Vicio distractor en la despedida de Irma Tirado

CONGRESO. A las órdenes de Quirino.

El Congreso autorizó a la administración de Quirino Ordaz reestructurar toda la deuda a largo plazo que heredó, unos 4 mil 507 millones de pesos, y convertirla en un crédito de Elektra de abonos chiquitos —aunque el plazo sea más largo—. El mismo día el legislativo otorgó la autonomía a la Universidad de Occidente, y por si fuera poco se hizo en medio del ajetreo por la toma de protesta de diez Alcaldes sustitutos. Todo en 11 horas.

Ese truco, aun viejo, sigue funcionando casi a la perfección: El poder legislativo recurre a lo que podríamos llamar un vicio distractor, donde concentra decisiones y definiciones importantes en una sola sesión, en un día y a toda prisa, de tal modo que dispersa la atención en distintos temas. Antes, los interesados fueron construyendo mayorías en negociaciones cerradas, para que el día del cerrojo final resulte lo menos atropellado posible. Como en cualquier negociación hay invitados y excluidos.

Los dos temas realmente centrales en las decisiones del Congreso para cerrar el periodo ordinario y empezar a descomponerse por las licencias de una parte de los diputados, fueron la autonomía de la U de O y la autorización para reestructurar la deuda a largo plazo. Ninguna de las dos iniciativas esperó algún proceso de socialización o de intervención de partes involucradas. Las dos entraron en un carril de paso libre en el Congreso, un freeway exclusivo para el gobernador en turno. Ahí no hay límites de velocidad y la distancia es menor, por eso hicieron el trayecto en una quincena sin tropiezos de ninguna clase.

Irma Tirado, al igual que el resto de los líderes de la mayoría en el Congreso, siguen las indicaciones del gobernador. Un equilibrio de poderes a la mexicana. El país en eso no se mueve un ápice.

 

Margen de error
(Menos es más) En cuanto a la reestructuración del adeudo a largo plazo que acumula el gobierno de Sinaloa por el orden de 4 mil 507 millones de pesos sucede algo similar. Los diputados aprobaron la autorización para que Carlos Ortega, el actual Tesorero, concentre los siete créditos que van de 2006 a 2012 en un Fideicomiso Público de Concentración por el 100 por ciento del saldo de la deuda existente a un plazo de hasta 20 años.

Más allá de los argumentos financieros, válidos en cuanto a una mejoría en la tasa de interés con respecto a la que actualmente tienen esos créditos, está el factor tiempo. A los siete créditos aún les falta mucho tiempo para ser cubiertos, pero con la renegociación les faltará todavía más tiempo a todos: Entre 2 y 13 años se sumarán al plazo que les queda. Con este nuevo acuerdo, la deuda total de Sinaloa a largo plazo —aquí no se incluyen adeudos todavía de un monto mayor que se conoce como deuda a corto plazo o pasivos sin fuente de pago— la refinanciación estará pagándose en cuatro periodos gubernamentales, el de Quirino Ordaz y otros tres gobernadores tendrán comprometidas una buena parte de sus participaciones federales. Cierto que ya están comprometidas, porque Jesús Aguilar Padilla y Mario López Valdez fueron acumulando estos adeudos, pero la explicación simple es que el gobierno de Quirino Ordaz busca disminuir el monto de los abonos a la deuda, hacerlos chiquitos como reza la publicidad, aunque toda una generación de sinaloenses siga pagando.

No hay ninguna audacia financiera ni sacrificio presupuestal en esta propuesta de Quirino Ordaz y Carlos Ortega, al contrario, recurren a otro viejo vicio —solo que ahora con las nuevas disposiciones a que obliga la legislación en materia de disciplina financiera— porque uno de los créditos donde está casi la mitad del monto, 2 mil millones, es otra reestructura que se viene arrastrando desde 2006. Es decir, Óscar Lara y Jesús Aguilar propusieron juntar la deuda pública en un solo crédito hace 12 años, aunque parece que nadie se acuerda por la lejanía, lo que se está haciendo es reestructurar lo que ya se reestructuró.

 

Mirilla
(Reprobados) La Universidad de Occidente para acabar de crecer y madurar como una institución de educación superior de peso específico, requiere más que un decreto de autonomía. Aquí también se quedaron cortos los diputados de todos los partidos, el gobierno con la propuesta, los alumnos actuales y especialmente su planta de maestros.

El proyecto inició hace más de 30 años desde una concepción exclusiva del gobierno, con su visión y misión. El México de finales del siglo XX no tiene nada que ver con el de principios del siglo XXI. Sin embargo, pobres de propuestas y miras recurren al mismo vicio distractor: El asunto marcha sin una discusión abierta sobre un proyecto de educación superior con alcances de política de Estado y no solo de gobierno.

Sin opositores reales, llama la atención que no fuera posible que desde la planta de maestros que conforman la Universidad de Occidente no surgiera una sola voz sobre el tema. Metidos en la lógica burocrática de la plaza guardaron un silencio cómplice. Que desde la academia no se pueda disentir, ni siquiera inmiscuirse en un diálogo público, habla de la pobreza de una institución que tres décadas después parece no haber aprendido nada (PUNTO)

Columna publicada el 28 de enero de 2018 en la edición 783 del semanario Ríodoce.

Los comentarios están cerrados.

» Riodoce tv

Aseguran 50 toneladas de crystal en Alcoyonqui

Columnas VER MÁS PUBLICACIONES

Zona de contacto » Fernando Ballesteros

El arreglo entre Sultanes y Rieleros

Desde los 11 Pasos » Arturo González

Kalusha suspendido por FIFA

Malayerba » Javier Valdez

Malayerba Ilustrada: El enemigo

Altares y sótanos » Ismael Bojórquez

Los nuevos escenarios para el narco

Alfabeto QWERTY » Andrés Villarreal

La llama doble

» Ñacas y Tacuachi

188996

La fuga

Interlucion, +Vector - Autores: Marco Antonio Castillo Del Rincón, Pedro Ricardo Estrada Medina - http://www.interlucion.com http://www.masvector.com