Malayerba: La pedida

La conoció en un centro nocturno. En esa jornada etílica y danzante tocaba un grupo de música norteña. De ojos azules: un azul que parecía mutar a verde, a intenso, que contenía lo profundo del mar y el cielo enfurecido y a punto del llanto. Así era ella. Deslumbrante y bella. Lea: Malayerba: No se […]

Malayerba: No se meta

A mí que no me digan que no me meta. Si alguien anda mal, entramos. Y ya. El jefe de la cuadrilla de la Policía le decía esto a su subordinado. Ambos iban en la cabina de la patrulla, en labores de vigilancia. Era el poli experimentado dando clases al recién salido de la academia: […]

Malayerba: El quinto en la lista

Soy el número cinco. Lo dijo para que nadie lo oyera. Su voz baja llevaba los decibeles del cementerio, la tersura de las sombras cuando el día se despide y el sol se cae, ya sin fuerza. Sus amigos se quedaron absortos. No sabían de lo que hablaba, pero se lo imaginaban. Soy el quinto, […]

Ríodoce, 18 años cumplidos

Si fuera un asunto civil, Ríodoce estaría cumpliendo hoy su mayoría de edad. Nacimos en 2003 y cumplimos 18 años. No son muchos años pero igual son un montón. Para recordar aquella fotografía que nos tomamos en la cena que preparamos para recibir el primer ejemplar. Estábamos los fundadores y algunos amigos, entre ellos Gerardo […]

Malayerba: El cocodrilo

No le gustó la escuela así que huyó de ella y de la casa de sus padres. En la ciudad, andaba de vago y temerario, como buscando bronca por todos lados, piruetas en los cruceros, toreando carros y retando al sol. En una de esas pensó que no le iba a pasar nada. Se sintió […]

Malayerba: La lavadora

El hermano mayor siempre andaba cuidándolo. Un paso atrás, pegado. Más cerca que la sombra. Así tenía que pasársela porque el menor era travieso, alocado y ocurrente. Su adolescencia le dolía hasta los huesos y quizá por eso brincaba y saltaba, se iba de vago con los de la cuadra y se encaramaba en las […]

Malayerba: El aduanal

Vio que sus hermanos empezaron a trabajar muy jóvenes y él también quiso hacerlo. Cuando cada semana o quince días, cuando regresaban, le daban a su mamá para la comida y lo que se ofreciera en gasto de la casa. Él vio una y otra vez ese ejercicio bondadoso de sus hermanos, que asumían la […]

Malayerba: Sin regreso

Mucho dinero y su familia, eran lo más importante que tenía el empresario. Tranquilo, con buena posición e imagen pública y un negocio muy próspero que le estaba dando para el resto de sus vidas y las de sus hijos y más, mucho más. Un dinero sin mancha le daba la garantía de asomarse a […]

Malayerba: 33 años

En su cumpleaños, la familia le hizo un pastel y algo de comida para sus amigos del barrio y de la escuela. Doce años. Pastel de chocolate, refrescos, palomitas, papas de la Sabritas, pizza y rolas de Shakira. Un punto negro, una horadación, en esa semilla que ya era su vida lo hizo decir que […]

Malayerba: No vayas

Él recibió una llamada. Voy a salir, le dijo a ella. Regreso en una hora. Ella enchuecó la boca y se le quedó mirando. Sabía lo que su esposa le estaba diciendo, a gritos, en ese momento de silencio. Pero no hizo caso. Salió con las llaves del carro e hizo rugir el Mustang GT […]