez

Malayerba Ilustrada: Esos parientes

Altares y sótanos » Ismael Bojórquez

Libertad de expresión y nuevo gobierno

Alfabeto QWERTY » Andrés Villarreal

Efemérides: Los días de la noche

Malayerba » Javier Valdez

Malayerba Ilustrada: Nintendo

Opiniones VER MÁS PUBLICACIONES

José Antonio Ríos Rojo

No a la privatización del agua

Ernesto Hernández Norzagaray

La debacle del cuenismo

José Antonio Ríos Rojo

Propuestas para el desarrollo sustentable de Sinaloa

Ernesto Hernández Norzagaray

La derrota de la ley anti-Morena

» Ñacas y Tacuachi

193202

El equipo técnico del Pelusa

Interlucion, +Vector - Autores: Marco Antonio Castillo Del Rincón, Pedro Ricardo Estrada Medina - http://www.interlucion.com http://www.masvector.com